Tecnología

Puigdemont da más argumentos para que el Mobile World Congress abandone Barcelona

La GSMA, asociación que organiza la feria, se marchará de la Ciudad Condal de continuar la inestabilidad política en Cataluña

Puigdemont el año pasado en el Mobile World Congress celebrado Barcelona
Puigdemont el año pasado en el Mobile World Congress celebrado Barcelona EFE/Toni Albir

El pasado mes de octubre la GSMA (Global System for Mobile communication Association) lanzaba un ultimátum a las autoridades catalanas: "Monitorizaremos la situación de España y Cataluña. Evaluaremos cualquier impacto potencial en el Mobile World Congress". 

John Hoffman, el consejero delegado de la asociación, reconocía además en una comparecencia pública que estaba "inquieto" y "temeroso" ante la situación de incertidumbre en Cataluña tras el proceso independentista, y abría la puerta a abandonar Barcelona como sede en 2019 para la celebración de la feria, pese a que hay un contrato de por medio que liga la celebración de la misma en la ciudad condal hasta 2023.

La intención de Carles Puigdemont de internacionalizar el proceso catalán ha llevado a un punto de inmovilidad institucional a la región. Como consecuencia, la GSMA no encuentre ahora mismo ningún interlocutor válido -no hay gobierno con el Artículo 155 vigente- para negociar las condiciones de la feria para el año que viene.

Directivos de fabricantes con negocio en España que tratan con personal de la GSMA reconocen que desde el organismo se percibe aún más nerviosismo porque no se atisba salida a la situación de desgobierno

La situación se ha convertido en un reloj de arena que se desgrana en contra de las futuras celebraciones del Mobile World Congress en Barcelona. No es algo que se pueda organizar de un día para otro. Se han de gestionar espacios, plazas hoteleras, medios de transporte, logística...

Hasta que el independentismo no presente un candidato elegido legalmente por el parlamento catalán, el Artículo 155 seguirá en vigor y el gobierno en Cataluña, varado. Como varado está Carles Puigdemont, sin posibilidad alguna de gobernar en Cataluña -Tribunal Consitucional mediante- y sin ganas de ayudar a restañar el desaguisado. Más argumentos para que la GSMA abandone Barcelona.

En resumen, desde que en octubre el organismo advirtiese de sus intenciones de optar por otra sede, lo único que ha pasado es tiempo. Nada hace prever un cambio repentino de la situación.

La industria lo sabe

Dos meses después de la amenaza de Hoffman, no hubo cena de empresa navideña en la que fabricantes y operadores se refiriesen al hilo del que pende la celebración del Mobile World Congress en Barcelona.

Directivos españoles que regularmente tratan con representantes de la GSMA reconocían en esas cenas que desde el organismo se percibe aún más nerviosismo porque no se atisba salida alguna a la situación de desgobierno. Desde entonces ya han pasado dos meses.

De mantenerse este escenario hasta el inicio del congreso el próximo 26 de febrero habrá que esperar a la reacción de la organización, que tendrá que pronunciarse al respecto.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba