Empresas

Pizarro tiene en su mano el informe que puede cambiar el futuro de El Corte Inglés

Será difícil que el presidente, Dimas Gimeno, pueda contar con el documento en el momento que desea

Dimas Gimeno, presidente de El Corte Inglés.
Dimas Gimeno, presidente de El Corte Inglés. Efe.

Los descendientes de Isidoro Álvarez continúan con sus maniobras para tratar de imponerse en la guerra intestina que se libra estos días en la cúpula de estos grandes almacenes. Una de las balas que tiene en la recámara su presidente, Dimas Gimeno, es un informe que encargó a la consultora Ernst & Young (EY) para tratar de demostrar que han existido irregularidades en el departamento de seguridad de la compañía. El problema es que ha perdido el control de este proceso, lo que podría perjudicar sus intereses y debilitar aún más su posición, según han explicado fuentes cercanas al Consejo de Administración del grupo.

Gimeno contrató a EY para realizar esta auditoría con la esperanza de probar que la gestión del área de seguridad de El Corte Inglés no ha sido limpia. Lo hizo en un momento en el que se había recrudecido su batalla contra sus primas Marta y Cristina Álvarez y tras haber constatado que dos históricos de la compañía, como son Carlos Martínez Echevarría y Florencio Lasaga, le habían negado su apoyo en el Consejo de Administración.

Por esta razón, los accionistas enfrentados al presidente denuncian que Gimeno quiera sembrar -a la desesperada- dudas sobre la reputación del jefe de seguridad, Juan Carlos Fernández-Cernuda Hidalgo, para tratar de aferrarse a su cargo en un momento en el que “se ha quedado sin aliados” en la cúspide de la compañía, precisan fuentes internas. En este sentido, expresan su confianza en que la gestión que ha realizado el histórico jefe de Seguridad, expolicía, ha sido limpia y correcta.

El objetivo de Gimeno es demostrar lo contrario, lo que supondría un duro golpe para sus críticos y reforzaría su posición ante el socio catarí de El Corte Inglés, Hamad bin Jassim bin Jaber, que lleva meses pidiendo la entrada de savia nueva en el órgano de gobierno de El Corte Inglés, explican estos informantes.

El problema con el que se ha topado el presidente de la empresa es que el informe ha caído en manos del Comité de Auditoría de la compañía, presidido por Manuel Pizarro y del que forman parte Marta y Cristina Álvarez. Las segundas son declaradas ‘enemigas’ de Gimeno y –salvo sorpresa- está previsto que voten a favor de su destitución en el Consejo de Administración extraordinario que se celebrará en la compañía dentro de unas semanas.

Evitar la destitución

Pizarro, por su parte, ha optado por la no beligerancia dentro de este proceso, por lo que no está dispuesto a acortar los tiempos de tramitación de este informe. Esto iría en contra de los intereses del presidente del grupo, que pretende demostrar ante el Consejo de la compañía las supuestas deficiencias en la gestión de su departamento de seguridad tan pronto como sea posible. Evidentemente, para tratar de evitar su cese.

Dado que el informe debe pasar por el filtro del Comité de Auditoría y Marta y Cristina Álvarez saben de la intención de Gimeno de instrumentalizar el documento, será difícil que el presidente pueda contar con el mismo en el momento en que tiene planeado. En este sentido, fuentes de EY han asegurado a Vozpópuli que el trabajo todavía no ha concluido.

Los accionistas enfrentados al presidente denuncian que Gimeno quiera sembrar dudas sobre la reputación del jefe de seguridad para tratar de evitar su cese.

Lo que parece claro es que esta batalla no perderá intensidad hasta que se vote la destitución de Gimeno en el Consejo de Administración del grupo. El aludido se niega a dimitir y ha expresado su intención de culminar su proyecto de dotar a El Corte Inglés de una gestión más “transparente, moderna y profesionalizada”, según ha detallado este jueves Europa Press.

A este respecto, el presidente ha denunciado que los accionistas del grupo hayan paralizado todas las iniciativas de digitalización que ha intentado impulsar para tratar de adaptar el negocio a las exigencias de los nuevos tiempos.

Quienes han ejercido presión para que el presidente caiga antes de finales de mayo son las hermanas Marta y Cristina Álvarez –poseen un 69% de Isidoro Álvarez S.A., que aglutina el 22% del capital de El Corte Inglés-, los consejeros delegados Jesús Nuño y Víctor del Pozo; y los históricos Florencio Lasaga y Carlos Martínez Echevarría, que han roto definitivamente su alianza con el líder del grupo.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba