Empresas

El Opus Dei multiplica por cuatro la millonaria donación de José María Ruiz-Mateos

Instituto de Educación y Desarrollo contaba con inversiones en empresas cotizadas por valor de 24 millones de euros en 2014.

Ruiz Mateos, a la salida del juzgado, en una imagen de archivo.
Ruiz Mateos, a la salida del juzgado, en una imagen de archivo. EFE

Instituto de Educación y Desarrollo (IEISA), empresa constituida en 1981 por reconocidos miembros del Opus Dei, ha multiplicado por cerca de cuatro el valor de la donación/préstamo que recibió de José María Ruiz-Mateos en la misma época de la expropiación de Rumasa. Los 10,6 millones de euros entregados por el empresario jerezano a la sociedad vinculada a la organización religiosa se han convertido en cerca de 40 millones de euros 34 años después.

El diario El País publicó en abril de 1983, dos meses después del anuncio de la expropiación de Rumasa, que IEISA no había registrado ninguna actividad desde su constitución (diciembre de 1981), y que se disponía a comenzarla con una convocatoria de becas. Hasta entonces, informaba el diario, IEISA había recibido 600 millones de pesetas, “1.500 endosados personalmente por el expresidente de Rumasa”. Todos los integrantes de la empresa eran miembros del Opus.

En 1986 el mismo diario publicó otra información en la que decía que el Estado, a través de Rumasa, pagó 1.588 millones de pesetas a la entidad vinculada al Opus Dei después de la expropiación. Según la información de El País, con anterioridad a la expropiación de Rumasa, José María Ruiz-Mateos y Gregorio López Bravo, este último en representación de Instituto de Educación y Desarrollo, suscribieron contratos privados de préstamos por los cuales el fundador del imperio de la abeja entregaba distintas cantidades millonarias a la sociedad, sin interés, y por un plazo de 75 años. En total, la cantidad entregada por Ruiz-Mateos a IEISA ascendió a 1.770 millones de pesetas. López Bravo, ministro de Industria y Asuntos Exteriores entre 1969 y 1973, supernumerario del Opus, como Ruiz-Mateos cuando acordaron los préstamos, falleció en el accidente de avión del monte Oiz de Bilbao en 1985.

La empresa vinculada al Opus perdió 20 millones de euros en Bolsa en 2014 

En la memoria abreviada de las cuentas de 2014 de Instituto de Educación y Desarrollo, la empresa explica que desarrolla actividades docentes de investigación al tiempo que mantiene “su política de conservación patrimonial”. La mayor parte del activo de la compañía gestionada por miembros del Opus corresponde a inversiones financieras. Instituto de Educación y Desarrollo contaba a 31 de diciembre de 2014 con inversiones en compañías cotizadas por valor de 24 millones, y en no cotizadas por importe de 382.678 euros. “Las inversiones financieras en el patrimonio de sociedades, tanto del grupo, asociadas o de terceros, se clasifican como activo no corriente, dado que es intención de los Administradores mantener el patrimonio de la Sociedad para poder financiar las operaciones propias de su objeto social sin efectuar más ventas o desinversiones que aquellas que se consideren imprescindibles para atender a estos fines”, explica en sus cuentas.

Instituto de Educación y Desarrollo tiene un activo valorado en 38,2 millones de euros. En 2014, último ejercicio disponible en el Registro Mercantil, la compañía contaba con un patrimonio neto de 36,9 millones de euros y un pasivo de 1,3 millones. La empresa perdió ese año 1,8 millones.

El activo de la empresa ha ido variando año tras año al son de la Bolsa. El año 2014 fue un mal ejercicio para la empresa vinculada al Opus Dei. Sus inversiones en Bolsa se deterioraron por valor de 20 millones de euros, mientras que la inversión en no cotizadas se fue prácticamente en su totalidad a pique, con una pérdida de valor de 6,3 millones. En el año 2009 –Vozpópuli ha consultado, a través de Insight View, las cuentas de la empresa entre 2008 y 2014-, Instituto de Educación y Desarrollo obtuvo un beneficio de 3,9 millones y mantenía inversiones en empresas cotizadas por cerca de 50 millones de euros.

La empresa está controlada por la Fundación Instituto de Educación y Desarrollo. Según informa esta fundación en su web, ha destinado 40 millones de euros a proyectos de investigación, becas, asistencia sanitaria desde 1986. En los últimos años ha entregado más de 600.000 euros anuales a la Universidad de Navarra para financiar becas.

Instituto de Educación y Desarrollo tiene su sede en el portal contiguo al edificio en el que se encuentran las oficinas del Opus en Madrid

Al igual que en los años ochenta cuando El País publicó las informaciones referidas, en la actualidad el Opus Dei también niega tener alguna relación con Instituto de Educación y Desarrollo. Desde el gabinete de comunicación de la organización religiosa se ha explicado a Vozpópuli que Instituto de Educación y Desarrollo es una empresa de ayuda al desarrollo, que financia a proyectos en el Tercer Mundo y que tiene relación con la Universidad de Navarra (fundada por José María Escrivá de Balaguer, el fundador del Opus ). “Realmente no tiene que ver con el Opus Dei”, aseguran. Las únicas propiedades del Opus Dei, dicen en la organización, “son el Santuario de Torreciudad, la Iglesia de San José en Sevilla, las tumbas… nada más”. El Opus “se financia con las aportaciones de sus miembros que se utilizan para pagar a los sacerdotes, los que viven en casas del Opus las mantienen con sus trabajos”.

Instituto de Educación y Desarrollo, que tiene su domicilio en un piso situado en la calle Castelló de Madrid, en el siguiente portal donde se encuentran las oficinas en Madrid del Opus Dei, incluye año tras año en sus cuentas en el apartado de préstamos a largo plazo el siguiente párrafo: “Se incluye en este epígrafe los préstamos concedidos para garantizar el cumplimiento de los fines y actividades de carácter social que motivaron la constitución de la Sociedad, instrumentados en seis efectos financieros por importe de 10,6 millones de euros, con un vencimiento único el 31 de diciembre de 2057”.

Sin nombrarlo, la compañía hace así referencia al préstamo entregado por Ruiz-Mateos a principios de los años ochenta (1.770 millones de pesetas equivalen a 10,6 millones de euros). Un préstamo que se entregó, según publicó El País, en forma de varias letras de cambio (“seis efectos financieros”, dicen las cuentas de la IEISA); y con vencimiento a los 75 años (los que van desde el año 1982 al año 2057, al que se refiere en la actualidad la empresa en sus cuentas cuando menciona el día de vencimiento único del préstamo).

En las cuentas de IEISA se precisa que la fundación con el mismo nombre que controla el capital de la empresa lo hace en un 75% de forma directa, y en un 25% de forma indirecta. En la constitución de la empresa, a principios de los años ochenta, un 25% de las acciones de IEISA las suscribió una sociedad británica, Sedburgh, con sede en Londres, que después pasó a denominarse Higher Education Research.

En mayo de 1986 el Opus expulsó a Ruiz-Mateos. Desde la expropiación de Rumasa el fundador del grupo empresarial no dejó de atacar a los principales representantes de la Orden, en especial a Luis Valls Taberner, presidente de Banco Popular; Rafael Termes, presidente de la Asociación Española de Banca Privada (AEB); y Alejandro Cantero, director del Opus en España, acusándoles de haberle dejado tirado.

Sicav vinculada al Opus

Instituto de Educación y Desarrollo es propietario de una sociedad de inversión de capital variable (Sicav), denominada Anzares, gestionada por Banco Popular. En el primer trimestre de este año la Sicav contaba con un patrimonio de 6,3 millones de euros. La sociedad tenía, en los tres primeros meses del año, acciones de Telefónica valoradas en 126.000 euros; inversiones en Rabobank y en Goldman Sachs por valor, respectivamente, de 223.000 y 149.000 euros. Otros valores por los que apostó Anzares fueron la farmacéutica Sanofi Aventis (123.000 euros); Publicis Group (127.000 euros); Ericsson (130.000 euros); o Azko Nobel (135.000 euros).

Anzares Inversiones fue constituida por la empresa vinculada al Opus en octubre de 2001. En 2015 registró pérdidas por 16.082 euros. Ese año contaba con inversiones en pagarés de Banco Sabadell por importe de 198.832 euros, o en acciones de Alcatel Lucent (165.764 euros).

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba