Empresas

Mercasa no es Mercadona: cierra Mercafresh tras ser pillada con artículos caducados

La compañía controlada por la Sepi y el Ministerio de Agricultura abrió a finales de 2015 en Madrid la primera de una red de 20 tiendas de alimentación. El lunes el establecimiento recibió una visita de inspección de Sanidad de la Comunidad de Madrid.

Tienda de Mercafresh en Madrid.
Tienda de Mercafresh en Madrid. Secretaría de Estado de Comercio.

Mercasa tiene previsto cerrar Mercafresh al cabo de poco más de un año de abrir la primera tienda de alimentación de la compañía pública española. El grupo controlado por la Sepi (en un 51%) y el Ministerio de Agricultura (49%) pretendía competir con cadenas de tiendas de proximidad y abrir hasta 20 establecimientos en España que ofrecerían "la mejor variedad de productos frescos de tu barrio, al mejor precio y a la mejor calidad". Mercasa promueve y gestiona junto a los Ayuntamientos respectivos la Red de Mercas (Mercamadrid, Mercabarna...).

De acuerdo a tres fuentes distintas cercanas a la compañía pública española, Mercasa cerrará próximamente la única tienda abierta hasta ahora bajo la marca Mercafresh, situada en la Avenida de Brasil, en Madrid. El motivo es que la iniciativa se ha traducido en unas pérdidas cercanas al millón de euros para el Estado y que no existe ningún indicio de que algún día pueda llegar a ser rentable.

Mercasa despidió el mes pasado al jefe de la tienda y a los responsables de charcutería y carnicería

El planteamiento del cierre de la tienda de Madrid de Mercasa, inaugurada el 22 de diciembre de 2015, coincide con la elaboración de un informe, presentado el pasado mes de enero a la dirección de la compañía pública, en el que se advierte de que se había detectado la venta de artículos en el local con una caducidad de hasta seis meses.

El lunes este diario visitó la tienda de Mercafresh. Al medio día solo había un cliente en el establecimiento. No había pescado, la fruta no tenía la mejor pinta del mundo, y los precios no eran competitivos. La carne ofertada estaba empaquetada al vacío y entre los artículos expuestos había varios de Joselito (la marca más cara de jamones). El cliente que había en la tienda resultó ser un inspector de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Desde la empresa se asegura que la inspección fue rutinaria y que no ha existido ninguna alerta alimentaria, y que los problemas detectados fueron corregidos.

"Una vez transcurrido más de un año desde el inicio de la actividad del establecimiento piloto, no se han cumplido las expectativas previstas ni concretado ninguna solicitud o manifestación de interés para la implantación de una franquicia Mercafresh", admitió este martes Mercasa a preguntas de este diario. "En consecuencia, la Dirección de Mercasa va a reunirse con las asociaciones de detallistas a los efectos de valorar la conveniencia o no de continuar con el proyecto".

La compañía pública explica que Mercafresh se planteó "como un proyecto de apoyo al comercio minorista y las tiendas tradicionales, aportando un nuevo formato de tienda que agrupase diferentes grupos de productos frescos". Y que el plan era implantar una tienda piloto "para que posteriormente se pudiese expansionar bajo el formato de una red de franquicias". Mercasa añade que el proyecto se incluyó en el Plan Integral de Apoyo a la Competitividad del Comercio Minorista de España 2013, impulsado desde la Dirección General de Comercio Interior.

En cuanto a la gestión de los productos que se venden en la tienda, Mercasa reconoce que el mes pasado "se detectaron algunos problemas en este sentido", y que se decidió "prescindir del jefe de tienda y los jefes de las secciones de carnicería y charcutería, lo que se hizo efectivo a finales de enero".

A pesar de que Mercasa defiende que Mercafresh era un proyecto "de apoyo al comercio minorista y las tiendas tradicionales", la iniciativa ha sido desde su origen criticada precisamente por el pequeño comercio. "Es algo que se le ocurrió un buen día al presidente de Mercasa [Eduardo Armeijide] y fue una locura, para los pequeños comerciantes suponía competir contra una empresa con dinero público en un momento de crisis y en el que a duras penas podemos competir con las grandes cadenas de distribución, y menos en Madrid donde existe libertad de horarios", comenta el presidente de una de las principales patronales madrileñas de pequeños comercios. "Les advertimos que nuestras protestas serían contundentes", añade. "¿Quién va a pagar ahora ese dislate? Los españoles", dice.

De acuerdo a las cuentas de Mercasa del ejercicio 2015, la construcción de la primera tienda Mercafresh tuvo un coste de 610.000 euros. Según las fuentes consultadas por este diario, en 2016 la empresa perdió 0,3 millones.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba