Empresas

Maxam encarrila su salida a Bolsa tras superar los 1.000 millones en ingresos

La compañía española de explosivos fundada en el siglo XIX por Alfred Nobel está participada en un 45% por la sociedad de capital riesgo Advent. El grupo con sede en Madrid opera en más de 100 países y emplea a 6.734 personas.

Camión de Maxam.
Camión de Maxam. Maxam.

Maxam, compañía española líder mundial en explosivos, superó en su último ejercicio, finalizado el pasado mes de marzo, los 1.000 millones de facturación. El tamaño logrado por la multinacional española, presente en 100 países, y la naturaleza de su segundo mayor accionista, la sociedad de capital riesgo Advent, con el 45% del capital, acercan la probable salida a Bolsa del grupo. "Entre finales de 2017 y principios de 2018 sería un momento lógico para que Advent saliera del capital a través de una salida a Bolsa", consideran fuentes del mercado.

De acuerdo a las cuentas de Maxam de su último ejercicio, auditadas por PwC, formuladas por el consejo de administración el pasado mes de junio, la compañía registró una cifra de negocios de 1.051,4 millones y logró un beneficio de 26,2 millones de euros. La empresa destaca que ningún cliente externo supone una parte relevante de los ingresos y que el mayor porcentaje de ventas representado por un sólo cliente alcanza el 4,5% del total.

El grupo emitirá 100 millones de euros en pagarés

Al término de su último ejercicio la deuda financiera del grupo ascendía a 458 millones de euros. La multinacional española asegura que el nivel de apalancamiento es "adecuado". Maxam suscribió en julio de 2014 un préstamo sindicado por importe de 450 millones en el que BBVA, Bankia, Santander, HSBC, y Barclays actuaron como principales entidades.

Maxam realiza el 38% de su negocio total en la Unión Europea (menos del 10% en España). África es el segundo continente donde más factura la compañía española, representando el 17% del total, seguido del mercado estadounidense con el 12%. Entre 2015 y 2016 ha sido significativa la caída del negocio en los antiguos países de la Unión Soviética, representando hace dos años el 17% de su facturación total y ahora el 6%. La compañía emplea a 6.734 personas.

Maxam, entre cuyas empresas participadas se encuentra Defex, controlada por la Sepi, tenía hasta el pasado año en Uzbekistán uno de sus mayores mercados, el segundo por valoración de activos tras el español. Los activos totales de Maxam en el país asiático estaban valorados en 326,5 millones de euros en 2015, y en 51,1 millones en 2016. El grupo explica que se ha producido un "cambio en el perímetro de consolidación" relativo a Maxam-Chirchiq, la empresa uzbeka en la que Maxam tiene el 49% y una compañía estatal el 51% del capital. "Durante este ejercicio se ha puesto de manifiesto que la evolución del mercado ha producido cambios relevantes en el modelo de gestión del negocio lo que limita la capacidad de influencia de Maxam como socio tecnológico-global".

El grupo, que el viernes anunció la emisión de hasta 100 millones de euros en pagarés a través de un programa de colocación coordinado por Banca March, para "diversificar sus fuentes de financiación", destaca en sus últimas cuentas el comportamiento de su negocio de defensa y cartuchería deportiva en Estados Unidos y refuerza su apuesta por el mercado chino.

Capital riesgo

Los orígenes de Maxam se remontan al siglo XIX, a la Sociedad Española de la Pólvora creada por Alfred Nobel en 1872. En la última década el grupo ha dado entrada como socio a firmas de capital riesgo. En 2006 Vista Capital y Portobello se hicieron con el 49% del grupo de explosivos, que pasó entonces a denominarse Maxam (antes, Unión Española de Explosivos). A finales de 2011 la estadounidense Advent, uno de los mayores grupos de capital riesgo del mundo, que ha participado en Parques Reunidos, Jazztel, Tinsa, o el grupo de maquinaria Hune, se hizo con las participaciones de las sociedades de inversión españolas. En la actualidad controla el 45% del capital.

Las fuentes del mercado consultadas consideran que Advent, que suele estar en el capital de las empresas en las que participa entre cuatro y diez años, desinvertirá en Maxam a través de una colocación en el mercado de la mayoría de su participación. "La venta a otro grupo industrial podría plantear problemas de competencia, y es difícil que otra sociedad de capital riesgo acepte participar en la compañía sin tener la mayoría del capital", indican.

El 55% de Maxam está en manos de inversores, directivos, y técnicos, sindicados y representados por el presidente de la compañía, José Fernández Sánchez-Junco. Entre los consejeros de Maxam se encuentran Santiago Eguidazu (presidente de Alantra, antes N+1); Santiago Bergareche Busquet, presidente de Vocento; o Juan Díaz Laviada, presidente de Advent España.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba