Empresas

Los Martínez Sampedro denuncian en París a los fondos del golpe a Codere

La familia fundadora de Codere ha presentado una demanda en la Corte Internacional de Arbitraje de París solicitando de manera urgente medidas contra los acuerdos adoptados por los fondos de inversión que han apartado a los Martínez Sampedro de la gestión del grupo

Interior de una sala de juego de Codere.
Interior de una sala de juego de Codere. Efe.

La familia fundadora de Codere, Martínez Sampedro, ha iniciado la ofensiva legal contra los fondos estadounidenses que entre finales de 2017 y el pasado mes de enero propiciaron su salida de la gestión de la compañía y el nombramiento de un nuevo presidente y consejero delegado.

Los Martínez Sampedro, que han contratado al despacho B. Cremades & Asociados, han presentado una demanda en la Corte Internacional de Arbitraje de París, y otra en un juzgado mercantil de Madrid, para tratar de anular los acuerdos adoptados en el consejo de administración celebrado el pasado 12 de enero, en el que los fondos de inversión se hicieron con el control de la compañía española.

En ese consejo de administración, los fondos accionistas del grupo, liderados por Silver Point, que en total suman cerca de un 40% del capital, impusieron el cese como presidente de José Antonio Martínez Sampedro, y el de Luis Javier Martínez Sampedro como vicepresidente. Y nombraron como nuevo presidente a Norman Raúl Sorensen, y a Vicente Di Loreto como director general.

Codere emplea a 14.000 personas y en 2016 ingresó 1.527 millones

Los Martínez Sampedro, que poseen el 19,4% del capital de Codere y cuentan con tres puestos en el consejo de administración, advirtieron entonces que la maniobra de los fondos no estaba justificada dada la recuperación del negocio de la compañía así como de su valor en Bolsa, y que emprenderían acciones legales contra lo que consideraban había sido un asalto irregular al control del grupo.

En su demanda ante la Corte Internacional de Arbitraje, los Martínez Sampedro solicitan el nombramiento de un árbitro de emergencia para que dicte medidas de inmediato que anulen los acuerdos adoptados en el consejo de administración celebrado el 12 de enero. La familia requiere la reversión de los acuerdos; el cese de Sorensen como presidente de Codere y de Di Loreto como director general; y una indemnización por daños y perjuicios, aún sin cuantificar, informan fuentes conocedoras del proceso.

La familia Martínez Sampedro firmó en septiembre de 2014 un acuerdo de refinanciación con fondos y hedge funds que supuso una conversión de 636 millones de euros en bonos en acciones. Los propietarios de los bonos se hicieron con cerca del 70% del capital culminando así cerca de un año de negociaciones para evitar el concurso de acreedores de la empresa, con una deuda entonces de 1.100 millones de euros.

La decisión de los fondos de retirar a los Martínez Sampedro de la gestión de la compañía, formalizada en el consejo celebrado el pasado 12 de enero, coincidió en el tiempo con el anuncio del proceso de venta de Cirsa, el otro gran grupo de juego español. La familia Lao, propietaria de Cirsa, ha contratado a Lazard para un proceso de venta por el que se han interesado grandes fondos estadounidenses. Entre ellos Blackstone, la mayor sociedad de capital riesgo del mundo, y que tuvo un paso polémico por la reestructuración de Codere. Fuentes expertas del sector consideran que Blackstone se ha propuesto adquirir Cirsa y fusionarla después con Codere, creando el que posiblemente sería el mayor grupo de juego de Latinoamérica y procediendo previsiblemente a una reestructuración que conllevaría miles de despidos.

En su demanda ante el organismo con sede en París, los fundadores de la multinacional española de juego sostienen que los fondos han incumplido cláusulas de un acuerdo de accionistas firmado entre las sociedades de inversión y los Martínez Sampedro el 15 de abril de 2016. La familia fundadora de Codere también ha presentado recientemente una demanda en un juzgado mercantil de Madrid requiriendo la nulidad de los acuerdos adoptados en el consejo de enero.

Mañana, tenso consejo

Codere, fundada en 1980 por los Martínez Sampedro y los hermanos Franco –de Recreativos Franco-, ingresó 1.527 millones de euros en 2016. La compañía, que salió a Bolsa en 2007, opera más de 55.000 tragaperras situadas en España, México, Colombia, Italia, Argentina, Panamá y Uruguay; 144 salas de juego (bingos como el Canoe en Madrid, apuestas deportivas); juego en internet; e hipódromos (en México, Uruguay y Panamá). El grupo emplea a cerca de 14.000 personas, principalmente en México, Argentina, Panamá y España.

La multinacional española tiene previsto celebrar mañana la primera reunión del consejo de administración desde la del pasado 12 de enero, y volverán a verse las caras los representantes de los fondos de inversión y los tres consejeros de Codere -además de los hermanos Martínez Sampedro, el exportavoz del Gobierno de José María Aznar, entre los años 200 y 2002, Pío Cabanillas-. El miércoles la compañía presentará sus resultados de 2017.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba