Jorge Zuloagavozpopuli autores
Jorge Zuloaga

Banco Popular

Lo que Guindos negó al Popular: dar liquidez para que cayera en manos latinoamericanas

El ministro de Economía, Luis de Guindos
El ministro de Economía, Luis de Guindos EFE

Todos los informes que poco a poco van haciéndose públicos avalan que Banco Popular cayó por una extrema crisis de liquidez, que no se pudo manejar por falta de tiempo. Los cientos de miles de perjudicados, algunos con mucho dinero perdido, reclaman que había alternativas privadas en marcha que podrían haber salvado al banco. Pero faltó tiempo. La cuestión, por tanto, es por qué no hubo prórroga.

Fuentes próximas al proceso explican a este medio que una de las opciones que se barajó fue una inyección de liquidez a través del Tesoro, como hace desde hace meses Italia con sus bancos. Pero, añaden las mismas fuentes, el ministro de Economía, Luis de Guindos no quiso ni oír hablar de ello. Desde el Ministerio señalan que no les consta que se trabajara en ello.

Esta alternativa fue descartada por varios motivos. El primero, que hubiera exigido un real decreto, y el margen de maniobra era reducido. Pero podría haberse hecho en los primeros días de junio, cuando la hemorragia de depósitos en Popular ya era evidente (con la administración pública liderando la retirada) y avanzaba la vía de la resolución. De hecho, el pistoletazo de salida oficial a la resolución tuvo lugar durante la final de la Champions que el Real Madrid disputó el sábado 3 de junio, con algunos de los protagonistas en el estadio Millennium de Cardiff (Gales).

El factor BCE

Esto lleva al segundo motivo, y es que el Gobierno español quiso evitar a toda costa dar cualquier tipo de ayudas en el caso de Popular, con la carga del rescate a las cajas todavía encima y antes de la candidatura de Guindos al BCE. Hubiera sido una mala tarjeta de presentación.

Y la tercera razón, es que tampoco gustaba el escenario que se hubiera abierto en caso de salvar a Popular con liquidez pública: ningún banco español hubiera pujado sin previa resolución y la alternativa era una ampliación de capital en la que los mexicanos Del Valle, los chilenos Luksic y el colombiano Gilinski hubieran tomado el control del banco. Que un banco con garantías estatales cayera en manos de inversores latinoamericanos que llevaban meses provocando una guerra en el consejo era que no convencía no sólo a Guindos, sino al BCE y al Banco de España. Sin otro caballero blanco en el horizonte, la resolución se vio como un mal menor.

Los perjudicados alegan que se podía haber intentado una solución a la italiana (liquidez del Tesoro) o portuguesa (banco puente)

Los perjudicados alegan que había otras opciones. Si no era posible una solución a la italiana, podría haberse intentado un arreglo a lo portugués. Así, el Gobierno luso intervino Banco Espírito Santo separó los activos tóxicos y, tras un largo periodo, vendió el negocio bueno (banco puente) a Lone Star. Esta alternativa no figura entre las estudiadas por la Junta Única de Resolución (JUR) en los papeles hechos públicos hasta ahora.

Parece evidente que hubo una falta de confianza de reguladores y autoridades en Popular para poner toda la carne en el asador y salvar a la entidad. Todavía quedan muchas explicaciones que dar sobre este caso.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba