Referéndum en Cataluña La Generalitat rescató con 3 M a Pablo Raventós, colaborador en el referéndum

El director general de Unipost está a la espera de que el administrador diga si es viable o no. Su compañía debe 14,5 millones al Estado. Codorníu emite un comunicado para desligarse de las actividades de Unipost.

Raventós (derecha), en la firma de un acuerdo con la Fundación ONCE
Raventós (derecha), en la firma de un acuerdo con la Fundación ONCE EUROPA PRESS

La empresa de mensajería Unipost, que ha sido registrada en la mañana de este martes y a la que se le han incautado documentación relacionada con el referéndum declarado ilegal del 1 de octubre, es además una vieja conocida de la Agencia Tributaria, a la que debía 5,4 millones de euros a 31 de diciembre de 2016. Pero según el administrador concursal Agustí Bou, la deuda es incluso superior: 12 millones de euros con Hacienda y otros 2,5 millones con la Seguridad Social, lo que sumaría 14,5 millones de deudas públicas, más otros 8,3 a proveedores; 8,2 a banca, 7,5 a la matriz y 6 millones a la plantilla.

Aunque este no es la única deuda pública que tiene Unipost ya que la compañía recibió en octubre del año pasado 3 millones de euros por parte de Avançsa, vehículo inversor de la Generalitat de Catalunya, tal y como informó 'Economía Digital'. Esto daría un buen ejemplo de la excelente relación de Pablo Raventós, director general de Unipost, con el Govern independentista. Raventós pertenece a una de las cinco ramas de la extensa familia de más de 200 integrantes propietaria de Codorníu.

Unipost colabora con la consulta ilegal mientras el despacho de abogados Jausas, erigido en administrador concursal, tenía que decidir esta semana si la compañía es viable después de haber entrado en concurso de acreedores con una deuda de 50 millones de euros el pasado 18 de julio. Finalmente, el plazo para dirimir la viabilidad o no de la empresa de mensajería se retrasará hasta el próximo 5 de octubre. Mientras tanto, los trabajadores relatan a este diario las dificultades que experimentan durante los últimos años, con la aplicación de sucesivos ERTE y con retrasos en los pagos. "Es evidente que Unipost no sería viable y creo que este apoyo a la consulta ilegal, además de ideológico, puede venir por un intento de huida hacia adelante", ha asegurado un representante sindical.

Los intentos de Unipost para ser el competidor privado de Correos no han sido exitosos y el mercado postal puede volver de nuevo al monopolio público. La compañía acusó a CNMC de ponerles trabas en favor de Correos. Su auditor Deloitte reflejó en sus cuentas de 2014 la enorme dificultad que tenía la empresa de Pablo Raventós para mantener su actividad debido a la falta de liquidez. Pablo Raventós está al frente desde 2006.

Codorníu se desliga de Pablo Raventós

Por su parte, la histórica empresa de cavas Codorníu, sita en Sant Sadurní d'Anoia, ha emitido un comunicado este mismo martes para desvincularse de uno de los miembros de su familia, Pablo, y sus actividades en favor del referéndum. En declaraciones a Europa Press, la compañía ha negado vinculación con Unipost "y cualquier otra participación con el proceso soberanista".

Codorníu fue reconocida por Forbes como la empresa española más antigua

En los últimos días, los ataques a la compañía en redes sociales se están sucediendo y Codorníu, que fue calificada por Forbes como la empresa más antigua de España, ha asegurado que "ninguna de las empresas que forman el grupo ha participado ni participa en la distribución de propaganda, notificaciones para las mesas electorales, ni en general, en el proceso soberanista".

Según han asegurado fuentes de la empresa, accionistas de Unipost son de su misma familia pero su participación en las bodegas "no alcanza el 1%". Han incidido en que la empresa de cava "no hace política" y que los propietarios de Unipost no están en ningún consejo ni órgano directivo de Codorníu.

Según este comunicado, Unipost no es una sociedad del Grupo Codorníu y este no tiene participación alguna en la misma.

Han denunciado ante la Udef la difusión en internet de noticias falsas y calumniosas

Puntualiza que el hecho de que unos accionistas minoritarios de este grupo, que no trabajan en la empresa, tengan a título individual acciones de Unipost "no supone que el Grupo Codorníu participe ni directa ni indirectamente en la toma de decisiones de Unipost".

Asimismo, explican que la semana pasada interpusieron una denuncia por delito de calumnias ante la Unidad de Delitos Económicos (Udef) de la Policía Nacional por difusión en Internet de varias noticias falsas y calumniosas que la vinculaban con el proceso soberanista.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba