Urbanismo

Florentino Pérez admite que la financiación del nuevo Bernabéu está en el aire

El principio de acuerdo alcanzado con la petrolera emiratí IPIC para que pudiera ponerle nombre al estadio del Real Madrid una vez remodelado a cambio de una importante suma de dinero que sirviera para financiar las obras del nuevo Bernabéu no ha sido ratificado y el propio club admite ante sus socios la existencia de discrepancias entre las partes

El nuevo Santiago Bernabéu debería estar listo entre 2019 y 2020
El nuevo Santiago Bernabéu debería estar listo entre 2019 y 2020

La pasada semana, Florentino Pérez viajaba a Abu Dhabi para algo más que asistir a los partidos finales del Mundial de Clubes, que disputó y ganó el Real Madrid. El presidente del club merengue trató de reconducir la situación en torno al acuerdo alcanzado en su día con International Petroleum Investment Company (IPIC), petrolera radicada en Emiratos Árabes, con el fin de que la compañía fuera la pieza fundamental para la ambiciosa remodelación del estadio Santiago Bernabéu y que, en estos momentos, se encuentra en el aire.

El Real Madrid admite en su informe económico correspondiente a la temporada 2016-2017 que para activar el acuerdo con IPIC era necesario que la petrolera emiratí diera el visto bueno al cumplimiento de una serie de condiciones, relacionadas sobre todo con el ámbito jurídico y urbanístico, y que ese hecho no se ha producido. "Ese cumplimiento se encuentra en discusión entre las partes", reza el informe que se ha remitido a los socios del club, en el que se asegura que el Real Madrid considera que las condiciones sí se han cumplido y así se lo ha manifestado a IPIC. Sin embargo, los responsables de la compañía petrolera no opinan lo mismo.

Este hecho deja en el aire el desarrollo de la remodelación del estadio Santiago Bernabéu, el legado que quiere dejar Florentino Pérez cuando finalice su mandato al frente del Real Madrid, toda vez que el citado acuerdo es la base para financiar la obra, valorada en unos 400 millones de euros. Buena parte de ese dinero iba a ser aportado por IPIC merced a un contrato por el que el Real Madrid le cedería los derechos para añadir un nombre comercial al estadio Santiago Bernabéu.

Sin embargo, el hecho de que el Real Madrid no haya podido finalmente llevar a cabo el proyecto que quería para el nuevo estadio ha complicado las cosas. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) tumbó los planes originales de Florentino Pérez, consistentes en incrementar la edificabilidad del estadio para albergar un gran centro comercial y un hotel de lujo, para lo que era necesario hacerse con una parcela aledaña al recinto deportivo.

Un problema en el acuerdo con Carmena

La sentencia se dictó poco antes de las últimas elecciones municipales y autonómicas y tanto el Ayuntamiento como la Comunidad de Madrid declinaron recurrir el fallo ante la inminencia de la cita electoral. El club decidió seguir el mismo camino y negociar una nueva operación con la nueva corporación municipal, liderada por Manuela Carmena.

El acuerdo fue posible, se anunció a bombo y platillo y contó incluso con la comparecencia pública de Carmena y de Pérez. Sin embargo, el Real Madrid no fue capaz de convencer al Ayuntamiento para mantener el proyecto original del nuevo estadio. El Consistorio se negó en redondo desde el principio a incrementar la edificabilidad del estadio, lo que hacía imposible desarrollar la idea primigenia. Eso sí, se mantenía el techo retráctil, el espacio comercial (aunque más reducido) y la posibilidad de instalar el hotel.

La aprobación definitiva de la necesaria modificación del plan urbanístico por parte del Ayuntamiento se produjo a finales del pasado mayo, por lo que el club tenía vía libre para comenzar con el proyecto. En aquel momento, el Real Madrid se puso en contacto con IPIC para comunicarle que todas las restricciones jurídicas y urbanísticas que pesaban sobre el proyecto habían desaparecido con lo que había llegado el momento de ejecutar el acuerdo para la cesión de los derechos de poner un nombre al estadio.

La respuesta de IPIC fue negativa. El proyecto ya no era el mismo y, por lo tanto, las condiciones tampoco deberían de serlo. Las negociaciones entabladas entre las partes no se han resuelto, por lo que actualmente la remodelación del Bernabéu aun está en el aire, pese a que el club ya ha solicitado al Ayuntamiento para iniciar los trabajos en cualquier momento.

Apoyo bancario con más hipotecas

Si finalmente no es posible ejecutar el acuerdo con IPIC (en principio, Florentino Pérez vuelve de Abu Dhabi con las manos vacías en este sentido), el Real Madrid debe buscar un nuevo socio para la cesión del nombre del estadio o bien aventurarse a financiar la remodelación del Bernabéu.

La primera opción retrasaría el proyecto, toda vez que este tipo de negociaciones son muy complicadas por el volumen del contrato. La vía alternativa es recurrir a los bancos, lo que incrementaría la deuda del club. Actualmente, la situación financiera del club es algo más saneada que en años anteriores, incluso con una reducción a cero de la deuda neta.

Sin embargo, el Real Madrid tiene actualmente hipotecados tanto el patrocinio de su camiseta por parte de la aerolínea Emirates hasta la temporada que viene y los ingresos por abonos hasta la temporada 2020-2021. Un préstamo para financiar el nuevo Bernabéu obligaría a constituir nuevas garantías, que podrían incluir los derechos de retransmisiones deportivas, una de las principales fuentes de ingresos del club.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba