FCC deja buena parte de su futuro en manos de Aqualia, su filial de ciclo integral del agua. La reciente emisión de bonos de esta última, clave para la refinanciación de deuda de FCC, convierte a Aqualia en uno de los grandes acreedores de su propia matriz, con una deuda próxima a los 1.000 millones de euros.

Aqualia ha aportado a FCC los 1.350 millones de euros obtenidos en la emisión de bonos. De ellos, 515 millones han llegado a las arcas del grupo controlado por Carlos Slim a través de dos préstamos a largo plazo con condiciones favorables para FCC. Otros 446 millones llegan vía dividendo mientras que el resto sirven para liquidar la deuda que Aqualia mantenía con su matriz.

De hecho, a partir de ahora Aqualia será una compañía independiente desde el punto de vista financiero y no recibirá aportaciones de FCC para sus futuros proyectos y operaciones.

El próximo consejo de FCC analizará el plan de desarrollo de Aqualia que será notablemente ambicioso para poder afrontar su crecimiento y, además, sus obligaciones con los bonistas. De ello dependerá la suerte de FCC si Slim continúa en su posición de no aportar más capital al grupo.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba