Empresas

EVO se deja querer: "Si llega un comprador lo más probable es que sea un banco"

La entidad de banca digital dirigida por Enrique Tellado logró su primer resultado positivo desde que Apollo la adquirió: 23 millones de euros, gracias a los ingresos extraordinarios y a que el banco ha entrado en la senda de la rentabilidad. Se consideran demasiado pequeños para participar en una ronda de fusiones, pero dan por hecho que los dueños venderán el banco en los próximos años.

EVO alcanzó entre enero y marzo los 23 millones de beneficio gracias a extraordinarios.
EVO alcanzó entre enero y marzo los 23 millones de beneficio gracias a extraordinarios.

"Hoy por hoy lo que veo es que un posible comprador puede ser otro banco". Quien lo dice es Enrique Tellado, consejero delegado de EVO Banco, en referencia a una posible venta de la entidad por parte de sus actuales dueños, el fondo Apollo. "Al margen de que pueda ser un operador de telecomunicaciones u otra cosa, a día de hoy ésa es la opción que veo más probable", añadió, reconociendo así que la venta del banco durante los próximos años será una opción real aunque en ningún caso urgente, toda vez que la finalidad de los propietarios es maximizar la inversión en un banco que acaba de entrar en la senda de los beneficios.

EVO Banco registró en el primer trimestre del año un resultado positivo de 23 millones de euros, gracias a un beneficio recurrente de 4 millones de euros y otros ingresos extraordinarios (ventas de carteras y oficinas). Tras dos años consecutivos de pérdidas (-87 millones en 2014 y -25,5 en 2015), el banco online saca por fin pecho porque empieza a ganar dinero de forma continuada. En un entorno de tipos próximos a cero o en negativo, la entidad ha dejado de lado el crédito a empresas y las hipotecas, en las que reconoce que no puede competir, y se ha lanzado a la concesión de crédito al consumo, con intereses medios del 21%.

"El accionista nos exige retornos altos y por eso no nos valen las hipotecas", reconoce Tellado, quien sitúa en un horizonte de unos cinco años el plazo en el que EVO Banco dará "todo lo que tiene que dar haciendo lo que quiere". Y es que hace apenas unos meses que la entidad ha empezado a operar de manera plénamente independiente, después de romper con Abanca su contrato de prestación del servicio de soporte informático.

Además, la entidad se plantea unos objetivos ambiciosos para los próximos dos años, en los que espera crecer en unos 300.000 clientes nuevos, y llegar hasta los 1,2 millones en España. Incluso no descartan expandirse a algún mercado extranjero, si bien el proceso no será inmediato. Sin la posibilidad de ofrecer cuentas con una alta remuneración ni competir en el mercado de las hipotecas, ¿cómo piensan hacerlo? Desde EVO Banco explican que en verano se presentará una nueva aplicación para móviles que permitirá ofertar nuevos servicios como micropagos o productos financieros y del seguro que actualmente el mercado no ofrece.

Apollo cuadruplica su factura en EVO

EVO Banco, que no había difundido hasta ahora sus cuentas de resultados, puso cifras al desembolso llevado a cabo por el fondo Apollo para soportar los dos años de pérdidas operativas y mayores requerimientos regulatorios. Así, el fondo de inversión no solo se gastó los 60 millones de euros que costó comprarle al FROB su parte del negocio de Novacaixagalicia, sino que ha tenido que desembolsar otros 200 millones de euros en nuevo capital, por medio de ampliaciones con las que sostener la entidad.

EVO ha sufrido durante los últimos dos años un proceso de ajuste que ha reducido la plantilla desde las 1.100 personas de 2014 hasta las alrededor de 700 que hay ahora. ¿Son esperables nuevos recortes? Desde el banco reconocen que sobran algunas oficinas en ciertas geografías, pero también señalan que hacen falta más en otras, por lo que el ajuste en todo caso será "fino".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba