Empresas

Mondragón debe responder en los próximos días a una demanda de 48 millones por su 'corralito' en Fagor

La corporación rechaza hacerse responsable de la deuda impagada por Fagor, una de sus empresas estrella que quebró en 2013. Los afectados, por su parte, reclaman que todo el grupo debe ser solidario entre sí.

Manifestantes frente a la sede de Mondragón el pasado 17 de marzo
Manifestantes frente a la sede de Mondragón el pasado 17 de marzo Mondraberri

Corporación Mondragón (MCC) se enfrenta ante un reto judicial sin precedentes en la historia del grupo. La corporación vasca, que históricamente ha contado con decenas de empresas de distintos sectores que solían actuar con solidaridad entre ellas, rechaza sin embargo que la solidaridad llegue hasta el punto de que tenga que pagar los 48 millones de euros que Fagor Electrodomésticos (histórica empresa del grupo que quebró en 2013) adeuda a sus extrabajadores en concepto de ahorros que estos fueron aportando, algunos con la jubilación y otros antes de la misma. Se habla del 'corralito vasco' y de "la mayor demanda acumulada de la historia del País Vasco", que admitió a trámite el 8 de marzo el juzgado de primera instancia e instrucción número 3 de Bergara (Guipúzcoa).

Los afectados pusieron dinero con tres tipos de productos: aportaciones voluntarias, préstamos mercantiles y reintegros pendientes tras la baja de la cooperativa.

Mondragón tenía en principio hasta este 12 de abril para dar sus argumentos por los cuales no debe hacerse responsable de esta cuantía pero unos errores administrativos en el juzgado han retrasado esta fecha hasta finales del mes de abril. Los abogados de la cooperativa están por tanto estableciendo los argumentos jurídicos contrarios a los del bufete donostiarra Sunion, que es quien está llevando a cabo la defensa de Eskuratu y Ordaindu, las dos asociaciones de afectados por este 'corralito vasco' causado cuando la empresa de electrodomésticos cayó en concurso de acreedores después de un debate encendido en el resto de la corporación sobre si debía de ser rescatada con aportaciones de las demás cooperativas o si debería aguantar su propio destino. Algo que finalmente ocurrió arrastrando a trabajadores, a proveedores y también a estos 900 demandantes -muchos de ellos jubilados- que tenían colocado en la empresa una media de unos 50.000 euros cada uno.

Una vez que Mondragón plantee sus argumentos defensivos, el juez decidirá cuáles son los próximos pasos a seguir.

"El Grupo Mondragón siempre ha funcionado como uno, de hecho ellos decidieron la quiebra de Fagor", dice un demandante

Para Mikel Olabe, afectado y portavoz de las asociaciones demandantes, "el grupo mondragon siempre ha funcionado como uno, de hecho quien decidió que Fagor cayera fue la dirección de Mondragón. Que digan que Fagor era independiente, eso no se lo cree nadie, aunque otra cosa es que jurídicamente sea difícil de demostrar". La corporación no es un holding al uso. Todas sus empresas, relacionadas entre sí de mil maneras (mediante préstamos o un fondo de contingencia común, por ejemplo) no forman estrictamente un grupo empresarial y menos aún puede serlo en el futuro si se aprueba un cambio de estatutos para "hacer más laxas las relaciones y compromisos entre distintas cooperativas".

"Fue en gran medida Fagor Electromésticos quien cargó con las crisis de algunas cooperativas más grandes que todavía constituyen el Grupo Fagor -dice una nota de las asociaciones demandantes- y fuimos los socios y socias de Fagor Electromésticos quienes ocupamos a muchos hijos e hijas de cooperativistas de otras empresas del Grupo. Fuimos quienes ayudamos a la autofinanciación de F. Electromésticos y quienes ayudamos a que en el Valle hubiera un mínimo paro. Justo es que ahora reclamemos a los dirigentes del Grupo Fagor que se remanguen para solucionar la problemática de quienes hemos quedado en la estacada", dice el comunicado de los afectados.

Este caso es independiente del conocido como el de las 'preferentes vascas', en el que Eroski y Fagor recibieron ingresos por valor de 845 millones de euros de 40.000 personas asegurándoles que se trataba de un plazo fijo, para que luego descubrireran que no podían retirar su dinero.

La defensa de la Corporación

Desde Mondragón se remiten a un comunicado que enviaron el pasado 15 de marzo y donde declaraban que sus servicios jurídicos se encargarían del tema. Fuentes jurídicas aseguran que la defensa legal del grupo guipuzcoano consistirá en argumentar por qué el grupo no tiene obligación de ser solidario con las deudas de Fagor. Mondragón trabaja con el bufete LKS (uno de los que da servicio a más de 120 empresas pertenecientes a MCC y es asesorado por PriceWaterhouseCoopers (PwC).

El portavoz de los afectados tiene claro que Fagor fue y sigue siendo parte de Mondragón, que es lo que la justicia tendrá que dirimir: "Por ejemplo Txema Gisasola, que era presidente en el momento de la caída de Fagor, nos reconoció que nuestro tema era muy grave y que había que ponerle solución". El portavoz de los afectados confiesa que "hay casos realmente duros, tal vez no sea el mío pero hay gente muy mayor que apenas tiene posibilidad de cobrar por otro lado. Hay gente que había tenido un accidente, se había quedado en silla de ruedas metió todo el dinero en la cooperativa Fagor. Lo que no puede ser es que en nombre de empresas de economía social no haya ningún tipo de solidaridad o comprensión hacia nosotros. Cuando después de haber metido el dinero inicial la situación de Fagor empeoró y pidimos que nos lo devolviera, nos dijeron que no podían porque se podía hundir la cooperativa".

Así, los enfrentamientos judiciales de algunos en la histórica ciudad de Arrasate y su comarca de momento continuarán.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba