Empresas

CC.OO. celebra bajo la lluvia y con banderas comunistas la apertura de Coca-Cola Fuenlabrada

"Tenemos que estar orgullosos, es el punto de inflexión en la reforma laboral del Partido Popular. La lucha de Coca-Cola siempre será un referente para la lucha obrera", han dicho los líderes sindicales del campamento de Fuenlabrada.

  • CC.OO. celebra bajo la lluvia y con banderas comunistas la apertura de Coca-Cola Fuenlabrada
    CC.OO. celebra bajo la lluvia y con banderas comunistas la apertura de Coca-Cola Fuenlabrada
  • Retransmisión en streaming de la reapertura de la fábrica
    Retransmisión en streaming de la reapertura de la fábrica CCOO Madrid
  • Momento de entrada de los trabajadores en la fábrica
    Momento de entrada de los trabajadores en la fábrica CCOO Madrid

En loor de multitudes y bajo la lluvia, con presencia de banderas comunistas, en una retransmisión en directo a través de la web de CCOO Madrid, los trabajadores que conformaron el llamado 'Campamento de Coca-Cola' y que se han enfrentado a Coca-Cola Iberian Partners hasta conseguir la reapertura de la planta de Fuenlabrada han celebrado en un acto a primera hora de la mañana del lunes que la fábrica de la multinacional en la ciudad madrileña vuelve a abrir sus puertas y a tener actividad.

"Celebramos la victoria conseguida. 7 de septiembre de 2015. La plantilla y CCOO vencen a Coca-Cola. Ni nos domaron, ni nos doblaron, ni nos van a domesticar", rezaba el cartel gigante preparado para la ocasión por la facción "Coca-Cola en lucha". El carismático líder sindical Juan Carlos Asenjo ha sido el encargado de presentar el acto micrófono en mano: "¡Compañeros!. ¡Camaradas!. Ni la lluvia nos puede parar. Un ERE agresivo amparado con la reforma laboral del Partido Popular. 20 meses después estamos abriendo esta industria. Tenemos que estar orgullosos, es el punto de inflexión en la sentencia, con ese precedente que viene de la sentencia, y con la herramienta de la huelga. Mañana continuaremos con la lucha, los 85 que entran a trabajar no recuperan sus condiciones tal y como decía la sentencia. Quedan 135 por entrar aún. Pero hoy hay que celebrarlo".

El enfrentamiento a Coca-Cola y la forma de hacerlo ha resquebrajado a los sindicatos. Delegados de UGT han denunciado amenazas de sus propios compañeros 

Asenjo se ha convertido durante este tiempo en el auténtico 'Braveheart' de los trabajadores que no aceptaron el cierre de la fábrica y las generosas indemnizaciones que Coca-Cola Iberian Partners ofreció a cambio de zanjar el tema. Unas indemnizaciones que los representantes de UGT sí veían beneficiosas para los trabajadores y que muchos aceptaron. Esta división de pareceres ha enfrentado a CCOO y UGT, e incluso al campamento con la dirección de CCOO. Algunos de los representantes sindicales en la planta han denunciado en los tribunales presuntas agresiones y amenazas de muerte venidas de la facción más radical de CCOO, precisamente la que ha organizado el campamento, algo que estos niegan. "Había más sindicatos pero cada uno toma su camino. Qué casualidad que las CCOO son las que optan por la lucha mientras otros optan por meter el rabo entre las piernas", ha dicho. El líder sindical es identificado como un guerrero por todos aquellos que lo conocen y sus propias palabras lo han reconocido a sí mismo como un Leónidas, líder de Esparta y retratado en la película '300', cuyo estilo ha imitado Asenjo al reconocer el trabajo "de nuestras espartanas, que han aguantado mientras nosotros no estábamos en casa".

Tras los breves discursos del alcalde de Fuenlabrada, Manuel Robles, y otros dos cargos de CCOO en Madrid, se ha pasado a decir uno por uno el nombre de los trabajadores que hoy vuelven a trabajar en la planta (85) y por los que se han tirado cohetes diciendo sus nombres uno por uno. La fábrica de Fuenlabrada reabre para los trabajadores que pueden realizar en ella actividades parecidas o similares a las que tenían antes del cierre de la misma en abril de 2014. Sin embargo, aún quedan 135 trabajadores cuyos empleos ya no existen porque la producción de la bebida no se va a hacer en la planta. Sobre estos empleos debería pronunciarse, esta misma semana, la Audiencia Nacional de nuevo.

Sea como fuere, el acto festivo de CCOO ha terminado con los trabajadores traspasando la valla del polígono fuenlabreño donde está situada la factoría que embotella la bebida de la multinacional norteamericana, a escasos metros del campamento que montaron (en una de las casetas de vigilancia de la fábrica) y desde el cual han dirigido las acciones de protesta, atendido a los medios de comunicación y coordinado la "lucha contra Coca-Cola". Con los versos de Rafael Alberti ("a galopar, a galopar, hasta enterrarlos en el mar") ha concluido el acto que se ha retransmitido a través de internet. Ahora empieza un nuevo reto para los trabajadores fuenlabreños, que han conseguido el éxito histórico e incontestable de "doblar el brazo" de una multinacional tan poderosa como es Coca-Cola. El reto es seguir con su trabajo en una fábrica que, por mucho que esté abierta, no tiene, por el momento, la actividad que tenía antes de que la dirección de CCIP, asistida por Equipo Económico (ex empresa de Cristóbal Montoro) y por el bufete de abogados Sagardoy, decidiera que Madrid dejara de producir para recibir Coca-Cola del resto del país en una suerte de distribución desde la periferia hasta el centro.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba