Energía

La CEOE echa gasolina al fuego de Gas Natural en Colombia: "es una expropiación de facto"

El presidente de la patronal, Juan Rosell, remitió una carta a la comisaria europea de Comercio en la que solicita la colaboración del Ejecutivo comunitario para resolver el problema generado por la intervención de la filial de Gas Natural en Colombia, que no dudó de calificar como "expropiación de facto".

El presidente de la CEOE, Joan Rosell.
El presidente de la CEOE, Joan Rosell. EFE

Las negociaciones entre Gas Natural Fenosa y el Gobierno colombiano para tratar de buscar una solución para Electricaribe, la filial del grupo español en el país latinoamericano, han recibido un incendiario aderezo hace escasas fechas. El presidente de la CEOE, Juan Rosell, remitió una carta a Cecilia Malmström, comisaria europea de Comercio, en la que le insta a apoyar al grupo energético español en este caso. Lejos de mostrar un tono diplomático, la misiva incluye duras críticas al Gobierno colombiano, al que acusa de proteccionista, y su actuación respecto a Electricaribe.

La misiva, fechada el pasado 1 de marzo, pretende llamar la atención de la comisaria Malmström sobre la situación de Gas Natural en Colombia, después de que su filial, en una delicada situación financiera que llegó a poner en peligro el suministro de electricidad a la región donde opera, fuera intervenida por el Ejecutivo local a mediados del pasado mes de noviembre. En la carta, Rosell asegura que esta intervención  fue ilegal y aun va más lejos al asegurar que "se ha convertido en una expropiación de facto de la compañía".

En la carta, el presidente de la patronal española también asegura que la actuación del Gobierno colombiano está en línea con una política de proteccionismo que repercute negativamente en la parte más vulnerable de la población, como ha denunciado reiteradamente la Comisión Europea.

Rosell recuerda que la CEOE ha respaldado los esfuerzos de la compañía por convencer al Ejecutivo colombiano de que debía resolver los graves problemas de mora y fraude que asolan a la empresa. "Por desgracia, los esfuerzos de Gas Natural Fenosa han sido en vano y las numerosas promesas realizadas por las autoridades colombianas para resolver estas cuestiones no se han cumplido".

Un momento muy delicado

Las declaraciones de Rosell llegan en un momento especialmente delicado de las negociaciones entre Gas Natural Fenosa y el Gobierno colombiano, que el próximo martes, como fecha límite, debe tomar una decisión definitiva sobre Electricaribe, toda vez que en esa fecha concluye el plazo para que la empresa esté bajo intervención.

Hasta ahora, el avance de las negociaciones ha sido escaso y el contenido de la carta no parece que vaya a contribuir, precisamente, a que se allane el camino con vistas a encontrar una solución definitiva. De hecho, el tono de la misiva refleja precisamente que las conversaciones se encuentran en un punto muy alejado de un acuerdo ya que, de lo contrario, el envío de la carta a la comisaria no hubiera sido el movimiento más adecuado.

Se trata de un intento a la desesperada de encontrar una solución negociada. Rosell insta a la comisaria europea a hablar con sus interlocutores colombianos para que les traslade el mensaje de que urge alcanzar un acuerdo en este asunto. "De lo contrario, estableceríamos un precedente que podría tener devastadoras consecuencias para las inversiones europeas, presentes y futuras, en todo el mundo, además de enviar una señal equivocada a nuestros socios globales".



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba