Empresas

Ofensiva del Popular para amortiguar pérdidas del 80% en sus bonos convertibles

El 25 de noviembre se consumará el canje por acciones de una emisión de 634 millones de euros en bonos convertibles. Aunque las pérdidas nominales por la caída del precio de las acciones rondarán el 80%, desde la entidad (que negociará cliente a cliente una solución satisfactoria) las reducen a la mitad debido a "la rentabilidad que los bonistas han recibido a lo largo de estos años".

Ángel Ron, presidente del Banco Popular.
Ángel Ron, presidente del Banco Popular. EFE

El próximo 25 de noviembre el Banco Popular llevará a cabo el canje definitivo de su última emisión de bonos convertibles por acciones. Se trata de una emisión cuyo importe vivo es de 634,4 millones de euros, que el día 25 del próximo mes se convertirán en participaciones accionariables del banco presidido por Ángel Ron, en una operación que supondrá pérdidas de hasta un 80% para sus clientes en el valor nominal de la inversión.

Y es que el precio de este canje obligatorio tendrá unas condiciones que incluso en el mejor de los casos supondrán pérdidas sustanciosas a sus inversores. El precio de conversión se fijó el pasado 7 de octubre en 17,61 euros por acción, tal y como señaló la propia entidad a través de un hecho relevante. Como las acciones del Popular a día de hoy cotizan a 3,44 euros, este precio de canje implicará pérdidas de ocho de cada 10 euros en el valor nominal de la inversión para los cerca de 35.000 bonistas que metieron su dinero en este producto financiero de riesgo.

Desde la entidad matizan estas cifras, ya que desde 2009 estos bonos convertibles han repartido un euríbor + 4% (hasta octubre de 2013) y un 7% desde entonces y hasta el momento. "Contando con la rentabilidad que los bonistas han recibido a lo largo de estos años, la minusvalía aproximada cuando se conviertan los bonos está en torno al 35%", señalan a Vozpópuli fuentes del Popular. Estos mismos cálculos de los intereses repartidos durante la vida de la emisión se han usado en otros casos (aunque no siempre) de productos que han provocado pérdidas, a la hora de poner en contexto las pérdidas reales.

Negociación caso a caso

A la vista del descontento que provocará entre sus clientes, Banco Popular está negociando "caso por caso" posibles salidas que minimicen las pérdidas de los mismos con los bonos convertibles. Aunque no han trascendido detalles concretos, desde la entidad llevarían semanas contactando con clientes afectados por el inminente canje de bonos por acciones (el cual será igual para todos) con el fin de ofrecerles alternativas posteriores que puedan satisfacerles y mantenerles vinculados a la entidad con algún tipo de fidelización.

Cada cliente del Popular tendrá una solución personalizada. La entidad descartó la posibilidad de una "solución general", tal y como las llevaron a cabo en el pasado otros bancos como el Santander o el Sabadell, ya que los perfiles son muy distintos, y hay tanto pequeños ahorradores como inversores cualificados, y no a todos se les ofrecerán las mismas salidas.

La entidad presidida entonces por Emilio Botín ofreció a sus clientes (que habían invertido 7.000 millones en bonos convertibles) un seguro de vida que daba una rentabilidad de entre el 6,6% y el 7% anual, de forma que se compensaban al cabo del tiempo las pérdidas del 30% producidas por el canje poco ventajoso de los convertibles en 2012.

También una salida general ideó el Sabadell en 2012 para dos de sus emisiones de convertibles que se abocaban a provocar unas pérdidas del 50% a sus inversores. Este mismo año se llevó a cabo otro canje de una emisión de unos 770 millones de euros, que convirtieron cada 1.000 euros de bonos en 633 euros de acciones del banco presidido por Josep Oliu.

Una emisión que ya fue aplazada

Sacada al mercado en 2009, la emisión de bonos convertibles del Popular ha supuesto todo un dolor de cabeza para el banco desde entonces. Y es que los desplomes producidos en bolsa para todo el sector bancario español provocaron pérdidas implícitas para estos productos (sacados durante esos años por todo el sistema) de 2009 en adelante. 

La primera fecha de vencimiento para estos bonos convertibles fue en octubre de 2013, momento en el que el Popular ofreció a sus clientes la posibilidad de una nueva emisión con mejores condiciones y con vencimiento dos años después. Aceptaron el cambio el 95% de los clientes, que son quienes ahora se enfrentan a unas pérdidas potenciales de al menos un 35%.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba