Economía

Así afecta la crisis de Ecuador a las multinacionales españolas

Iberia, Repsol, Air Europa, Telefónica, ACS, Acciona o Sacyr lidian con una situación política muy agitada en el país sudamericano. El presidente, Lenín Moreno, ha decretado el estado de excepción

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, ha decretado un estado de excepción.
El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, ha decretado un estado de excepción. Efe

Las empresas españolas se la juegan en Ecuador. Como es tradicional en los países de habla hispana, son muchas las empresas con negocio en la región, que se encuentra en una situación de crisis política y social, con múltiples protestas en las calles.

Telefónica, Repsol, Iberia, Globalia (Air Europa), ACS o Inditex son la punta del iceberg de las grandes empresas con proyectos en el país en el que el presidente Lenín Moreno mantiene decretado el estado de excepción.

Además, Moreno ha cambiado la sede gubernamental del país a Guayaquil, tras las fuertes protestas registradas en las inmediaciones del Palacio de Carondelet en Quito, residencia oficial del presidente de la República del Ecuador -el equivalente al Palacio de la Moncloa en España-.

El consulado en el país recomienda a los españoles en la región abstenerse de viajar a Quito y a las provincias de Chimborazo, Cotopaxi, Tungurahua, Pichincha, Santo Domingo de los Tsáchilas e Imbabura. Pero, ¿qué están haciendo las empresas españolas? De momento no se han tomado decisiones de calado, pero existen intereses de diferentes sectores en el país.

Telefónica y Repsol

El operador español cuenta con 4,7 millones de clientes en la región con una facturación de 542 millones de euros de impacto en cuenta, sobre una facturación total de 48.693 millones de euros obtenida por todo el grupo. Emplea un total de 1.295 trabajadores en el país.

En porcentaje, Ecuador supone poco más del 1% del total de la facturación de la compañía dirigida por José María Álvarez-Pallete. Una cifra poco relevante para un mercado, el ecuatoriano, que es el penúltimo por volumen de ingresos de los doce en que opera Telefónica.

Repsol ganó en Ecuador 88 millones de euros en 2018, según su último informe financiero anual. La compañía emplea en el país a 430 personas. Es titular del 35% de la participación en el Consorcio Petrolero Bloque 16, y participa en un 29,66% en el capital de Oledoducto de Crudos Pesados, S.A. (OCP).

El grupo desembarcó en Ecuador en 2001. La mayor parte de su presencia en el país se encuentra situada dentro de la Reserva Étnica Waorani y del Parque Nacional Yasuní.

Aerolíneas y textiles

Las líneas aéreas Iberia y Air Europa cuentan con vuelos directos de España a Ecuador, pero ambas compañías aseguran que “mantienen sus operaciones”. Si bien fuentes de Iberia explican a Vozpópulique los cortes en los accesos al aeropuerto de Quito obligaron el pasado jueves a desviar el vuelo hacia Bogotá y a cancelarlo el viernes, ahora aseguran que “no hay ningún cambio y operan con normalidad”.

Iberia mantiene su previsión de conectar Madrid con Guayaquil a partir del 13 de diciembre, donde Air Europa ya está operando. En cuanto a la plantilla que podría verse afectada por este ambiente convulso, ninguna aerolínea ve riesgo, pues cuentan con áreas comerciales muy reducidas en Ecuador y las bases para conectar ambos países se encuentran en Madrid.

En el caso de las grandes textiles, este mercado tiene escaso impacto en su negocio. Inditex cuenta con 13 de sus 7.490 tiendas en Ecuador, menos del 0,2% de su red total. Por su parte, Mango cuenta con cinco tiendas en el país, cuatro en Quito y otra tienda situada en Guayaquil. 

Construcción e infraestructuras

Pese a la amplia presencia de compañías españolas de los sectores de construcción e infraestructuras en Latinoamérica, Ecuador no es un destino de los más habituales. En la actualidad, la obra más destacada en la que está trabajando un grupo español es la primera línea del metro de Quito, que desarrolla Acciona. La compañía se hizo con el contrato en consorcio con la brasileña Odebrecht, que le cedió su participación cuando comenzó a tener problemas con la llegada de las primeras acusaciones de sobornos a gobiernos de la región.

Hace tres años, Sacyr se hizo con un contrato para ampliar una planta cementera valorado en unos 150 millones de euros, lo que supuso su entrada en el país a través de la división industrial del grupo que preside Manuel Manrique. ACS también ha logrado adjudicaciones en Ecuador aunque de pequeño volumen económico, entre las que se encuentran las obras para levantar dos centros hospitalarios.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba