Independencia de Cataluña Cataluña podría perder un 25,5% de su potencial de crecimiento en 50 años

Si se prolonga la inestabilidad política, la comunidad crecerá mucho menos de lo que podría crecer en los próximos años y perderá peso relativo en la renta nacional

Imagen de archivo de la bandera catalana
Imagen de archivo de la bandera catalana EFE

Quedan apenas tres días para las elecciones catalanas y seguimos conociendo informes alertando del impacto que tendría para la comunidad y para el país que las fuerzas independentistas volvieran a hacerse con el poder. El Instituto de Estudios Económicos (IEE), ha sido uno de los últimos en subirse al carro. A su parecer, el desafío soberanista puede restar cinco puntos a la economía catalana y dos a la economía nacional el año que viene.

Pero el IEE va más allá. Hace un ejercicio para calcular el impacto a largo plazo sobre el bienestar económico relativo de Cataluña en un escenario en el que se prolonga la inestabilidad más allá del jueves. Y plantea dos escenarios: uno en el que el PIB catalán crecería tres décimas menos de lo que podría haber crecido cada ejercicio sin amenaza soberanista, y otro en el que el descenso anual sería de seis décimas.

En el primer escenario y 10 años después de la crisis, el PIB catalán sería un 2,9% inferior a lo que podría haber sido sin tensiones. En 25 años, sería un 7,1% más bajo y en 50 años, un 13,7% inferior. En el escenario más pesimista la merma de crecimiento sería del 5,7% en 10 años, del 13,7% en 25 años y del 25,5% en 50 años. En definitiva, que Cataluña podría perder el 25% de su potencial de crecimiento en 50 años.

Cataluña perdería mucho peso en el PIB nacional 

En ninguno de los casos Cataluña retrocedería en bienestar económico, sino que no avanzaría tanto como lo podría hacer de no haberse generado la incertidumbre provocada por el desafío soberanista. Y caería el peso relativo de Cataluña en la renta nacional. Y es que, según el IEE, el incremento de la amenaza soberanista en un territorio acaba repercutiendo sí o sí en el crecimiento potencial de su economía.

Como ejemplo para ilustrar este efecto, el IEE cita el caso de Quebec, donde las aspiraciones soberanistas cogieron fuerza a finales de los años setenta. Desde entonces, el comportamiento de la economía de esta región ha sido muy inferior al del resto de Canadá. Desde 1981 hasta 2016, Quebec ha crecido un 1,9%, mientras que Canadá lo ha hecho un 2,5%.

Esto significa que Quebec ha estado creciendo seis décimas por debajo del resto de Canadá durante 35 años, que es la posibilidad que plantea el IEE en el escenario más adverso para Cataluña. Además, la región canadiense ha pasado de representar el 22,5% de la economía nacional en el año 1981, poco después del primer referéndum, a ser solo el 19,5% en 2016.

Cataluña ya crece menos

Cataluña ya ha recortado a la mitad su crecimiento en el último trimestre del año. Hasta finales de enero no conoceremos el dato del INE, pero el Gobierno y la Autoridad Fiscal coinciden al afirmar que no llegará al 0,5%, frente al 0,9% que estaba previsto inicialmente. Antes del referéndum de octubre, Cataluña seguía creciendo por encima de la media española. Y las cosas no pintan mucho mejor para el año que viene, ya que algunos analistas dicen que su PIB no llegará ni al 2%.

De hecho, Cataluña pasará de liderar el crecimiento económico del país en la salida de la crisis, a ocupar los últimos puestos, claramente por debajo de la media nacional. Solo Extremadura y Asturias crecerán menos el año que viene. Un declive inevitable que no hará más que empeorar si las elecciones del próximo jueves vuelven a dar alas al independentismo.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba