Economía

Las siete grandes diferencias económicas entre PSOE y Podemos

Estos son los principales desencuentros que tendrán Pedro Sánchez y Pablo Iglesias cuando aborden las medidas de su nuevo Gobierno de coalición

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias

Pedro Sánchez (PSOE) y Pablo Iglesias (Unidas Podemos) han firmado un preacuerdo para formar un Gobierno de coalición basado en diez puntos generales que plantean cuáles son sus grandes objetivos, pero sin profundizar en las medidas concretas que inspirarán sus políticas.

Aunque ambos partidos se muestran de acuerdo en esas grandes metas no bajan al detalle de cómo las conseguirán, probablemente porque ahí es donde se encuentran las grandes diferencias entre ellos y será sobre esos asuntos sobre los que tendrán que negociar y ceder para llegar a un consenso.

1. La reforma laboral

La legislación laboral es uno de los principales motivos de conflicto entre ambos partidos, ya que mientras Unidas Podemos defiende que hay que derogar tanto la reforma laboral que aprobó José Luis RodríguezZapatero en el año 2010, como la de Mariano Rajoy de 2012; el PSOE sólo contempla retocar "los aspectos más lesivos" de la misma.

Podemos considera que esas dos reformas "han impedido que la gente recuperara los niveles de bienestar previos a la crisis y que fueron escritas al dictado de la troika y con el beneplácito de la CEOE y el Círculo de Empresarios", y propone "eliminar la mal llamada «flexibilización» que instalaron las reformas laborales del PSOE y del PP, y que introduce una gran precariedad a través de la contratación temporal masiva". 

Sánchez es más precavido y sólo quiere modificar algunos de los aspectos más lesivos: "Ampliar el ámbito temporal del convenio colectivo, más allá de las previsiones contenidas en el mismo, tras la finalización de su vigencia y hasta la negociación de uno nuevo; revisar las causas y el procedimiento para la modificación sustancial de las condiciones de trabajo; reducir la dualidad entre trabajadores indefinidos y temporales, la inestabilidad y la rotación laboral, y reforzar la obligación de constancia expresa del horario de trabajo en el contrato a tiempo parcial".

En esta cautela ha influido la ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, que más de una vez ha defendido que no era productivo revertir la reforma laboral al completo y que siempre ha apostado por crear un Estatuto de los Trabajadores nuevo que solucione los problemas de la legislación laboral.

2. El Salario Mínimo Interprofesional

En 2019 el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) subió de 750 a 900 euros al mes en la que fue la mayor subida de su historia, del 22,3%. Esta medida fue acompaña de una promesa reiterada, por parte del PSOE, de que el SMI subiría a 1.000 euros en el año 2020. 

Sin embargo, como ha contado Vozpópuli, el Gobierno ha ido cambiando paulatinamente su relato y ahora se compromete a subirlo hasta 1.200 euros pero de aquí a cuatro años, "a lo largo de la legislatura", para cumplir con la Carta Social Europea. 

Podemos ha insistido reiteradamente en que, además de que llegue a 1.200 dentro de cuatro años, es necesario que ascienda a 1.000 el año que viene y propone también que la jornada laboral se reduzca a 34 horas semanales (6,8 horas al día), algo que el PSOE no ha comentado.

3. Banca y casas de apuestas, ¿en el punto de mira?

Una gran diferencia entre los programas económicos de Pablo Iglesias y Pedro Sánchez está en que el primero ha señalado a algunos sectores económicos concretos para los que tiene medidas que endurezcan su situación financiera. 

Para la banca, Podemos propone un tipo mínimo del Impuesto de Sociedades del 20% para las entidades financieras (frente al 18% que quiere PSOE), y quiere ademas crear un tributo ad hoc para "recuperar el rescate bancario de 60.000 millones", lo que supondría aumentar ese tipo impositivo de Sociedades en 10 puntos más. 

Esta medida se combina con impedir la privatización de Bankia. "A través del rescate bancario (...) los ciudadanos y ciudadanas adquirimos Bankia. Al menos, debemos aprovechar ahora este recurso para introducir competencia en el sector (...) Con carácter inmediato, se elegirá por tres quintos del Congreso una nueva presidencia de Bankia que sí sea capaz de entender el rol que debe desempeñar la banca pública en la mejora del país", apunta Podemos. Esta propuesta es precisamente la que ha provocado caídas en la cotización de esta entidad desde que se ha conocido el acuerdo entre PSOE y Podemos.

Otro sector en la diana de Podemos -al que los socialistas no han señalado- son las casas de apuestas, tanto online como presenciales, con las que el partido de Iglesias quiere terminar. "Hay que acabar con esta lacra y por eso nos fijamos el ambicioso objetivo de que el 90% de estos establecimientos hayan cerrado en un periodo de dos años. Para ello, se impedirá que estos locales abran antes de las 22.00 horas y que puedan publicitarse, tanto si lo hacen en locales como por Internet, tal como ocurre con otros productos nocivos, como el alcohol y el tabaco", explican en su programa.

4. Vivienda

Como ya se vio cuando el Gobierno de Sánchez intentó aprobar un real decreto-ley de medidas urgentes en materia de alquiler, que fue frenado por Podemos en el Congreso, existen grandes discrepancias entre lo que ambos partidos tienen pensado para mejorar la oferta de vivienda.

El PSOE siempre ha sido partidario de solucionar el problema de los precios excesivos aumentando el parque de vivienda en alquiler a un precio asequible, al tiempo que trabaja en una Ley estatal de vivienda, cuyo progreso avanza muy al ralentí según ha podido saber Vozpópuli.

Podemos siempre ha ido un paso más allá y pide directamente intervenir el mercado, algo que se antoja demasiado controvertido para parte del Gobierno, sobre todo para el Ministerio de Economía y que hace cundir el pánico entre los inversores.

Sánchez siempre ha intentado escudarse en que al no existir un índice de precios de alquiler nacional no podía aprobar una medida para regular el precio del alquiler cuando fuera excesivo, ya que no tenía forma de comprobar que lo fuera, e incluso llegó a pedir al INE que empezara a trabajar en la elaboración del mismo, a lo que esta institución se negó.

Ambos tendrán que ponerse de acuerdo sobre si la solución pasa por intervenir o no el mercado de precios, algo que para Podemos siempre ha sido una línea roja.

5. Pensiones

Aunque están de acuerdo en lo principal (blindar la revalorización de las pensiones de acuerdo al IPC, algo que en la práctica será difícil que puedan aprobar, y derogar el factor de sostenibilidad), existen algunos matices en materia de pensiones que distancian a Podemos y PSOE. 

El partido morado, por ejemplo, es partidario de que a la hora de calcular la pensión, los trabajadores puedan elegir qué años de toda su vida laboral se utilizan para hacer el cómputo, de forma que podrán elegir aquellos años en los que han tenido salarios más altos para que su pensión sea más elevada. El PSOE no se ha mostrado partidarios de hacer cambios en este sentido.

Ambos están de acuerdo en la necesidad de mejorar las pensiones mínimas y no contributivas.

6. Impuestos

Además de las diferencias ya comentadas en el Impuesto de Sociedades para entidades financieras y en el impuesto a la banca de los morados, Podemos propone un impuesto para grandes fortunas -no contemplado por el PSOE- y un plan diferente para el IRPF.

Por insistencia de Iglesias, Sánchez incluyó en su proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) una subida del IRPF para las rentas altas con dos nuevos tramos (a partir de 130.000 y a partir de 300.000). Al decaer sus cuentas, decidió eliminar esa propuesta de su programa para las elecciones del 10 de noviembre, mientras que Podemos sí la incluyó: un tipo del 47% para los que cobran más de 100.000 euros y del 55% para los que ganan más de 300.000 euros, lo que permitirá bajar el tramo inferior al 18%.

Si ya se pusieron de acuerdo en este punto cuando elaboraron los PGE, se puede asumir que ahora también alcanzarán un consenso. También tienen la misma visión en cuanto a la necesidad de bajar el IVA a ciertos servicios y productos (veterinario, libro electrónico, higiene femenina) y en cuanto a la creación de nuevos impuestos como la 'tasa Google' y la 'tasa Tobin'.

Podemos apuesta además por bajar el IVA a más cantidad de productos: un 4% para más alimentos y bebidas no alcohólicas y un 10% para todos los suministros básicos (calefacción, gas, electricidad), y por subirlo 4 puntos más a los artículo de lujo, hasta el 25%.

7. Autónomos

Existen también diferencias en cuanto a los trabajadores autónomos. El PSOE sólo propone crear un Consejo del Trabajo Autónomo, para tener en cuenta a este colectivo en el diseño de políticas públicas, y un Plan de Impulso del Trabajo Autónomo.

Podemos incluye muchas más medidas en su programa para este colectivo como: bajar la tarifa de Internet y de telefonía móvil para ahorrar costes a pymes y autónomos, exención de tener que pagar IVA por las facturas que aún no hayan cobrado, establecer cuotas para las autónomos para que sólo coticen por los rendimientos que obtengan, o prohibir a las empresas del Ibex 35 y a las Administraciones Públicas que paguen a autónomos con retrasos de más de 30 días.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba