Economía

Por qué los 'coronabonos' que impulsa Sánchez no son esenciales para paliar la crisis

"A nivel político el mensaje de solidaridad que hubiera enviado el lanzamiento de los 'coronabonos' hubiese sido muy potente, pero a nivel económico las medidas anunciadas por el BCE pueden ser suficientes", señalan expertos

Las medidas  anunciadas por el BCE pueden ser suficientes frente al coronavirus.
Las medidas anunciadas por el BCE pueden ser suficientes frente al coronavirus.

Junto a los líderes de otras ocho naciones europeas, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha emprendido una cruzada en favor de la puesta en marcha de los llamados coronabonos.Un mecanismo para la emisión de deuda conjunta entre todos los estados de la UE con el objetivo de mutualizar así las consecuencias derivadas de la crisis desatada por el Covid-19 y evitar que la prima de riesgo de los países del Sur se dispare.

Una medida que el jueves se topó con el 'no' rotundo de Alemania y Holanda en el Consejo Europeo, algo que ha puesto de manifiesto, una vez más, la lentitud y la descoordinación de una UE partida en dos. 

Sin embargo, según los expertos, los coronabonos que impulsa Sánchez pueden ser una medida perfectamente prescindible e innecesaria si el Banco Central Europeo (BCE) cumple con las medidas anunciadas por su presidenta, Cristine Lagarde: un plan de compra de bonos por valor de hasta 750.000 millones de euros y la eliminación de los actuales límites de la institución para comprar deuda soberana de los países miembros. 

"Si el BCE cumple con lo anunciado, y actúa sin tener en cuenta los límites para comprar deuda pública de los países más afectados por el coronavirus, puede ser suficiente para paliar la crisis aunque no se aprueben los coronabonus", afirma Juan Carlos Martínez Lázaro, economista del IE Business School. 

"Haremos lo que sea necesario"

Tras la crisis financiera de 2008, debido al alto endeudamiento de sus cuentas públicas, se disparó la prima de riesgo de España, Grecia, Portugal e Italia. Hasta que, cuatro años después, el entonces presidente del BCE Mario Draghi pronunció aquellas palabras que sonaron a receta mágica en los mercados y que pusieron bajo control la emisión de deuda de los países del Sur de la UE: "Haremos lo que sea necesario".

Tras una tímida respuesta inicial ante el coronavirus, el pasado 19 de marzo Lagarde repitió las palabras de su predecesor en el cargo y esta misma semana se dio a conocer la disposición del BCE a reactivar el programa de compras ilimitadas de deuda pública (OMT) diseñado por Draghi en 2012.

Un mecanismo que nunca se llegó a activar, pero que permitiría al BCE comprar de forma ilimitada bonos de los países más afectados por el Covid-19, eliminando así el principio marcado por la institución de no comprar más del 33% de la deuda de un Estado. 

"Quizás a nivel político el mensaje de solidaridad que hubiera enviado el lanzamiento de coronabonos hubiese sido muy potente, pero a nivel económico las medidas del BCE pueden ser suficientes", indica Martínez Lázaro. 

Sánchez insiste

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, insistió este sábado en la necesidad de poner en marcha los coronabonos y activar un Plan Marshall europeo. Sin embargo, la postura de Alemania, Holanda, Finlandia y otros países, hacen que la propuesta del jefe del Ejecutivo sea una quimera. 

"Holanda y Alemania están actuando bajo el guion previsto respecto a los coronabonos, sería iluso pensar que iban a mantener una postura distinta", señala Marínez Lázaro. 

"Los países del Norte, que no se ven tan amenazados por la crisis del Covid-19, piensan que cada palo debe aguantar su vela y que si los países del Sur están ante una situación así, reclamando coronabonus, es porque no han hecho sus deberes y no han saneado sus cuentas públicas a pesar de lo ocurrido en 2008", añade el economista. 

Europa, más vieja y más lenta 

Sea con coronabonos o sin ellos, la respuesta de la UE en la crisis del Covid-19 ha evidenciado una vez más la lentitud y la descoordinación del club comunitario. Tras la falta de acuerdo en el Consejo Europeo del jueves pasado, los líderes de la UE se dieron otras dos semanas de plazo para concretar las medidas contra una pandemia que ya deja miles de muertos y contagiados en toda la región. 

Una falta de unidad y rapidez en la actuación que también quedó evidenciada con el vídeo que la presidente de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, dirigió a los españoles el pasado miércoles. Más de 20 días después de desatarse la epidemia en nuestro país, grababa un mensaje en español para decir a los españoles que no estamos solos y añadir que va a enviar a nuestro país mascarillas y guantes sanitarios en un cargamento que llegará... dentro de dos semanas. 

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba