Economía

Wible, el carsharing de Repsol y KIA, negocia entrar en Barajas para competir con el taxi

El recién nombrado CEO de Wible, Carlos Blanco, explica que Aena sacará a concurso 130.000 plazas de aparcamiento a finales de año y la compañía está interesada en las del aeropuerto de Madrid

Parking de Wible.
Parking de Wible. Tere García

Wible, la compañía de carsharing de KIA y Repsol, quiere entrar en el aparcamiento del aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez, hasta ahora monopolio del taxi al ser el único que tiene su propia zona de estacionamiento. Aena tiene previsto sacar a concurso 130.000 plazas a final de año, a las que la empresa de coches compartidos pretende acceder. 

El recién nombrado CEO de Wible, Carlos Blanco, hasta ahora director de Marketing de Emov, reconoce en una entrevista con Vozpópuli que están "en conversaciones" con Aena por el que será el mayor paquete de aparcamientos de España, y la visión de la compañía pasa por "tener un aterrizaje en Barajas".

El directivo explica que "es un servicio que demandan los usuarios constantemente" pues "en la mayor parte de los aeropuertos de Europa se opera con vehículo compartido, salvo en Madrid". Suelen contar con zonas reservadas y debidamente identificadas para el carsharing, por las que las compañías pagan una tarifa mensual y otra variable en función de las entradas y salidas, y en las que el cliente pueda aparcar o recoger los vehículos con facilidad. 

Su homóloga Zity ya está presente en las terminales T1 y T4, pero fuentes del sector explican que no dispone de plazas propias identificadas al no haber optado a ninguna licitación. En este sentido, opera como un cliente particular: cuando uno de sus coches entra en el parking, comienza a pagar la tarifa por minuto estipulada. Por eso dispone de un equipo de operaciones en Barajas que se encarga de mover los vehículos y de validar los tickets. 

El CEO de la compañía asegura a este medio que el objetivo es seguir expandiendo el servicio por la Comunidad de Madrid para llegar a más personas

Según apuntas fuentes cercanas al proceso, se prevé que los pliegos del nuevo concurso, al que también podrían optar Zity y el resto de compañías de carsharing, estén definidos y se publiquen a finales de este año o principios del 2020. Además, las infraestructuras se repartirán en dos lotes y el plazo de explotación será, previsiblemente, de cinco años.

Blanco confiesa que ya han trasladado a Aena cuál es el modelo de negocio a seguir desde una perspectiva de servicio al cliente y rentabilidad, y "tiene sentido que cuenten con nosotros". Además, asegura que el coche de Wible "es el idóneo para estar en el aeropuerto gracias a su capacidad" y a los cerca de 600 kilómetros de autonomía que le proporciona su tecnología híbrida. 

Wible se lanza a las empresas

La compañía cuenta ya con más de 120.000 usuarios registrados en su plataforma y acaba de cumplir el hito del millón de viajes. Este rango de autonomía, uno de los elementos diferenciadores de su marca, hace posible el próximo proyecto de Wible, enfocado a ofrecer una solución corporativa para las empresas y que anunciarán en los próximos meses.

"Nuestro coches es el que más rango de autonomía tiene para hacer viajes a cualquier lado de la Comunidad de Madrid o ciudades limítrofes, como Toledo, Segovia o Ávila. Además tenemos un precio de segunda hora muy bueno y una tarifa de área que compite directamente con todas las alternativas de movilidad, incluido el vehículo de alquiler con conductor (VTC) o el taxi", señala Blanco. 

Su flota se mantiene en 500 Kia Niro Híbrido Enchufables. Aunque la 'zona Wible' ha aumentado en los últimos meses. El área de actuación de la compañía de carsharing, además de dar servicio a la almendra central, está operativa en gran parte del norte de Madrid, como Mirasierra, Las Tablas, Sanchinarro y La Moraleja y Alcobendas, así como en Pozuelo, Majadahonda y Villaverde.

El CEO de la compañía asegura a este medio que el objetivo es seguir expandiendo el servicio por la Comunidad de Madrid para llegar a más personas, y buscan zonas con tres componentes clave: residencial, de negocio y de ocio. "Ese mix hace que los coches estén activos durante todo el día, al haber más franjas de potencial demanda", explica.

Bases interurbanas

Además, la compañía cuenta con tres bases interurbanas situadas en Villaverde, Las Tablas y Pozuelo, en las que los usuarios pueden dejar su coche privado y coger un Wible para entrar en el centro de Madrid. Estas se suman a su "gran apuesta diferencial": los nueve parkings privados gratuitos en lugares donde los clientes tienen dificultades para aparcar el Wible cuando finalizan el trayecto.

Uno se sitúa en el centro comercial de Moraleja Green y los ocho restantes están distribuidos por el centro de la ciudad, con 56 plazas de aparcamiento gratuitas (Plaza de Castilla, Galileo, Bilbao, Avda. de Burgos, Padre Damián, Colón, General Diaz Porlier y Casino de la Reina). La última actualización de su aplicación permite identificar dónde están ubicados y cuántas plazas libres hay. "30.000 viajes del millón ya han finalizado en parkings", sentencia el CEO de Wible.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba