Motor / Prueba

Probamos la nueva generación de compactos de Opel, Seat y Volkswagen

Los nuevos León y Golf, junto a la puesta al día del Astra, suponen un impulso para uno de los segmentos con mayores ventas en el mercado español

Probamos la nueva generación de compactos de Opel, Seat y Volkswagen
Probamos la nueva generación de compactos de Opel, Seat y Volkswagen

Sigue siendo uno de los segmentos que más ventas generan en el mercado español, aunque muy eclipsado por la imparable ascensión de los modelos SUV. No en vano, el pasado ejercicio casi uno de cada cinco modelos vendidos en España fue un compacto, rozando las 250.000 unidades... y el modelo más vendido en nuestro mercado fue, y sigue siendo, el Seat León.

Por ello, las marcas siguen apostando por este segmento, y este mismo 2020 ha visto como se han renovado en profundidad varios de los más importantes modelos, como el propio León y el siempre referente Golf, o el Astra, un modelo que mantiene todavía la genética Opel pero que en próximas ediciones será desarrollado ya bajo la batuta del Grupo PSA.

Tres modelos que coinciden en una oferta mecánica en sus versiones de gasolina con 110 CV pero con una notable diferencia que puede condicionar, precios al margen, la decisión de compra de uno u otro. Y es que tanto Seat como Volkswagen ofrecen la posibilidad de disfrutar de sistemas mild hybrid en estos motores de gasolina con las ventajas que supone la etiqueta ECO de la DGT, algo que Opel no contempla en ninguna de sus mecánicas.

Opel Astra 1.2 Turbo 110

Digitalizado, pero mantiene botones físicos
Digitalizado, pero mantiene botones físicos

El compacto de no es un modelo que sobresale de manera especial en ninguna faceta en su conducción, un modelo muy satisfactorio en términos generales que resulta ante todo fácil y confortable en carretera. Es ligeramente más grande que León y Golf con sus 4,37 metros de longitud y 1,81 de anchura, y en esta versión 2020 estrena nuevas instrumentaciones y nuevos sistemas multimedia, además de otros cambios de menor relevancia, como un ligero rediseño de los botones del volante y un nuevo hueco de pequeño tamaño por debajo de los mandos del climatizador.

Hay dos opciones de cuadros de instrumentos, uno de  indicadores de aguja y pantalla central monocroma en la que se ven los datos del ordenador de viaje y una segunda que consta de una pantalla a color de ocho pulgadas, flanqueada a su izquierda por un indicador de aguja para el cuentarrevoluciones y, a su derecha, por otros dos indicadores de aguja, uno que indica la temperatura del líquido refrigerante y otro el nivel de carburante en el depósito. La pantalla central tiene cierto grado de personalización y, según como se configure, puede llegar a mostrar mucha información.

Por dentro aprovecha las dimensiones de su carrocería para mostrarse como uno de los más amplios, sobre todo en las plazas traseras, ligeramente mejor que el Golf y cerca del León. También el maletero disfruta de una buena capacidad y sus 370 litros están casi en la misma línea que los del Golf y el León que llegan a 380 litros.

Ya en marcha, este Astra con el pequeño motor 1.2 de 110 CV se distingue por su confortable rodar, tanto por el tarado de las suspensiones como por la respuesta del motor, con un refinamiento aceptable para tratarse de un tres cilindros y una buena entrega de potencia desde bajo régimen. Requiere superar las 2.000 vueltas para mover con agilidad al Astra y hacerle ganar velocidad con rapidez, manteniendo un buen empuje hasta pasadas las 5.000 rpm. Jugando con el cambio, de movimientos de palanca cortos y precisos, se disfruta a sus mandos entre curvas, con una dirección precisa y una gran estabilidad en apoyos, pero sin la agilidad y facilidad para cambiar de apoyos del compacto de Seat.

En consumos, se mueve en cifras muy ajustadas para el buen rendimiento dinámico que muestra, y sobre todo a ritmo sostenido entre 120 y 130 km/h de marcador es fácil mantener medias de unos 5,5 l/100 km. En un uso mixto ciudad y carretera a diario, no sube más allá de los 6 l/100 km.

FICHA TÉCNICA:

VERSIÓN 1.2 Turbo 110 GS Line; MOTOR Gasolina, 3 cilindros en línea; CILINDRADA 1.199 cm3; POTENCIA MÁXIMA 110 CV a 4.500 rpm; PAR MÁXIMO 195 Nm a 2.000 rpm; VELOCIDAD MÁXIMA 200 km/h;  ACELERACIÓN 0-100 KM/H 10,9 s; CONSUMO EN RECORRIDO PRUEBA 5,5 l/100 km; AUTONOMÍA 818 km; DIMENSIONES 4.370/ 1.809 / 1.485 mm; NEUMÁTICOS 225/45 R 17; PESO EN VACÍO 1.280 kg; MALETERO 370 l; PRECIO 20.300 €

Seat Leon 1.0 TSI 110

Interior completamente digitalizado
Interior completamente digitalizado

Es el líder de ventas en España, un modelo que goza de muy buena salud en el mercado nacional y que en esta nueva generación ha evolucionado de manera notable en aspectos como el confort de marcha, la tecnología asociada a las ayudas a la conducción y el equipamiento referente al infoentretenimiento. Un compacto muy completo que incluye también motores muy interesantes desde sus opciones más básicas, como este 1.0 de tres cilindros y 110 CV.

Con el nuevo chasis, el León ha ganado en confort y calidad de pisada sobre el asfalto, perdiendo algo de la agilidad y dinamismo de generaciones anteriores. La dirección sigue transmitiendo mucha confianza y grandes dosis de precisión al movernos entre curvas, pero no es especialmente rápida en sus reacciones. La suspensión está muy equilibrada, evitando balanceos excesivos en los apoyos y permitiendo mantener la trazada con precisión. En zonas rápidas se mueve con enorme eficacia y naturalidad a ritmos muy altos, mientras que en carreteras estrechas y reviradas no es tan ágil como el Astra.

Eso sí, de cara a desplazamientos largos, su confort de marcha es muy alto, aislando a los ocupantes con eficacia tanto de ruidos aerodinámicos como filtrando irregularidades del asfalto. Si quieres hacerlo algo más dinámico, merece la pena incorporar la opción Dynamic & Comfort (770 euros) que incluye suspensión variable (DCC) y el Seat Drive Profile, que permite variar la dureza de los amortiguadores, de la dirección o la respuesta del acelerador, con tres ajustes predefinidos (Comfort, Normal y Sport).

También opciones de motores más potentes, aunque este 1.0 de 110 CV sorprende por su buen rendimiento, dando la sensación a sus mandos de tener más caballos de los que anuncia. Responde con rapidez desde bajo régimen, estira con energía por encima de las 5.000 rpm y permite moverse con facilidad a ritmos altos sin tener que tirar de manera abusiva del cambio. Sus consumos son además muy ajustados, poco más de cinco litros en ciudad y una media que hemos comprobado en carretera a ritmos de viaje de entre 120 y 130 km/h de 5,7 l/100 km.

Además de cómodo para viajar por lo que a suspensiones y motor se refiere y agradable para una conducción urbana por la suavidad general que presenta, el interior acompaña a todo ello con unas plazas traseras amplias para dos adultos, con buen espacio para las piernas y altura al techo, pero algo más estrecho para un tercer ocupante que en el Astra por ejemplo. El maletero llega hasta 380 litros, ligeramente mejor que este último.

La instrumentación tiene dos indicadores de agujas  que, en opción o en acabados altos de gama, puede ser de pantalla digital que permite diferentes configuraciones, además de contar con una pantalla táctil en el centro del salpicadero de 8,25 pulgadas con dos ruletas y algunos botones táctiles para acceder a las distintas funciones que, opcionalmente, puede ser de 10 pulgadas y de manejo completamente táctil, sin botones físicos.

FICHA TÉCNICA:

VERSIÓN 1.0 TSI 110 Reference; MOTOR Gasolina, 3 cilindros en línea; CILINDRADA 999 cm3; POTENCIA MÁXIMA 110 CV a 5.500 rpm; PAR MÁXIMO 200 Nm a 1.500 rpm; VELOCIDAD MÁXIMA 197 km/h;  ACELERACIÓN 0-100 KM/H 10,9 s; CONSUMO EN RECORRIDO PRUEBA 5,5 l/100 km; AUTONOMÍA 725 km; DIMENSIONES 4.368 / 1.800 / 1.456 mm; NEUMÁTICOS 205/55 R 16; PESO EN VACÍO 1.279 kg; MALETERO 380 l; PRECIO 20.800 €

Volkswagen Golf 1.0 TSI 110

Interior cien por cien digital
Interior cien por cien digital

Aunque se trata de una nueva generación, la octava ya, este nuevo Golf está desarrollado sobre la plataforma del modelo anterior y por ello no muestra un cambio radical en su comportamiento sobre el asfalto. Sus mayores avances se encuentran en su interior, donde el diseño y la digitalización sí dejan ver al ponernos a sus mandos que se trata de un nuevo modelo. Y es que el interior es prácticamente nuevo en todos los sentidos,

La instrumentación es completamente digital en una pantalla de 10,25 pulgadas pero con dos variantes, una básica y otra más avanzada, esta última se diferencia por tener un procesador informático más potente, diferentes posibilidades de configuración y la posibilidad de mostrar el mapa del navegador a pantalla completa. El sistema multimedia se visualiza y se maneja en una pantalla de 8,25 pulgadas (opcionalmente de 10 pulgadas), que apenas tiene botones tradicionales sustituidos por superficies táctiles que hace que el conductor necesite un periodo de adaptación algo más largo para llegar a manejarla con fluidez.

Una vez hechos a este nuevo interior, en marcha sigue transmitiendo sensaciones similares a las del anterior Golf, con una dirección de tacto muy agradable y unas reacciones en curva marcadas por la confianza que transmite en sus reacciones, muy progresivas y que permiten apurar la entrada en curva y mantener la trazada a ritmo muy vivo sintiendo que todo está bajo control.

No es un compacto especialmente deportivo en su conducción, al menos en sus versiones digamos “normales” –los Golf GTI en sus tres diferentes variantes son ya otra cosa–, pero ofrece un excelente compromiso entre conducción dinámica y calidad y confort de rodadura, donde sobresale el Golf por encima del León o el Astra. Por dentro es amplio y confortable para cuatro adultos, pero un tercer ocupante detrás no disfruta de demasiado confort debido a una anchura un tanto justa. El maletero llega hasta los 380 litros, con formas muy regulares para aprovechar cada litro de volumen con eficacia.

Comparte el mismo motor que el León, y sus resultados son muy similares, con una relación entre prestaciones y consumo muy buena, muy agradable de conducir por la suavidad con la que funciona el motor y el cambio manual. En carretera a ritmos de 120-130 km/h de marcador apenas consume 5,6 l/100 km, cifra que no sube demasiado si aumentamos el ritmo. Sobrepasar los siete litros no es fácil y requiere una conducción ya tirando a deportiva. Un compacto sin duda muy completo en todos los aspectos, de calidad general algo por encima de León o Astra y precio claramente superior a ambos.

FICHA TÉCNICA:

VERSIÓN 1.0 TSI 110; MOTOR Gasolina, 3 cilindros en línea; CILINDRADA 999 cm3; POTENCIA MÁXIMA 110 CV a 5.500 rpm; PAR MÁXIMO 200 Nm a 2.000 rpm; VELOCIDAD MÁXIMA 202 km/h;  ACELERACIÓN 0-100 KM/H 10,9 s; CONSUMO EN RECORRIDO PRUEBA 5,5 l/100 km; AUTONOMÍA 725 km; DIMENSIONES 4.284 / 1.789 / 1.491 mm; NEUMÁTICOS 205/55 R 16; PESO EN VACÍO 1.264 kg; MALETERO 380 l; PRECIO 24.535 €

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba