Economía

La odisea de estar en ERTE y sin cobrar aún el suplemento por hijos: "Van seis meses y nadie me lo arregla"

El SEPE prometió que regularizaría de oficio la situación de cientos de miles de personas cuyo ERTE fue tramitado sin tener en cuenta si tenían hijos o no. Seis meses después, sigue sin poder hacerlo

Un hombre entra a una oficina de empleo de Madrid.
Un hombre entra a una oficina de empleo de Madrid. Europa Press

Abel Otero lleva en ERTE desde abril. A pesar de que tiene dos hijos, de cuatro y dos años de edad, y de que cumple todos los requisitos, sigue sin percibir el suplemento por hijos al que tiene derecho por estar afectado por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo. Como él, cientos de miles de personas se han visto obligadas a reclamar el pago con carácter retroactivo del suplemento, a pesar de que el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) se había comprometido a regularizarlos todos de oficio.

"Hasta en dos ocasiones envié a mi empresa los datos de los niños para que tramitasen el reconocimiento, pero al final he tenido que ir yo a la oficina de empleo de la Comunidad de Madrid para reclamar", afirma Otero. "Me deben por lo menos 1.800 euros y nadie me lo arregla. Yo me conformo sólo con que me lo acaben pagando, aunque sea tarde", añade este trabajador del sector turístico de 35 años de edad. 

En todos los casos, el SEPE tramitó los más de cinco millones de ERTE que llegaron a registrarse durante la pandemia como si ninguno de ellos tuviese hijos. El formulario de excel facilitado a las empresas para tramitar los expedientes de sus trabajadores no incluía ningún campo donde señalar el número de hijos que tenían sus empleados. 

El organismo, dependiente del Ministerio de Trabajo, afirmó entonces que regularizaría de oficio el reconocimiento de los hijos, al cual tienen derecho las personas que tengan una base reguladora diaria superior a 52,29 euros. Las personas en ERTE sin hijos tienen derecho a una prestación máxima de 1.098 euros brutos, mientras que los que tienen un hijo deben percibir 1.254 euros; cantidad que asciende a 1.411 euros para los trabajadores con dos o más hijos a cargo, como en el caso de Abel Otero.

"En un principio se tramitaron todos los ERTE sin tener en cuenta los hijos y se prometió que se arreglaría de oficio, lo que ocurre es que no podemos cruzar datos con Hacienda ni con la Seguridad Social, y resultó imposible regularizarlos", señala Pilar Seoane, directora de la oficina del SEPE en Boiro (La Coruña) y secretaria general de CCOO ante el Ministerio de Trabajo y Economía Social.

Obligados a reclamar

El SEPE sólo puede cruzar datos con las oficinas de empleo de las comunidades autónomas y la única forma de detectar de oficio si una persona en ERTE tiene hijos es comprobando sus datos como demandante de empleo.

"Lo que ocurre es que muchas personas llevan años sin ser demandantes de empleo y sus datos no están actualizados, aparecen sin hijos y por mucho que las empresas nos comuniquen que esa persona tiene hijos no tenemos forma de comprobarlo a menos que el afectado acuda a la oficina de empleo autonómica a actualizar sus datos e incluir a todos los miembros de su unidad familiar", señala una trabajadora del SEPE. 

Siete meses después, ya en octubre, el nuevo formulario que se ha puesto en marcha para prorrogar los ERTE de las 750.000 personas que siguen sin incorporarse a sus trabajos tampoco incluye un campo dirigido a preguntar cuántos hijos tienen los empleados en ERTE

Otro revés para los 7.000 empleados públicos del SEPE, que además de tener que tramitar en tiempo récord la prórroga de los ERTE siguen empantanados con la regularización de los cientos de miles de cobros indebidos que se han efectuado en los últimos meses a personas que se han reincorporado a sus trabajos pero han seguido cobrando los ERTE por errores burocráticos. 

"Tenemos un carajal monumental"

En algunas provincias, el SEPE ha habilitado también buzones de correo electrónico específicos para las reclamaciones por el reconocimiento de los hijos y para que los afectados envíen allí toda la documentación necesaria para regularizar sus pagos. El problema con esos buzones es que entran miles de incidencias de todo tipo, desde gente que no está de acuerdo con lo que ha cobrado hasta gente que pide el reconocimiento de los hijos, y revisar todas las reclamaciones no ha sido posible, según los trabajadores del Servicio de Empleo Público Estatal.

"Tenemos un carajal monumental y de dimensiones incalculables por los cobros indebidos y las prórrogas, y no nos damos abasto. Las oficinas de Madrid y Barcelona están colapsadas porque el volumen de trabajo se ha multiplicado por siete y, a pesar de que en el nuevo Real Decreto se cifra en 1.000 millones al mes el coste de prorrogar los ERTE, no se ha destinado ni un euro a reforzar la plantilla que los debe tramitar", señala Pilar Seoane. 

"El caso del reconocimiento de los hijos es mucho más sencillo de regularizar si el afectado hace la reclamación pertinente. Se acabarán pagando todos con carácter retroactivo, aunque alguno se pueda terminar de arreglar el año que viene", añade esta responsable de CCOO. 

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba