Economía

China contraataca con nuevos aranceles a EEUU y Wall Street se tiñe de rojo

El Dow Jones pierde un 2,37% después de que el Gobierno chino anunciase aranceles por valor de 75.000 millones de dólares a productos agrícolas, petroleros y automovilísticos de Estados Unidos, y de que Trump diese "orden" de salir del país asiático a todas sus empresas

Wall Street.
Wall Street. EFE

La nueva escalada en la guerra comercial entre Donald Trump y China ha teñido de rojo este viernes Wall Street. Los aranceles anunciados por el Gobierno asiático a productos estadounidenses, y las posteriores las declaraciones de Trump dando"órdenes"  a las empresas norteamericanas para que salgan de China, han hundido a los principales índices bursátiles de Nueva York.

El Dow Jones cae un -2,37% y el S&P 500 un -2,59%, en una nueva muestra de la volatilidad que viven los mercados y la economía mundial por el enfrentamiento comercial entre las dos grandes potencias. Las caídas se han replicado también en todas las grandes bolsas europeas y han hecho perder un -0,77% al Ibex 35.

El Gobierno de Pekín ha decidido hoy incrementar e imponer nuevos impuestos a la entrada de productos estadounidenses por valor de 75.000 millones de dólares. Las nuevas tarifas, que se situarán en un rango de entre el 5% y el 10% y entrarán en vigor entre el 1 de septiembre y el 15 de diciembre, parecen directamente dirigidos hacia los principales graneros de voto del presidente Trump: el sector agrícola, el petrolero y el automovilístico.

"El gigante asiático vuelve a golpear de lleno donde más le duele a Donald Trump, sus principales graneros de votos: las zonas rurales y las áreas industriales. En las últimas elecciones, el rechazo mayoritario de las zonas urbanas al por entonces candidato se vio netamente compensado por el apoyo recibido por las zonas con un mayor peso de los sectores primario y secundario", indica Aitor Méndez, analista de IG

En su conjunto, más de 5.000 productos estadounidenses se verán afectados por esta medida, entre los que destacan la imposición de un nuevo arancel del 5% para la soja y para el petróleo importado desde Estados Unidos a partir del próximo mes, así como la recuperación del impuesto extra del 25% para los automóviles que empezará aplicarse a mediados de diciembre.

"En víspera de un año electoral -los próximos comicios presidenciales en Estados Unidos se celebrarán en noviembre de 2020-, Pekín trata de que sus medidas afecten económicamente a los votantes de Trump, para que estos le retiren su apoyo", añade Méndez.

Trump redobla las pérdidas iniciales

La bolsa estadounidense abrió con pérdidas y con toda la atención puesta en la intervención pública que tenía previsto realizar hoy el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, quien ha asegurado que el banco central estadounidense estaba preparado para inyectar nuevos estímulos si el frenazo de la economía mundial amenaza a Estados Unidos. 

Sus palabras han frenado durante unos instantes la caída inicial de Wall Street. En su apertura el Dow Jones se dejaba un -0,50% y el S&P un -0,57%, pero los números rojos se han acentuado con fuerza después de que Trump haya asegurado que responderá este mismo viernes a la nueva batería de aranceles del Gobierno chino. El presidente de EEUU acusó al gigante asiático de haber robado a su país "cientos de miles de millones de dólares" mediante la apropiación indebida de propiedad intelectual y dijo que "ordena" a las empresas estadounidenses a evaluar una alternativa a producir en China.

Ante las continuas presiones de Trump, la Reserva Federal ya anunció en julio una rebaja de los tipos de interés en un cuarto de punto porcentual, hasta un rango objetivo de entre el 2% y el 2,25%, cumpliendo así las expectativas del mercado. La primera rebaja de tipos en Estados Unidos desde finales de 2008.

Moratoria estadounidense

El Gobierno estadounidense advirtió el pasado 1 de agosto de la imposición de nuevos aranceles del 10% sobre importaciones chinas valoradas en 300.000 millones de dólares a partir del 1 de septiembre, a pesar de que las negociaciones comerciales entre los dos países siguen todavía en pie.

Poco después, la Administración norteamericana anunció que retrasaba hasta el 15 de diciembre parte de la subida de aranceles que entrarían en vigor en septiembre, un alivio temporal con el que Washington pareció reflejar su preocupación sobre el impacto que la guerra comercial con el gigante asiático tiene en la economía nacional, que ha ido creciendo en los últimos meses.

El movimiento del Gobierno de Trump de aplazar los gravámenes también fue señalado como un acto de buena fe para aflojar la tensión con China antes del inicio de una nueva ronda de negociaciones bilaterales.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba