Economía

El nuevo CEO de DIA y su 'séquito alemán' abandonarán la compañía en dos años

Karl Heinz-Holland ha comunicado a los directivos de la cadena de supermercados que su mandato en la compañía no superará 2022. Una temporalidad que también cumplirán los nuevos ejecutivos que ha rescatado de su etapa de Lidl 

El consejero delegado de DIA, Kar-Heinz Holland
El consejero delegado de DIA, Kar-Heinz Holland DIA

Karl Heinz-Holland fue nombrado consejero delegado de DIA a finales de mayo, tras el éxito de la OPA de LetterOne. Un mandato que no superará los dos años. Según explican fuentes del sector, el nuevo CEO comunicó en su "breve" presentación a los directivos de la compañía que su mandato en la cadena no superará los dos años. 

El nuevo ejecutivo de la compañía reiteró a los principales jefes de división de la cadena de supermercados su puesto de CEO tenía fecha de caducidad. Y ese año será 2022. Un período que encaja con los planes que anunció el fondo de Mikhail Fridman, sociedad a la que representa Heinz-Holland. LetterOne anunció que DIA pasará dos años de sequía. En 2021 será el año en el que la cadena empiece a ganar dinero, unos 46 millones de euros, según las proyecciones de Duff & Phelps, autor del informe independiente encargado por el propio fondo. 

Un ejercicio que, según explican estas mismas fuentes, no contará con Karl Heinz-Holland al frente. Tampoco su 'séquito alemán'. El nuevo CEO de DIA ha recurrido a varios directivos con los que trabajó durante sus 20 años en Lidl. Este grupo de expertos en el sector también han aterrizado en la cadena de supermercados para hacer una tarea de relanzamiento durante los dos próximos años.  

El CEO aprovechó su discurso con los directivos en inglés, ya que a diferencia del presidente Stephan DuCharme no maneja el castellano, para detallar que su plan no era convertir a DIA en una compañía a imagen y semejanza de Lidl. El plan de la nueva dirección se fundamenta en la renovación de tiendas e impulsar de nuevo la marca de esta reconocida compañía. 

Una información a la que DIA prefiere, de manera oficial, no realizar ninguna valoración al tratarse de "conversaciones privadas". Desde el mercado insisten en que, en este momento, la compañía se encuentra en una revisión completa de todos sus negocios. La inyección de capital de cerca de 800 millones, que realizó tras el pacto con la banca, pretende revitalizar su negocio en España, Portugal, Argentina y Brasil.

Una fuerte inversión

Los propios acreedores de DIA se sorprenden de los planes de futuro del proyecto que lideran DuCharme y Heinz-Holland. Según detallan fuentes financieras, la intención de LetterOne en DIA es inyectar dinero para que la cadena de supermercados pueda "sacar músculo lo antes posible" y no existe ninguna intención de apretarse el cinturón, un punto que no hace mucha gracia entre los dueños de la deuda. 

Uno de sus principales objetivos es Brasil. El proyecto del nuevo accionista mayoritario de la cadena de supermercados incluye la apertura de 300 tiendas en Brasil y la reforma de 500 establecimientos.  La cifra de aperturas en este mercado supondría un incremento del 25% su red de tiendas. La cadena de supemercados contaba a cierre de 2018 con 1.172 establecimientos, de las cuales un 58,5% están franquiciadas.

Este plan en Brasil se incluye dentro de la estrategia a cuatro años de la compañía. Según detallaba el accionista mayoritario, la inversión de capital de la compañía en 2019 estará limitada a entre 150 y 175 millones. Los próximos tres años este gasto se elevará hasta un máximo de 350 millones anuales. Un inversión que ayudará a Karl Heinz-Holland a dejar a DIA listo para el relevo. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba