Petróleo

¿Sigue siendo la caída del petróleo una buena noticia para España?

España importa cada mes unos 34 millones de barriles de petróleo, por lo que siempre le ha beneficiado una caída de los precios

Imagen de archivo
Imagen de archivo Europa Press

Como país dependiente del petróleo e importador neto, España se ha beneficiado tradicionalmente de cualquier bajada en el precio del crudo y, por el contrario, ha sufrido con las subidas. El hundimiento de la economía que ha provocado el coronavirus unido a la inestabilidad entre los países productores ha provocado una caída en el precio del petróleo hasta niveles que no se veían desde enero de 2016. 

El barril de Brent, el petróleo del Mar del Norte, de referencia en Europa, ha caído un 56,8% en un año, pasando de los 69,31 dólares a los que cotizaba en abril de 2019 a los 29,94$, según su cotización de este viernes en el mercado de futuros de Londres; mientras que el barril de crudo de Texas (WTI) ha caído un 59,2%. Las fuertes caídas registradas se deben tanto a la contracción económica que ha provocado el coronavirus, como a la guerra de precios que mantienen Rusia y Arabia Saudí. 

Los expertos estiman que la Covid-19 reducirá la demanda de petróleo en 20 millones de barriles al día durante el segundo trimestre, lo que ha provocado el hundimiento de los precios. Para intentar solucionarlo, Arabia Saudí y Rusia trabajan en un acuerdo para rebajar ambas la producción, algo que podría cerrarse la próxima semana dado que la reunión de la OPEP que estaba prevista para junio se ha adelantado al próximo lunes. 

Se prevé que ambas acuerden recortar la producción entre 10 y 15 millones de barriles diarios, lo que serviría para intentar estabilizar los precios. La ley de la oferta y la demanda.

Evolución de los futuros sobre el precio del barril de Brent en el último año
Evolución de los futuros sobre el precio del barril de Brent en el último año

Impacto en el PIB 

Según los cálculos del Gobierno, reflejados en su último Programa de Estabilidad que se elaboró cuando el petróleo rondaba los 60 dólares por barril, una subida de 10 dólares (unos 8,9 euros) por barril redundaría al final del año en una caída del Producto Interior Bruto (PIB) equivalente a una décima, debido al aumento del gasto en importar este combustible. 

Se puede deducir de lo anterior que una bajada equivalente en el precio podría aportar una décima adicional de crecimiento (en este caso, la caída acumulada de entre 20 y 30 dólares, podría conllevar un incremento de tres décimas de PIB). Sin embargo, los expertos no se muestran tan optimistas sobre este efecto. 

"El menor precio del petróleo reduce costes y permite a nuestras empresas ser más competitivas frente a otros países que no son tan dependientes del petróleo. En las condiciones actuales, con los mercados mundiales colapsados (¿a quién exportas?), no lo veo tan claro. No se produce. Esta caída del petróleo es sobre todo porque la demanda mundial de petróleo se ha caído, no es una buena señal", advierten fuentes gubernamentales a Vozpópuli.

Para entender la diferencia actual basta este ejemplo, dicen, "es un poco como meterle gasolina a un coche que tienes parado. Por muy barata que sea, el coche no va a hacer más kilómetros (puedes llenar el depósito para cuando puedas volver a encender el motor, pero poco más)". 

La incertidumbre sobre el precio

En líneas generales y sobre el papel la caída del precio del petróleo beneficia a la economía española, porque la demanda de petróleo es muy rígida (no responde apenas a variaciones de precio). "Es probable que ayude a mejorar el saldo de la cuenta corriente, más aún con la demanda agregada tan deprimida cómo va a estar. Incluso podría tener efectos positivos sobre la inversión y el empleo, el problema es la incertidumbre", apunta otro economista, en alusión a la poca certeza que hay sobre cómo evolucionará el precio del crudo a futuro. 

La volatilidad de esta materia prima está siendo muy alta y podría darse el caso, incluso, de que las medidas de recorte de la producción que alcancen los países productores provoquen fuertes subidas de precio que se mantengan cuando se recupere la actividad, lo que perjudicaría a la economía española. 

Si por contra se mantuvieran los precios en los niveles actuales, sí sería un alivio para la economía del país.

"Cuanto más tiempo permanezcamos en los niveles de precio actuales, más oferta se retirará del mercado. Esto prepara al mercado para un periodo de ajuste y para precios mucho más altos, cuando finalmente se restablezca la demanda y el stock. Para conseguir esta estabilidad, necesitamos que el coronavirus se disipe, que la actividad industrial comience de nuevo y que la industria reduzca su stock. A muy corto plazo es difícil que esto ocurra, pero si miramos más allá, el riesgo de repunte de los precios del petróleo es significativo", advierte Mark Lacey, responsable de materias primas de la gestora británica Schroders.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba