ECONOMÍA

BBVA avisa de que la subida del Salario Mínimo restará hasta 3.600 millones al PIB en 2019

Calculan que se crearán entre 75.000 y 195.000 empleos menos en los próximos dos años por la subida del SMI si no se aplican medidas adicionales para fomentar la productividad. La diferencia dependerá de si las empresas absorben el coste extra que supone la subida

Equipo del servicio de estudios de BBVA
Equipo del servicio de estudios de BBVA Marta Jara

El servicio de estudios de BBVA ha alertado de que la subida "sin precedentes" del 22,3% en el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) restará hasta 3 décimas al crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) en 2019, es decir unos 3.600 millones de euros, y que esta reducción llegará a ser de 1,2 puntos (14.400 millones) en los próximos diez años.

La entidad estima que el PIB crecerá en España un 2,4% en 2019, aunque si no se implementan políticas adicionales que fomenten la productividad y compensen el impacto de la subida del SMI, el crecimiento podría bajar hasta el 2,1%-2,3%. 

Esta diferencia de dos décimas dependerá de si las empresas absorben el coste adicional de elevar el SMI a 900 euros al mes o si trasladan ese gasto adicional a los precios, y la entidad cree que lo más probable es que lo absorban y el retroceso sólo sea de una décima.  

La subida del SMI impactará también al empleo, ya que estiman que se crearán en España "entre 75.000 y 195.000 empleos menos en el bienio 2019-2020 que en ausencia de la subida del SMI". Solo en 2019 podrían crearse 20.000 empleos menos si las empresas absorben todo el incremento y de 75.000 si no absorben nada.

Su escenario base contempla que el empleo suba un 2,1% en 2019, lo que situaría la tasa de paro en el 13,8% a cierre de este año y en el 12,6% en 2020.

Esta menor creación de empleos afectará "a los trabajadores más vulnerables: las mujeres, los jóvenes, los extranjeros, los menos cualificados, los contratados a tiempo parcial, los temporales y quienes trabajan en empresas de menor tamaño y poco competitivas".

A diez años vista, BBVA Research calcula que el empleo podría ser un 0,9% inferior a lo previsto (160.000 puestos menos) si las empresas absorben el aumento salarial o un 1,6% inferior (es decir 319.000 empleos) si lo trasladan a precios. En este sentido, no creen que las empresas vayan a trasladarlo, ya que ya han apreciado "una compresión de los márgenes empresariales".

La subida del SMI es bienvenida, pero sólo si se fomenta previamente un aumento de la productividad

Rafael Doménech, responsable de Análisis Macroeconómico de BBVA Research, ha señalado que este retroceso se producirá a menos que mejore la productividad y, a este respecto, ha advertido de que "la productividad está estancada o incluso creciendo a tasas negativas".

"La conclusión es que los aumentos salariales y en particular los del SMI son siempre bienvenidos, pero bajo una premisa previa que es que aumente la productividad, porque sino terminan teniendo impacto negativo", ha destacado.

Con respecto al dato negativo de empleo que se ha conocido en enero, han señalado que "con cierta cautela apunta que algo (de impacto) se puede estar viendo, porque los datos de afiliación han sido peores de lo que esperábamos, sobre todo en servicios del sector privado".

Además han señalado que en algunas comunidades como Extremadura o Canarias, donde hay más empleos ligados al SMI, han tenido un comportamiento peor, aunque han reconocido que "pero puede tratarse de un error de previsión". 

El déficit será del 2% con Presupuestos y del 2,3% sin ellos

El servicio de estudios de BBVA ha señalado que el déficit público, que terminará 2018 en el umbral del 2,7% del PIB, podría haber sido del 2,1% si no se hubieran aprobado medidas expansivas como la subida salarial de los funcionarios, el alza del 1,6% en las pensiones -y del 3% en las mínimas y las no contributivas- y la subida del Salario Mínimo. 

Para 2019, estiman que el déficit será del 2,3% del PIB, un punto más del objetivo del 1,3% al que se ha comprometido el Gobierno, salvo que Pedro Sánchez consiga sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado (PGE), en cuyo casoel déficit se situará en el 2% del PIB, lo que supone una desviación de 24.000 millones (8.400 millones más de lo previsto).

En su opinión, el objetivo del 1,3% es "muy ambicioso", ya que depende de nuevas figuras impositivas (como la 'tasa Tobin' y la 'tasa Google') y podría verse comprometido también en el lado del gasto por las elecciones municipales y autonómicas y por el rescate de algunas autopistas. 

"Los retos se centran en mejorar la eficiencia del gasto público, garantizar la sostenibilidad de las cuentas públicas y abordar una reforma integral de la financiación territorial. A este respecto, preocupa la fragmentación parlamentaria y, sobre todo, la falta de consenso sobre las medidas necesarias para abordar los desequilibrios y limitaciones que todavía muestra la economía española", señalan.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba