Economía

Los bancos rechazan la quita de 600M a Eroski y le condenan a la venta de Caprabo

Las entidades sólo aceptarían la propuesta de la compañía si se convierte en una Sociedad Anónima (SA), su régimen actual es de cooperativa, y permiten a los bancos tomar el control

Un Eroski en San Sebastián
Un Eroski en San Sebastián EFE

Eroski pelea por reconducir su situación. La cadena vasca tiene abierto un proceso de negociación con sus acreedores, con Santander, BBVA y Caixabank al frente, para refinanciar un préstamo de 1.600 millones de euros que vence en junio de 2019.

Unas conversaciones que están muy lejos de alcanzar un acuerdo. Los bancos piden a la compañía que venda sus principales activos. Y Eroski se niega. La cadena vasca solicita, a cambio de alcanzar este extremo, la quita de 600 millones de esta deuda. Un propuesta que rechazan los acreedores, ya que sólo estarían dispuestos a perdonar 100 millones de este compromiso.

Aunque existe otra alternativa para la oferta de Eroski. Según confirman fuentes financieras, los bancos sólo aceptarían la propuesta de la compañía si se convierte en una Sociedad Anónima (SA), su régimen actual es de cooperativa, y permitir a las entidades financieras tomar el control del gigante vasco.

Los bancos consideran que no es negociable que Eroski venda Caprabo. Una alternativa que adelantaba El Confidencial y que confirman fuentes cercanas a la negociación. Además está encima de la mesa de negociación, la posible venta de Vegalsa, su filial gallega, sus activos en Islas Baleares, una comunidad donde cuenta con el dominio del mercado, o Viajes Eroski.

Los bancos estarían dispuestos a perdonar a Eroski 100 millones de esta deuda si cumple con sus exigencias

“Estas alternativas están provocando un debate entre los propios acreedores. Pero el Banco Santander, que más insiste en el consenso para que Eroski ponga en marcha estas ventas”, afirman desde la negociación. El banco que preside Ana Botín es el que más riesgo tiene en Eroski, con más de 550 millones de euros. El préstamo de BBVA y Caixabank rondaría los 400 millones de euros y, por último, Bankia y Banco Sabadell cerca de 150 millones de euros.

Estas mismas fuentes aseguran que el objetivo de los bancos es que recauden cerca de 1.000 millones de euros con estas ventas en los próximos cinco años. Las estimaciones que se realizan desde el mercado es que el valor actual de Caprabo rondaría los 500 millones de euros, frente a los 1.300 millones que le costó la cadena catalana a Eroski en 2007. “Una minusvalía que golpearía a sus cuentas”, recuerdan estas mismas fuentes.

La alternativa de vender tiendas o plataformas logísticas no resulta suficiente para cumplir con este objetivo

Por lo tanto, la cadena que preside Agustín Markaide se plantearía más de una venta para cumplir con los objetivos de la banca. La alternativa de vender tiendas o plataformas logísticas no resulta suficiente para cumplir con este objetivo. “Además, hay que tener en cuenta que los fondos o inversores interesados tienen dudas de realizar operaciones de sell and lease back (vender para alquilar) de los centros, ya que con esta situación tan inestable es arriesgado firmar acuerdos de más de 10 años”, explican fuentes cercanas a la compañía.

El proceso de negociación entre Eroski y los bancos, con KPMG como asesor, está lejos del acuerdo. Y cada vez queda menos tiempo, ya que el préstamo de 1.600 millones concluye este próximo verano. Desde la negociación apuntan que la característica de Eroski de cooperativa, su propiedad es de los trabajadores, complica cualquier ajuste severo para poder cumplir con los compromisos financieros.

Vender sus joyas

Eroski prefiere guardar prudencia mientras dure la negociación. No obstante, según señalan fuentes cercanas a la compañía, se muestra positivo con la posibilidad de llegar a un acuerdo con las entidades financieras. Aunque no aclara si este proceso puede implicar la venta de alguna de las joyas de su corona.

Un escenario que vigilan sus cerca de 33.000 trabajadores, 10.000 de ellos socios de la compañía, y que también afectaría a los cerca de 5.500 millones de euros anuales que factura la compañía. Como puede ser el caso de Caprabo. Desde 2007, la cadena catalana es una filial del grupo y aporta 320 supermercados de los 1.279 con los que cuenta Eroski. Unas tiendas que están ubicadas en el tejido urbano de las zonas estratégicas de Cataluña y en Navarra.

“Es una cadena que, históricamente, está muy vinculada al consumidor catalán”, apunta Florencio García, director del sector de retail de Kantar Worldpanel. No obstante, este consumidor le ha sido infiel. “Las enseñas catalanas regionales han evolucionado muy bien y Caprabo busca ahora volver a recuperar este terreno perdido”, añade.

Supermercado Caprabo
Supermercado Caprabo europa press

La compañía ha sufrido también por “su apuesta por los hipermercados”, como asegura Jacinto Llorca, autor del libro 'El Código del Retail. “Junto a ello, Eroski ha tenido una difícil vinculación de marca en ciudades como Madrid”, recuerda. Aunque, si logra no salir muy dañado de esta negociación, “la cadena puede volver en 2019 a ganar cuota de mercado”, considera Florencio García.

Una posibilidad donde deberían tener un papel clave su negocio en Islas Baleares, Galicia y País Vasco. “En estas dos últimas comunidades, Eroski ha logrado una gran fidelidad entre los consumidores. Por su parte, Baleares es una región muy atractiva por hogares y turismo, aunque la dependencia de la temporada estival lo hace inestable”, indica el experto de Kantar.

Sin duda, la zona norte y este archipiélago son los dos puntos estratégicos de la compañía vasca. Por ello, son los negocios donde los bancos ven mayor posibilidad de hacer caja. Pero Eroski no soltará fácilmente. Y, con este escenario, la negociación irá tomando cada vez más temperatura.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba