Caso Popular La dos comidas del consejo de Popular en las que se fraguó la salida de Ron

La primera tuvo lugar el 25 de octubre de 2016 en un restaurante de Madrid. La segunda, el 23 de noviembre, en la sala noble de la antigua sede del banco

El expresidente de Banco Popular, Ángel Ron.
El expresidente de Banco Popular, Ángel Ron. EFE

Los consejeros más críticos con la presidencia de Ángel Ron en Banco Popular tuvieron dos reuniones extraoficiales antes de que ni siquiera Emilio Saracho entrara en las quinielas para sustituirle, según ha podido saber Vozpópulipor fuentes conocedoras de ambos encuentros. Los dos encuentros se realizaron a mediodía, durante el almuerzo, y en un periodo de no más de un mes de diferencia.

La primera tuvo lugar el 25 de octubre de 2016 en un restaurante de Madrid. En ella sólo estuvieron presente siete consejeros del banco: José María Arias, Françoise Martin, Vicente Tardío, Jaime Ruiz, Reyes Calderón, Helena Reboredo y José Ramón Estévez. Estaban todos los consejeros dominicales presente, a excepción de Sindicatura de accionistas, que contaba con un 8,6% del banco. El resto de comensales contaban con algo más de un 10% del total de títulos de Popular. 

Casi todos tenían motivos profesionales por los que pedir el cese de Ron. Los bajistas estaban al 6%, un nivel nunca antes visto, la acción se situaba por debajo del precio anterior a la ampliación de capital y todas las voces del mercado indicaban que Popular no iba bien. Fue la primera vez que el representante de la aseguradora Allianz, Vicente Tardía, se manifestaba expresamente en contra del presidente.

Martín, de Credit Mutuel tenía Targo Bank; Arias, el Pastor y Jaime Ruiz, el banco mexicano. Helena Reboredo, que contaba con 9 millones de títulos, más acciones del banco que el propio Ángel Ron, se diluyó mucho tras la ampliación de capital. Todos tenían sus propios intereses. La acciones habían perdido toda la ampliación en sólo tres meses. 

Tras dicho encuentro, se llegó al acuerdo de trasladar esta decisión al propio presidente. Para él fue una sorpresa encontrarse en su despacho al 60% de la representación accionarial del consejo de administración de Popular aquel día. No obstante, las mismas fuentes señalan que la reunión decisiva fue la que tuvo lugar el 23 de noviembre después del consejo. 

Ángel Ron citó de manera extraoficial a todo el equipo para marcar la hoja de ruta. Lo importante era salvar el banco

Ese día, con todo el 'board' a la mesa en la sala noble del Edificio Beatriz, antigua sede de Banco Popular, Ángel Ron citó de manera extraoficial a todo el equipo para marcar la hoja de ruta. Lo importante era salvar el banco. Además, de esta forma se evitaba tener que lanzar un hecho relevante. Porque de haberse tratado este tema en el consejo, se tendría que haber comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). 

Inversores mexicanos

El expresidente del banco aseguró que el entonces consejero y accionistaAntonio del Valle y la propia Calderón habrían realizado maniobras para cambiar al presidente con la única intención de vender el banco.

Esta trama, que no se juzga en ninguna de las piezas, está tomando una importante relevancia en los interrogatorios del magistrado, que también ha preguntado por este motivo a otros exdirectivos investigados. En concreto, ha mostrado especial interés en el período comprendido entre septiembre y diciembre de 2016, cuando tuvieron lugar las llamadas y negociaciones para el nombramiento de Saracho al frente de la entidad.

Por su parte, Emilio Saracho explicó en sede judicial que había sido contactado en noviembre de 2016 por Spencer Stuart y posteriormente por Reyes Calderón. El último presidente de Popular dijo que se había negado en varias ocasiones a aceptar la oferta y que llegó a admitir que era un banquero de inversión y que consideraba más pertinente para el cargo a un banquero comercial. Asimismo, aseguró que antes de aceptar el puesto pidió reunirse con Ángel Ron y con el vicepresidente Roberto Higuera para conocer la situación. 

La "novela" de Ron 

La expresidenta de la comisión de nombramientos del Banco Popular tildó  "novela" la versión de Ron sobre la venta del banco. Reyes Calderón, que declaró durante más de tres horas en la Audiencia Nacional este martes, aseguró que no existía ningún plan para vender el banco a precio de derribo y que el nombramiento de un nuevo presidente sólo atendía a las exigencias de los inversores, según fuentes judiciales presentes en la declaración consultadas por Vozpópuli.

La consejera recalcó que tras la ampliación de capital, el banco realizó un 'road show' que obligó a la entidad a buscar a un sucesor para Ron, ya que era el sentimiento general de los accionistas, que estaban descontentos con la gestión realizada. Calderón ha recalcado en repetidas ocasiones que por su puesto, sólo se encargaba de la gobernanza de la entidad, por lo que no ha entrado a valorar la gestión de Ángel Ron ni de Emilio Saracho.

La Fiscalía anticorrupción le investiga por presuntos delitos societarios, de administración desleal, contra el mercado, falsedad documental y apropiación indebida en el contexto de la gestión del Banco Popular en los ejercicios previos y posteriores a la ampliación de capital de 2016. Según consta en su escrito de ordenación de querellas, la entidad habría proporcionado a sus potenciales inversores "folletos de inversión e información de sus estados contables y financieros que no reflejaban la verdadera situación económica de la entidad". Será este jueves cuando el fiscal inicie su interrogatorio.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba