Banco Popular

¿A quién le cuadra la fusión con Popular? A Santander por cuota y a Bankia por márgenes

La fusión con Banco Popular le daría a Santander una cuota de mercado clave en dos regiones donde se ha quedado atrás en la crisis: Cataluña y Galicia. A Bankia le mejoraría unos márgenes lastrados por las hipotecas precrisis. Aunque el mercado coincide en que a quién más le cuadra es a BBVA.

Llega la hora de la verdad en la venta de Banco Popular. La entidad presidida por Emilio Saracho recibió la semana pasada al menos dos ofertas no vinculantes, de Santander y Bankia, que ya analizan las tripas del Popular antes de decidir si ponen oferta en firme a comienzos de junio. Y todo a la espera de que se reenganche finalmente BBVA, hasta la semana pasada favorito en todas las quinielas.

Las motivaciones de cada uno de los candidatos son distintas, según explican banqueros, asesores y gestores. Para Santander, sería una operación que le devolviera el liderazgo en España y le permitiera dar un salto sobre todo en regiones en las que había perdido terreno como Galicia y Cataluña. Para Bankia, se trata de una oportunidad de volver a ser un banco nacional, mejorar sus márgenes y pasar de presa a cazador en el mapa de las fusiones. Y a BBVA es con la que más expertos coinciden en señalar como candidato al que más cuadraría por sinergias y encaje de negocio, pero el presidente de la entidad, Francisco González, "huye cuando una operación adquiere tintes políticos", señala un banquero de primera fila.

Como explica el mismo financiero, todo esto tiene que ver con el sentido industrial/estratégico de la operación, la que se traduciría en mejoras en las primeras líneas de la cuenta de resultados, hasta el margen neto (total ingresos menos gastos de administración). Pero la realidad es que en lo que están centrando los análisis los banqueros y sus asesores es en la siguiente línea: las provisiones. "Al mercado le entrarán dudas respecto a la entidad que se quede Popular, porque es difícil valorar lo que te entra en el balance, y eso genera incertidumbres", señala Gonzalo Lardiés, gestor de A&G.

Agujero inmobiliario

Las primeras estimaciones de los compradores situaban entre 6.000 y 8.000 millones el agujero inmobiliario de Popular, tal y como adelantó este medio. Aunque hay papeles de trabajo en los que estas cifras incluso se quedarían cortas, ya que hay 40.000 inmuebles por tasar y muchos créditos que hay que valorar según la nueva normativa europea, IFRS 9. "Es un riesgo no asegurable, con el que se la juega quien se quede Popular", define un banquero.

Más allá del agujero, la lógica industrial indica que a Banco Santander esta operación le aportaría cuota en regiones clave: Cataluña y Galicia, donde se había quedado por detrás de su deseo al no adjudicarse ninguna de las últimas subastas de nacionalizadas: Unnim, Catalunya Banc y NCG Banco. Con Popular, Santander se quedaría muy cerca de Abanca en Galicia y se situaría al nivel de Banco Sabadell en Cataluña, por detrás de CaixaBank y BBVA.

Con Popular, Santander se quedaría cerca del nivel de cuota de Abanca en Galicia y en el mismo escalón que Sabadell en Cataluña

Pero hay dudas en el mercado de que Ana Botín vaya a poner realmente toda la carne en el asador en esta operación. "Puede perder más que ganar", señala un banquero cercano al grupo. "Creemos que Santander requiere más sinergias para hacer una operación rentable", exponen desde la firma Autonomous. "No tiene exceso de capital, esperamos una oferta baja", añaden desde Alantra.

El caso de Bankia es distinto. En el sector se considera que las sinergias de ahorros de costes serían menores que las de BBVA y Santander. Pero ven más sinergias de alcance (economías de escala y mayor potencial de negocio), al volver a regiones donde tuvo que salir por imposición de Bruselas. Además, la clave está en que Bankia mejoraría mucho su margen con la fusión con Popular, cuyo margen de clientes es el segundo mejor de España por detrás de Sabadell, gracias al negocio de pymes.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri Juan Herrero

En el sector financiero se ve a José Ignacio Goirigolzarri convencido y capaz de hacer esta operación, y las únicas dudas son regulatorias (que la apruebe Bruselas) y operativas: que pueda materializar dos fusiones a la vez (BMN y Popular). "La duda con Bankia es porque entraría en su balance un importe bastante grande de activos respecto al tamaño actual, sería una jugada arriesgada", señala Lardiés.

Otra gran duda del mercado es BBVA, a la que se ve como un candidato claro por las sinergias (casi 4.000 millones), la mejora del margen y la posibilidad de reducir su dependencia de México, Latinoamérica y Turquía. La entidad presidida por González ya estuvo a punto de llegar a un acuerdo con Ángel Ron. Pero ahora ha declinado la posibilidad. El tiempo dirá si era un mus negro.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba