Caja Madrid

Caja Madrid redujo su morosidad en 1.100 millones a costa de la flexibilidad del BdE

Un cambio de interpretación que hizo el Banco de España en junio de 2009, para que no aceleraran los desahucios, abrió la puerta a que algunas entidades trataran irregularmente de ocultar su morosidad. Como Caja Madrid, que aprovechó para sacar de dudosos 1.100 millones en hipotecas de alto riesgo.

Antigua oficina de Caja Madrid.
Antigua oficina de Caja Madrid.

Hecha la ley, hecha la trampa. Las cajas con problemas intentaron aprovecharse de una flexibilización del Banco de España para tapar su morosidad. Fue el caso de Caja Madrid en 2009 y 2010, que en plena crisis de confianza hacia las cajas recurrieron a la ingeniería financiera para salir adelante, tal y como se desprende de correos de los inspectores a los que ha tenido acceso Vozpópuli.

Esta entidad, que estos dos años vivió el relevo de Miguel Blesa a Rodrigo Rato, intentó clasificar como normales hipotecas de alto riesgo procedentes de APIs (Agentes de la Propiedad Inmobiliaria) e inmigrantes. Caja Madrid quiso así aprovechar que el Banco de España había abierto la puerta a mediados de 2009 a que se flexibilizara la contabilidad de las hipotecas refinanciadas, en un momento en el que el repunte de la morosidad podía acelerar los desahucios y poner en graves problemas al sistema.

Pero no hubo barra libre. Así, había requisitos para esta flexibilización. El principal, que fueran hipotecas de primera vivienda en la que estuviera residiendo en ese momento el titular; que los impagos no fueran de más de seis meses; con un plazo de aplazamiento máximo de 18 meses; y siempre que se pagaran intereses. Además, no era gratis: exigía cierta provisión, de entre el 5% y el 10% en los mejores casos. Sin embargo, algunas entidades intentaron saltarse estos requisitos.

Limpieza artificial

“Las refinanciaciones de hipotecas minoristas, cartera que supone un 9% de la cartera hipotecaria minorista de la entidad y que tiene un perfil de riesgo muy elevado, sólo están cubiertas con un 1,3% de fondos de insolvencia. Además, gracias a estas adecuaciones Caja Madrid ha sacado más de 1.100 millones de euros de dudoso”, exponía, José Antonio Casaus, responsable de la inspección de la caja, a su superior, Pedro Comín, en un correo del 1 de octubre de 2010. Casaus es conocido por otros correos sobre Bankia destapados hace algunos meses.

En un documento de trabajo anterior, los inspectores que seguían Caja Madrid expresaban lo siguiente: “No compartimos la tendencia de mejoría de morosidad y del perfil de riesgo trasladada al mercado, que se debe a: agresiva reestructuración de hipotecas (5.175 millones) y mayorista (5.700 millones) que impide y aplaza entradas en mora y reduce saldo dudoso”. Añadía posteriormente que “parte de las refinanciaciones minoristas no cumplen anexo IX y criterios”.

Nuestras previsiones indican un incremento de la morosidad en 2010 y 2011, al contrasrio de lo que transmite Caja Madrid al mercado"

Inspectores del bde

Los inspectores del Banco de España también estaban alerta porque Caja Madrid ni siquiera tenía una política clara de comunicación y gestión de las refinanciaciones aprobada por el consejo de administración.

La entidad también refinanciaba intereses (algo prohibido) y quiso sacar de la categoría de subestándar (créditos con deterioro) otros 1.400 millones, de los que el Banco de España dudaba mucho sobre la calidad: “Sacan a colación la cartera clasificada en subestándar desde diciembre de 2007 (quedan unos 2.000 millones), de los cuales señalan que unos 1.400 millones no han tenido nunca impagos. Se les indica que parte de estas añadas y colectivos (añada 2004 a 2006, API y extranjero) han sido refinanciadas”.

Responsabilidades

Otra irregularidad que llevaba a cabo la caja era dar préstamos a clientes con hipotecas refinanciadas, algo a lo que quiso poner coto el Banco de España. “Los responsables de Caja Madrid intentaron recaer, en gran medida, la responsabilidad en la Auditoría Interna”, exponía otro correo del regulador.

“Nuestras previsiones indican un incremento de la morosidad en 2010 y 2011 (contrariamente al mensaje que lanza Caja Madrid al mercado de que mejora el perfil de riesgo de la entidad)”, añadían. Esta inspección a Caja Madrid concluyío con la imposición de nuevas provisiones a la caja, por lo que el tiro le salió por la culata.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba