Banco de España

El Banco de España culmina la renovación de su cúpula tras el golpe del caso Bankia

El Consejo de Gobierno del regulador se reúne este martes para aprobar el nombramiento de Alberto Ríos como director general adjunto de Supervisión. Ríos viene del mundo de la supervisión por la parte de los bancos, con lo que no puede alcanzarle ningún escándalo de las antiguas cajas.

El Gobernador del Banco de España, Luis María Linde
El Gobernador del Banco de España, Luis María Linde EP

El Banco de España culmina la remodelación de su cúpula. Casi tres meses después de la imputación de parte de su organigrama en el caso Bankia y su renuncia, el Consejo de Gobierno del regulador se reúne este martes para aprobar el nombramiento de Alberto Ríos como director general adjunto de Supervisión, según fuentes financieras consultadas por Vozpópuli.

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, cubre así dos de las bajas más pronunciadas que tuvo con las imputaciones del caso Bankia, la del número 1 y el número 2 de Supervisión, que quedaron cojas. Mariano Herrera y Pedro Comín ocupaban estas responsabilidades, respectivamente.

En el caso de Herrera, el Banco de España ya nombró a Julio Durán, hasta hace poco director general de Estabilidad Financiera y Resolución. Frente a este perfil más de regulación, Ríos tiene más experiencia en Supervisión, donde ha ocupado puestos de responsabilidad en los últimos 20 años. De esta forma, se invierte el tradicional equilibrio en el que el director general de Supervisión tenía más experiencia en inspección, como Herrera, y su número dos en regulación, como Comín.

Cambios defensivos

El nombramiento de estos dos directivos se interpreta en el sector financiero como un intento de Linde de que casos judiciales como Bankia no vuelvan a salpicar a la cúpula del Banco de España. De hecho, en los años previos a la crisis Ríos se encargó de la supervisión de bancos que no han sido rescatados. Durante los últimos años sí que ha estado al cargo de Bankia, pero una vez rescatada y saneada la entidad.

Al comienzo del proceso de recomposición de la cúpula Linde barajó fichar a financieros de fuera del Banco de España. Llegó incluso a contactar con Margarita Delgado, exejecutiva del Banco que ocupa un puesto intermedio en el Mecanismo Único de Supervisión (MUS), del BCE. Sin embargo, el gobernador tiene apenas un año más en el cargo, lo que no ha terminado de convencer a los candidatos. Por ello, Linde ha optado por una solución de la casa y que no genere problemas reputacionales.

Otro de los retos a los que se enfrenta Linde y su Consejo de Gobierno es qué hacer con los exdirectivos imputados en el caso Bankia, que siguen en el Banco de España, si finalmente se les desimputa como se espera en Cibeles, ya que sus puestos ya han sido cubiertos.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba