Economía

Almirall, la principal farmacéutica española, critica la indiferencia política: “El I+D no interesa en este país”

El presidente del grupo farmaceútico, Jorge Gallardo, ha justificado así la apuesta por la internacionalización de su compañía

Jorge Gallardo, presidente de Almirall
Jorge Gallardo, presidente de Almirall ESADE

El presidente de Almirall, Jorge Gallardo, ha criticado este martes la falta de dedicación del Gobierno y de la clase política hacia el desarrollo de nuevas tecnologías y medicamentos a través de la inversión en I+D+i, algo que, según ha apuntado, ha obligado al laboratorio catalán a lanzarse al mercado internacional.

“Hay que ser internacionales porque este país no da para más en tamaño y en la mentalidad que tenemos en los gobiernos. El tema I+D+i no interesa en este país”, ha afirmado Gallardo este martes durante una conferencia organizada este martes por Esade y Deloitte sobre los retos y oportunidades de la empresa familiar.

“Somos el primer grupo farmacéutico español y no les interesa”, ha apuntado, al tiempo que ha asegurado que la clase política española sólo está “preocupada por su silla y poco más”.

Compra de un futuro superventas

Desde luego, Almirall está apostando fuerte por el mercado internacional y en particular, por el mercado dermatológico internacional.

Hace apenas unos meses, anunciaba que había firmado un acuerdo con la compañía estadounidense Dermira, mediante el cual se hacía con una opción a licencia de los derechos en exclusiva para desarrollar y comercializar en Europa el producto dermatológico 'Lebrikizumab', un anticuerpo destinado para el tratamiento de la dermatitis atópica. 

Gallardo ha dejado caer que el grupo se está planteando seriamente hacerse con el producto dermatológico: “Tenemos una opción a compra para Europa que la vamos a ejercer ahora”. El presidente de Almirall ha desvelado así sus intenciones en lo que respecta al Lebrikizumab, sobre el que ya habló hace tres semanas en su junta general de accionistas celebrada en Barcelona.

Los analistas de la empresa cifran el potencial de ventas de este fármaco en unos 500 millones de euros anuales, lo que le convertiría en la principal fuente de beneficios del laboratorio. 

Bajo el acuerdo inicial, Dermira recibió de Almirall un primer pago de 30 millones de dólares. El próximo mes de junio tendría que abonar otros 50 millones de dólares para poder comercializarlo en Europa.

La terapia acaba de concluir los ensayos en fase II -eficacia probada en pacientes- con resultados positivos y se prevé que este año extienda a más pacientes, a la fase III, con vistas a comercializarse en Europa en 2022.

Apuesta por el sector dermatológico

Según avanzaron varios medios especializados en su momento, si el grupo médico consigue la exclusividad de distribución, ésta le podría llegar a costar hasta unos 170 millones de euros, cuando el preparado alcance las farmacias. No obstante, la cifra final aún se desconoce, aunque todo apunta a que puede convertirse en un superventas por el que merezca la pena la inversión. 

Actualmente, el producto de mayor venta de la farmacéutica es el tratamiento para el acné Aczone, procedente de la compra de la división de dermatología de la estadounidense Allergan y del que prevé vender unos 60 millones de euros anuales en Estados Unidos.

Almirall alcanzó un beneficio neto de 32,6 millones de euros en el primer trimestre de 2019, un 5,6% más en comparación con la cifra registrada en el mismo periodo del año pasado. El grupo farmacéutico registró un resultado bruto de explotación (ebitda) de 80,2 millones de euros entre enero y marzo, un 38,3% más que en el mismo periodo de 2018.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba