Economía

La maratón más larga del hombre que debe reflotar Telefónica en Latinoamérica

Alfonso Gómez recibe el mandato de impulsar el negocio del operador al otro lado del charco. Un mercado amenazado por la inflación y la inestabilidad de los gobiernos de la región

Alfonso Gómez, CEO de Telefónica en Hispanoamérica
Alfonso Gómez, CEO de Telefónica en Hispanoamérica

Dicen que quien corre una maratón es capaz de afrontarlo todo. Como resucitar los negocios de Telefónica en Latinoamérica. Quizá José María Álvarez-Pallete, que ha transitado varias veces esos 42.195 metros, pensó en otro hombre que también lo ha hecho -y dicen que en menos de tres horas-, para coger el toro por los cuernos de las filiales del operador al otro lado del océano.

Hablamos de Alfonso Gómez, quien ha sido coronado como responsable de impulsar los negocios allende los mares (Argentina, Venezuela, Perú, México, Colombia, Chile...). No todos los de la región, para ser precisos. Brasil, el único que da alegrías allí, queda fuera de sus atribuciones. Gómez bailará con las más feas.

Ha sido entronizado como el Equipo A del operador; una labor tan romántica como peligrosa. Debe encargarse de lo más complicado: lo que ha quedado fuera del foco de la compañía -Pallete dixit-. El presidente sólo mecerá a España, Brasil, Reino Unido y Alemania.

El presidente colombiano Álvaro Uribe liquidó Telecom Colombia pero Alfonso Gómez le insufló vida y lo convirtió en un caramelo para Telefónica

Telefónica selecciona. Están sus hijos pródigos y el de adopción -y luego el resto-, como es el país de la samba. El que ha sabido llevar el ritmo para sortear la inflación, el virus maldito que azota a Telefónica en Latinoamérica. El operador avisa a navegantes; vale cualquier fórmula para mejorar el comportamiento de los negocios que peor funcionen en la región: ventas, fusiones, compras, reorganizaciones -de nuevo Pallete dixit-. Es algo que hacía falta, que se veía venir, dicen, ventajosos, ahora los analistas.

Es lo de la paja y el grano. Y toda la paja es para Gómez. El grano se queda en el granero. Gómez ha estado antes en situaciones complicadas, peores que ésta. En 2003 Telecom Colombia, el operador de su país natal, fue liquidado después de agonizar un largo tiempo. Recibió la tarea de revertir la situación. Y no se lo mandaba cualquiera. Lo ordenaba Álvaro Uribe, presidente del país entonces. Lo fue de nuevo años después.

Quien nos ocupa llevaba sólo unos meses al frente del operador y obró el milagro tras el derrumbe de una compañía de bandera que representaba entonces lo que hoy Telefónica para los españoles. Gómez se echó el muerto sobre las espaldas y le insufló vida. Lo hizo con mucho ingenio y maña, con fórmulas poco ortodoxas pero efectivas, dicen quienes le han visto trabajar.

Ya con el latido del otrora moribundo estable, el Gobierno del país sacó la compañía a subasta y Telefónica tiró de chequera tras comprobar su dentadura. Tenía más años de vida por delante. En el baúl de la renombrada como Colombia Telecomunicaciones iba también Alfonso Gómez. Desde entonces ha vivido apagando fuegos en los negocios del operador español en Latinoamérica. Un calentamiento en la banda que Pallete ha puesto fin. Le acaba de dar el brazalete de capitán.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba