ECONOMÍA

La Airef explica cómo resolver el problema de la población con natalidad e inmigración

Aunque advierte de que el envejecimiento es inevitable, señala que se puede mitigar su impacto en la economía española con ciertas políticas

José Luis Escrivá, presidente de AIReF
José Luis Escrivá, presidente de AIReF APIE

España vive "un proceso de envejecimiento de la población irreversible" y su economía corre riesgo de "japonización" (de estancarse durante años) por ese motivo, pero es posible evitarlo con la combinación adecuada de medidas que incidan sobre la inmigración y la natalidad, y con políticas para evitar la polarización de la población por territorios.

Esa es la tesis que defiende el presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), José Luis Escrivá, quien explica en una comisión especial constituida en el Senado para analizar este tema que la demografía española se ha comportado exactamente igual que la nipona, pero con un decalaje de 15 años.

"Si España continua siguiendo el ejemplo japonés y el factor trabajo deja de aportar, el crecimiento del PIB podría estancarse en el 0,7% promedio de aquí a 2050", frente al crecimiento promedio del 2,1% que ha tenido nuestra economía desde 1985.

Sin embargo, Escrivá cree que esta amenaza no se cumplirá por varias razones: "no tenemos un problema de productividad", en los próximos años vamos a recibir "un flujo de inmigración muy fuerte" y estamos a tiempo de adoptar medidas para fomentar la natalidad que hayan sido exitosas en otros países.

La fórmula

Esos tres ingredientes, unidos a políticas para paliar la distribución polarizada de la población por provincias, constituyen la receta principal de la Airef para solucionar el problema demográfico de España.

"No 'compramos' el escenario japonés porque creemos que lo normal es que haya una reacción, aunque eso implique que hay que hacer políticas y aquí hay un riesgo de que las cosas se hagan regular", advierte Escrivá.

El escenario que dibuja la Airef para las próximas décadas comprende un pronóstico del aumento de la fertilidad hasta 1,8 hijos por mujer y un incremento de la llegada de migrantes, con un saldo neto de 270.000 inmigrantes cada año de aquí a 2050 (frente al promedio de 210.000 al año que hemos tenido desde 1995).

Este flujo migratorio hará que el porcentaje de población inmigrante, que hoy es del 10% en España, pase al 15% en el año 2050, una cuota que "no supone saturación".

Recomienda que se mantenga la actitud favorable de España hacia la inmigración

El presidente de la Airef recomienda al Gobierno que imite modelos internacionales como el francés para fomentar la natalidad, que incluye beneficios fiscales (reducción del IRPF a medida que aumentan los hijos), ayudas, permisos y excedencias para el cuidado de los hijos, ayudas al servicio de guardería y cuidado infantil, etc. Estas medidas conllevan un gasto equivalente al 2,5% del PIB galo, pero son eficaces.

En el caso de la migración, Escrivá defiende que España "es favorable a la inmigración", de hecho entre 2013 y 2016 ha sido el sexto país de Europa con más naturalizaciones (un 6,27%), por detrás de Irlanda, Suecia, Hungría, Portugal y Noruega. Por ello, recomienda que "se preserve el marco actual" y que no se cambien las políticas en este área.

Otro de las cuestiones a la que debe prestar atención el Ejecutivo es la dispersión poblacional por territorios, ya que no es sostenible que las provincias insulares, Valencia, Murcia, Guadalajara, Barcelona o Gerona hayan experimentado un crecimiento del 60% de la población, Madrid y Toledo del 40%, y muchas provincias del interior y del litoral cantábrico tengan un crecimiento negativo de la población.

Ejemplos internacionales

¿Cómo solucionarlo? Escrivá propone medidas como las adoptadas en Alemania, Dinamarca o el Reino Unido, donde se han descentralizado las sedes de las Administraciones Públicas en distintas ciudades y eso ha contribuido a reducir la polarización.

Otras ideas consisten en ubicar las universidades en zonas despobladas (aplicada en Noruega), crear vacantes de trabajo en zonas rurales (Suecia) o reducir el IRPF de forma temporal a los empleados radicados en áreas remotas despobladas (Australia).

Estas son algunas de las sugerencias de la Airef para el Gobierno, al que recomiendan sobre todo que a partir de ahora tenga en cuenta el vector poblacional al evaluar cualquier política.

En concreto, deben evaluar "qué políticas de natalidad funcionan mejor, cómo preservar un marco regulatorio favorable a la inmigración que sea socialmente asimilable, qué políticas son favorables para le despoblación que sean fiscalmente sostenibles", además sugiere copiar a países que han descentralizado las Administraciones Públicas con éxito.

Por último, alerta de que intentar resolver este problema mediante la inversión en infraestructuras "es una vía agotada", porque España "tiene una dotación de infraestructuras demasiado alta" para su renta y esto está impidiendo que se afronten otros gastos.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba