Economía

Sabadell pierde 12.500 clientes en Reino Unido por la crisis informática y afronta un coste de 79 millones

Los principales ejecutivos de TSB, filial británica del Sabadell, fueron vapuleados el miércoles en el Parlamento británico. "¿Cuántas cabezas rodarán?" llegaron a preguntar los parlamentarios por los problemas registrados en la migración de sistemas de la entidad financiera. 

Richard Meddings, presidente de TSB; Paul Pester, CEO del banco; y Miguel Montes, Jefe de Operaciones del TSB, ayer en el Parlemento de Reino Unido.
Richard Meddings, presidente de TSB; Paul Pester, CEO del banco; y Miguel Montes, Jefe de Operaciones del TSB, ayer en el Parlemento de Reino Unido. Parliamentlive.tv

TSB, la filial británica de Sabadell, ha perdido desde finales del pasado mes de abril 12.500 clientes por los fallos surgidos en la migración de sus sistemas informáticos, según reveló el miércoles Paul Pester, consejero delegado del banco. Los principales ejecutivos de la entidad acudieron ayer a la Comisión de Economía del Parlamento de Reino Unido para rendir cuentas por la crisis informática. Los diputados británicos no tuvieron piedad.

La filial de Sabadell -el banco español acordó la compra de TSB en 2015 en una operación valorada en 2.350 millones de euros- llevó a cabo a finales del pasado mes de abril un proceso de integración tecnológica que provocó que cientos de miles de clientes tuvieran problemas para acceder a sus cuentas y que, por ahora, más de un millar haya sufrido sustracciones. 

La crisis informática sufrida se ha convertido en un quebradero de cabeza para TSB y Sabadell, que afrontan una investigación de la Autoridad de Conducta Financiera de Reino Unido (FCA), y que ayer asistieron al vapuleo de sus principales ejecutivos por parte de diputados británicos en una comparecencia retransmitida por la televisión del Parlamento.

Un coste de 79 millones

El consejero delegado de TSB informó que unos 2.200 clientes habían sufrido intentos de acceso no permitidos a sus cuentas, y que 1.300 han sufrido "pérdidas financieras", que ya han sido restituidas.

"¿Cómo es posible que aun se mantenga en su puesto?", preguntó un diputado a Miguel Montes

Paul Pester explicó en el Parlamento que el banco ha contratado a Deloitte para calcular las compensaciones. En total, señaló, el banco ha recibido desde el inicio de la crisis de la migración informática 95.613 quejas habiéndose resuelto el 25% gracias en parte a la contratación de 446 personas para atenderlas. Además, otras 84 personas han sido contratadas para el equipo de lucha contra fraudes.

El consejero delegado de TSB estimó que el coste para el banco de los fallos informáticos registrados ascenderá a unos 70 millones de libras, 79 millones de euros, aproximadamente. Pester precisó que calculaba que hasta ahora las compensaciones a clientes rondarán los 20 millones de libras; el coste de contratar a Deloitte o IBM para solucionar la crisis será de otros 20 millones; y que se habían cancelado cuentas por importe de 29 millones de libras.

¿Cuántas cabezas rodarán?

Los parlamentarios hostigaron con sus preguntas a Pester, Richard Meddings -presidente de TSB- y a Miguel Montes -Jefe de Operaciones del banco- quienes pidieron perdón unas 200 veces a los componentes del Comité de Economía de la Cámara de los Comunes. "¿Cuántas cabezas rodarán?" preguntó John Mann, diputado del Partido Laborista.

Mann fue especialmente impertinente en sus preguntas a los ejecutivos de TSB. El diputado laborista contó que los fallos informáticos habían arruinado la boda de un contribuyente británico y preguntó a los directivos del banco si le habían compensado ya, pregunta a la que ninguno pudo contestar; "100 libras", dijo Mann. Meddings pidió disculpas por ello, y John Mann le respondió con sorna que debía pagar una libra por cada disculpa expresada.

"¿Cómo es posible que todavía se mantenga usted en su puesto?", le preguntó el diputado británico a Miguel Montes. El ejecutivo español declaró sentirse "avergonzado" por lo ocurrido y admitió que la reputación de la entidad había "quedado dañada".

A Paul Pester le preguntaron cuántos clientes habían abandonado el banco, a lo que el consejero delegado respondió que 12.500, aunque no podría precisar las causas, y que se había contratado más personal para corregir los errores. "¿Les está pagando horas extras completas?", preguntaron los diputados. "Sí, estamos pagando el doble de la tarifa normal por horas extras". "¿Por qué no contaron con los recursos adecuados desde el principio?"; "Aumentamos los recursos antes de la migración, pero no esperábamos este nivel de problemas. Nunca hubiéramos hecho la migración si hubiéramos sabido que tendríamos estos problemas", respondió Pester.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba