Construcción

Sacyr se deja un tercio de su valor por la factura del Canal y la salida del díscolo socio Moreno Carretero

La constructora se desplomó en la última sesión bursátil, castigada por el laudo que le obliga a devolver antes de lo que pretendía los anticipos por las obras de ampliación del Canal, pero los descensos se han prolongado durante las últimas cinco semanas también por la salida parcial del accionista José Moreno Carretero

Sede de Sacyr en el Paseo de la Castellana.
Sede de Sacyr en el Paseo de la Castellana. Tere García

Sacyr sufrió este jueves un duro castigo bursátil, con un descenso del 15%, presionado por las malas noticias relacionadas con el contrato para la ampliación del Canal de Panamá. Sin embargo, llueve sobre mojado para la constructora presidida por Manuel Manrique. En las últimas cinco semanas, el valor acumula un descenso equivalente a un tercio de su capitalización y detrás de este comportamiento se encuentra la salida parcial del capital de uno de los accionistas de la compañía, José Moreno Carretero, antiguo miembro del consejo de administración, del que salió acusado de tener un comportamiento desleal con la empresa.

En las últimas horas el mercado supo que Sacyr tendría que desembolsar de forma inmediata (pago que ya ha satisfecho) en torno a 225 millones de euros correspondientes a los anticipos recibidos en su día por Grupo Unidos por el Canal (GUPC), consorcio que lidera y que fue el encargado de llevar a cabo las obras de ampliación del Canal de Panamá. Sacyr defendía que esta cuestión debería dirimirse una vez concluyeran todos los procesos de arbitrajes técnicos relacionados con el contrato y que están actualmente esperando su turno de resolución en la Corte de Miami.

La posibilidad de un laudo negativo era una circunstancia que el mercado llevaba algún tiempo descontando. Los inversores conocían que esta semana finalizaba el plazo para que se emitiera la decisión sobre el conflicto de los anticipos. En la presentación a analistas de los últimos resultados de Sacyr, su director financiero, Carlos Mijangos, ya adelantó que la empresa contemplaba este escenario, para el que se había cubierto con un crédito sindicado a cinco años.

Pero el castigo sufrido por Sacyr desde los primeros días del mes de noviembre está mucho más relacionado con la significativa salida de papel de la compañía en el mercado. Y a su vez, este fenómeno está conectado con la salida parcial como accionista de Moreno Carretero.

Masiva salida de papel

A partir del pasado 5 de noviembre comenzaban a vencer los instrumentos derivados que Carretero había contratado en su día para incrementar su participación en el capital de Sacyr, del que llegó a controlar algo más de un 16%. Desde aquel día, Moreno Carretero ha liquidado la totalidad de su posición a través de la estructura de derivados que contrató con la entidad financiera Citigroup. A su vez, el banco ha deshecho la totalidad de su participación en Sacyr, referenciada al contrato con Moreno Carretero, lo que ha supuesto que, en apenas cinco semanas, haya salido al mercado cerca de un 9% del capital de la constructora.

Una circunstancia que contribuye a explicar por qué Sacyr se ha hundido más de un 32% en este periodo, en el que el Ibex-35, el índice de referencia de la Bolsa española, se ha dejado en torno a un 2,5%.

En términos de capitalización bursátil, el notable descenso de la cotización de Sacyr se ha traducido en unos 415 millones de euros. Actualmente, la compañía registra sus precios mínimos de los últimos dos años y medio.

Un consejero crítico

Precisamente, durante la última junta de accionistas de la empresa, en la que se formalizó la expulsión de Moreno Carretero del consejo de administración, el presidente de la constructora expuso que Sacyr manejaba informes que advertían sobre el peligro que suponía para la cotización el hecho de que uno de sus principales accionistas mantuviera el control de buena parte de su cotización a través de derivados con un vencimiento cercano, toda vez que podría salir una masiva salida de papel al mercado, como finalmente ha sucedido.

Por su parte, Moreno Carretero, que es titular de algo más de un 5% del capital de Sacyr, había sido especialmente crítico con el órgano ejecutivo de la constructora, al que había solicitado contar con más puestos debido a su aumento de participación.

La negativa por parte del consejo le había llevado a acciones como no firmar el último informe de gobierno corporativo de la compañía e incluso presentar una denuncia contra ella en los tribunales, lo que terminó por costarle su salida del consejo.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba