Economía

Ryanair se verá obligada a reducir el número de vuelos en verano por culpa de Boeing

La compañía ha informado a sus empleados de que finalmente no recibirá 10 aviones Boeing 737 MAX en abril, lo que inevitablemente implicará una reprogramación de sus vuelos para verano

Mostradores de Ryanair.
Mostradores de Ryanair. EP

Más disgustos para Ryanair. La 'low cost' tendrá que reducir sus operaciones en verano, una temporada clave en su negocio en Europa, por culpa de Boeing. El CEO de la aerolínea, Eddie Wilson, ha comunicado en una carta a sus empleados, a la que ha tenido acceso Vozpópuli, que no recibirán hasta septiembre los 10 aviones 737 MAX que esperaban en abril, lo que les obligará a reprogramar sus vuelos para la temporada estival.

Esta disminución de su negocio entre junio y septiembre acarreará, previsiblemente, más recortes en sus bases y plantillas. Tras clausurar tres bases en Canarias a principios de mes -con la pérdida de empleos que eso supone-, la compañía de bajo coste irlandesa avanzó que podría proceder a cerrar más bases si se seguían prolongando los problemas en las entregas de los diez aviones Boeing previstas para abril. Y sus peores previsiones se han cumplido.

La pasada semana, Boeing volvió a retrasar su estimación de cuándo volverá a estar operativo el 737 MAX, un modelo paralizado desde marzo de 2019 tras dos accidentes aéreos en Indonesia y Etiopía en los que murieron 346 personas. El fabricante estadounidense cree que podrán volver a volar a "mediados de 2020", pero Ryanair no acepta entregas durante el verano, entre junio y agosto. 

La aerolínea ya ha recortado el número de vuelos en Canarias

Tras el cierre de las bases canarias de Tenerife Sur, Gran Canaria y Lanzarote el pasado 8 de enero, Ryanair mantiene operativas en España diez bases en las que cuenta con unos 3.000 empleados. En su comunicado, el CEO de la aerolínea explica que "no tendrá los primeros diez aviones MAX hasta al menos septiembre", lo que implicará una "revisión urgente del programa para verano 2020, que se publicó antes de Navidad".

"Haremos todo lo posible para evitar más recortes de empleos y cierres de bases, pero al contar con diez aviones menos en las bases, no podemos descartarlos", confiesa. "He pedido a nuestro equipo comercial que elabore sus recomendaciones para esta reducción de flota. Espero tenerlas durante la próxima semana e informar a las bases del impacto directo de los retrasos en las dos primeras semanas de febrero", añade. 

Fuentes cercanas a la compañía explican a Vozpópulique si bien habrá que esperar a febrero para conocer la nueva programación de los vuelos para la temporada estival, se producirán cambios y "obligatoriamente tendrán que recortar". De hecho, confirman a este medio que en el caso de Canarias, tras el cierre de bases, ya se ha disminuido el número de operaciones e incluso conexiones. Un ejemplo es la ruta entre Vitoria y Tenerife, que la 'low cost' dejará de operar a partir de primavera.

La crisis de Boeing

El fabricante estadounidense de aviones Boeing atraviesa la mayor crisis de su historia desde hace algo más de un año por uno de sus modelos estrella, el 737 MAX. Tras los dos accidentes aéreos producidos por un fallo en el software, la Administración Federal de Aviación (FAA) de los Estados Unidos prohibió volar a los aviones de este modelo y lleva meses inspeccionándolos. 

Los MAX con los que ya contaban las aerolíneas no podían volar y los que estaban por fabricar no se podían entregar ante la falta de permisos de vuelo. La situación era tan crítica que el pasado diciembre el fabricante decidió finalmente detener temporalmente la producción. Entre tanto, destituyó a su consejero delegado, Dennis Muilenburg, que llevaba en el cargo desde julio de 2015, y cedió los mandos de la compañía a David Calhoun, miembro de la junta directiva de Boeing desde 2009.

La crisis del fabricante aéreo pone en una situación delicada a aerolíneas como Ryanair, con fuerte dependencia de estos aviones para sus más de 2.400 vuelos diarios. La 'low cost' irlandesa encargó a Boeing 210 aviones 737 MAX, de los que esperaba recibir 60 en 2020 para seguir aumentando su negocio, una estimación que después de los dos primeros accidentes se redujo a 20 aviones y ahora se limita a apenas 10.

Otra de las grandes afectadas es Norwegian, que como Ryanair resiste reduciendo costes a través del cierre de bases y la destrucción de empleos. La compañía aérea noruega cerrará su base en Madrid en enero de 2020, mes en el que Ryanair también echará el cierre a tres bases en España, concretamente en Canarias. Otras aerolíneas españolas como Vueling o Air Europa también tienen pedidos varios 737 MAX que, por el momento, no llegarán.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba