Energía

Reynés se llevará un bonus de 12,5 M. si Naturgy paga los dividendos fijados en el plan estratégico

La compañía aprueba un nuevo sistema de retribución variable para un total de 200 directivos que, a diferencia de los anteriores, está referenciado únicamente al pago de los dividendos contemplados en el plan estratégico y la revalorización de la acción. Al presidente ejecutivo le corresponderán 12,5 millones de euros

Reynés durante la presentación del Plan Estratégico 2018-2022 en Londres por parte de Naturgy
Reynés durante la presentación del Plan Estratégico 2018-2022 en Londres por parte de Naturgy Naturgy

El presidente de Naturgy, Francisco Reynés, percibirá un bonus de 12,5 millones de euros dentro de cinco años si consigue que la compañía cumpla con los objetivos fijados en el plan estratégico que presentó a finales del pasado junio, aunque únicamente en lo que se refiere a la retribución al accionista.

El incentivo para Reynés forma parte de un nuevo programa de retribución variable aprobado por la compañía del que se beneficiarán unos 200 directivos de la antigua Gas Natural Fenosa y cuya cuantía definitiva está aún por cuantificar.

A diferencia de planes similares anteriores, éste no está referenciado a variables operativas de la empresa sino solo a aspectos relacionados con la creación de valor, esto es, el dividendo y la revalorización bursátil que acumule Naturgy en los próximos cinco ejercicios, hasta finales de julio de 2023, cuando finaliza. También en contraste con los planes anteriores, los beneficiarios solo podrán percibir el incentivo, que será en cualquier caso en metálico, de una vez y al finalizar el plan, en lugar de poder optar por devengos anuales.

Para atender al pago de estos incentivos, Naturgy tiene previsto crear una sociedad instrumental a la que dotará del capital suficiente para que adquiera títulos de la compañía a lo largo del periodo de vigencia del plan. El retorno de la inversión que obtenga el vehículo (básicamente a través del cobro de los propios dividendos) servirá para atender el pago de los respectivos bonus.

La cláusula claw back

Aunque los incentivos se pagarán a finales de julio 2023, el plan establece una cláusula de claw back para los 18 meses siguientes, de tal forma que si se detectara alguna irregularidad relacionada con la gestión de la compañía en este periodo, los beneficiaros afectados por esta circunstancias serían obligados a devolver a la empresa el importe del incentivo.

Además del volumen total del plan, Naturgy también debe definir aún los objetivos relacionados con la evolución bursátil de la empresa, aunque lo más probable es que no los haga públicos. La única referencia numérica que incluía la compañía en el hecho relevante que ha remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para anunciar el plan se refiere a la retribución variable del presidente ejecutivo.

El cumplimiento de los objetivos hará posible que Reynés perciba el equivalente a 1,25 veces su retribución fija anual (que está fijada en la actualidad en dos millones de euros) a lo largo de los cinco años del plan, lo que da como resultado la citada cifra de 12,5 millones de euros.

El plan estratégico de Naturgy 2018-2022, presentado ante la comunidad inversora a finales del pasado mes de junio en Londres, incluye una retribución al accionista a lo largo de este periodo de 6.900 millones de euros, a los que podrían sumarse 2.000 millones más a través de la recompra de títulos, siempre y cuando la compañía no encontrara objetivos para compras.

La influencia de GIP y CVC

De esta forma, Naturgy es la primera compañía del Ibex-35 que liga de una forma tan notable a retribución variable de sus altos directivos con el pago de los dividendos, en línea con la que es la línea fundamental de su plan estratégico. El propio Reynés ha reiterado en numerosas ocasiones que Naturgy se centrará en la creación de valor, objetivo que privilegiará frente al del tamaño.

Una política que el mercado ha relacionado con la entrada en su capital de los fondos GIP y CVC, que en apenas 18 meses adquirieron el 40% de la empresa a accionistas históricos de la antigua Gas Natural Fenosa como Repsol (que vendió la totalidad del 30% que mantenía) y Caixabank (que se deshizo de un 10%). Reynés no ha negado tal circunstancia al asegurar que la única consigna que ha recibido de los nuevos socios es que la compañía sea capaz de crear valor para el accionista.

"El plan estratégico no tiene contemplado que la compañía vaya a hacer compras durante el periodo de vigencia, no estamos obsesionados con el tamaño", aseguró durante la presentación del plan estratégico, un mensaje repetido también durante la conferencia con analistas que Naturgy realizó la pasada semana, con motivo de la presentación de sus resultados semestrales.

Éstos reflejaron pérdidas contables superiores a los 3.800 millones de euros debido al ajuste del valor de la cartera de activos, especialmente los de generación de electricidad en España, que decidió acometer la compañía.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba