Jorge Zuloagavozpopuli autores
Jorge Zuloaga

Noticias de Banco Popular

Popular, Bankia... ¿para qué sirven los reguladores de la banca?

El caso Banco Popular no ha hecho más que empezar, pero ya apunta a los reguladores

Luis de Linde entona el mea culpa.
Luis de Linde entona el mea culpa. EP

El Banco de España y el Banco Central Europeo (BCE) tendrán que dar muchas explicaciones por el caso Banco Popular. La documentación enviada a la Audiencia Nacional pone en evidencia que la entidad tenía un agujero de provisiones meses antes la ampliación de capital de 2016, con la que terminaron perdiendo su dinero cientos de miles de accionistas.

Así, como adelanta este medio, los reguladores -BCE y Banco de España- llegaron a expresar en un consejo de octubre de 2015 -ocho meses de la ampliación- que Popular estaba en una situación en la que ningún otro banco "había sobrevivido" anteriormente.

Esto se suma a las recientes declaraciones del gobernador del Banco de España, Luis María Linde, en el Congreso, reconociendo que "fue una mala decisión" no rescatar Popular en 2012

Llegados a este punto, una de las preguntas que cabe hacerse es si, ante esta situación, los reguladores deben permitir ampliaciones de capital. O, al menos, que se capte capital de los pequeños inversores, como ya sucedió con el caso Bankia. Y, por si fuera poco, financiando a los nuevos accionistas de la ampliación, lo cual no debería computar como capital.

Patada hacia delante

En su lugar, los ejemplos más recientes -Bankia y Popular- reflejan que los reguladores son más partidarios de la patada hacia delante para resolver los problemas. A Popular se le permitió una en 2012, bajo la batuta de Linde, y otra en 2016, ya bajo el foco de Frankfurt. Todo ello con test de estrés periódicos que el banco aprobaba, aunque más justo que sus competidores.

También es cierto que los reguladores tienen herramientas limitadas para gestionar la crisis de una entidad. No pueden quitar a los gestores sin una razón de peso ni imponer sus decisiones a la fuerza. Pueden presionar con mayores requisitos de capital y provisiones.

En 2017 el banco estaba malherido y se desangraba día a día, sin que los médicos pudieran, supieran o quisieran curarle

En defensa del BCE, esto es lo que hizo nada más coger las riendas de la supervisión europea, en noviembre de 2014. Durante meses exigió medidas al Popular, hasta el punto de negarle hacer operaciones corporativas y apretarle en capital y dotaciones. Así, empezó dos inspecciones.

La duda que queda es si el regulador europeo podría haber exigido que la ampliación fuera de más de 2.500 millones, como pidieron algunos consejeros del banco. Otra opción, que también podría haber empujado el BCE es una fusión, que a la postre hubiera sido la mejor solución para los accionistas. El presidente Ángel Ron intentó la fusión tras la ampliación, pero no pudo porque ya había perdido el apoyo de parte del consejo.

Durante los meses siguientes se originó otra crisis de la que también tendrán que dar explicaciones los reguladores: de liquidez. Para entonces el banco ya estaba malherido y se desangraba día a día, sin que lo médicos pudieran, supieran o quisieran curarle.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba