Economía

España en 2026: se jubilarán 800.000 personas al año y solo 400.000 se incorporarán al mercado laboral

Este flujo de salida y entrada supone un verdadero problema que pone en riesgo el crecimiento económico, la viabilidad de las pensiones y la sostenibilidad del Estado de Bienestar.

La ministra de Fomento, Fátima Báñez.
La ministra de Fomento, Fátima Báñez. EFE

El envejecimiento de la población plantea serios problemas para el estado de bienestar español. Según un informe del Círculo de Empresarios, dentro de una década, si no se produce un giro demográfico, se jubilarán entre 700.000 y 800.000 personas cada año y solo 400.000 se incorporarán al mercado de trabajo. Este flujo de salida y entrada supone un verdadero problema que pone en riesgo el crecimiento económico, la viabilidad del sistema de pensiones y la sostenibilidad del Estado de Bienestar en España.

El Círculo de Empresarios no es la única organización preocupada por el envejecimiento de la población y sus efectos. Hace no mucho la CEOE publicó un informe en el que advertía de que el envejecimiento, un fenómeno preocupante a nivel mundial, será más intenso en España que en otras economías avanzadas. De hecho, según las cifras que maneja la patronal, España será en 2050 el segundo país del mundo con la ratio de dependencia más elevada, solo por detrás de Japón y muy por encima de otras economías avanzadas.

Una ratio de dependencia preocupante

La ratio de dependencia mide el número de jubilados que hay por cada trabajador, puesto que las pensiones de los mayores se pagan a través de las cotizaciones de la gente que trabaja en el momento que se pagan dichas prestaciones. Según la CEOE, en el año 2002 por cada 100 personas en edad de trabajar (entre 16 y 64 años) había 25 personas fuera del mercado de trabajo (con más de 65 años), es decir por cada pensionista había cuatro trabajadores.

En 2015, esta ratio se elevó ya a 28 jubilados por cada 100 empleados y llegará a 35 personas en 2025. Pero los problemas no acaban ahí, en 2050 habrá casi 74 personas mayores de 65 años y en 2064 llegará a 76. Es decir, que por cada cuatro personas en edad de trabajar habrá tres fuera del mercado. Esto se debe a la progresiva caída de la natalidad y al aumento de la esperanza de vida, que provocarán que en 2050 el 35,1% de la población española tenga 67 o más años, frente al 16,5% actual.

La gran reforma de las pensiones está por venir y ya hay varias propuestas encima de la mesa

Los cambios hechos por el Partido Popular y el PSOE en sus etapas de gobierno han resultado insuficientes y la gran reforma está por venir. Los partidos políticos, los organismos económicos nacionales e internaciones y los servicios de estudios están presentando ya sus propuestas sobre un tema que, sin duda, va a acaparar gran parte del debate de la próxima legislatura, junto a la reforma del sistema de financiación autonómica, también pendiente.

El Círculo de Empresarios también presentará su propuesta y ya ha adelantado lo que haría para elevar la fuerza de trabajo en España: consolidar la incorporación de la mujer al mercado de trabajo y fomentar la natalidad. Para conseguirlo, propone facilitar la conciliación laboral y familiar mejorando las infraestructuras y servicios para el cuidado de niños en edad pre-escolar, adaptar el calendario y los horarios escolares a los laborales (como en Reino Unido y Alemania) y favorecer una mayor incorporación de la mujer al mercado laboral a través de un nuevo esquema de permisos parentales compartidos, el teletrabajo y la flexibilidad horaria.

Incentivos fiscales a la natalidad

Asimismo, apuesta por introducir nuevos incentivos financieros y fiscales siguiendo el esquema de los países de la OCDE que constituyen ejemplos de buenas prácticas en el fomento de la natalidad, con transferencias en efectivo a familias con hijos, de gasto público en servicios familiares para el cuidado y la educación pre-escolar y de exenciones, deducciones y créditos fiscales. Adicionalmente podrían concederse ayudas fiscales a las empresas que creen guarderías para los hijos de sus trabajadores.

En este sentido, el Círculo recuerda que los países de la OCDE dedican una media del 2,55% de su PIB a este tipo de incentivos, sobre todo a través de transferencias en efectivo, aunque la cantidad se eleva al 4% en países como Dinamarca, Irlanda y Reino Unido. España, en cambio, solo gasta el 1,5% de su PIB, por encima del Corea del Sur (1,16%) y Portugal (1,45%). 

Menos contratos para reducir la dualidad del mercado de trabajo

Por otra parte, el Círculo vuelve a apostar una vez más por resideseñar y reducir los modelos de contratos para reducir la dualidad del mercado laboral. Esta medida, explica, facilitaría la emancipación de los jóvenes y la formación de una nueva unidad familiar un poco antes que ahora, como ocurre en los países nórdicos. Además, hace alguna propuesta en materia educativa como el refuerzo de la educación sobre la igualdad o la creación de una asignatura en la educación secundaria sobre finanzas personales.

Según el Círculo, las empresas deben apostar por la conciliación por razones de responsabilidad social y económica, ya que su implementación genera efectos positivos sobre la motivación, el ambiente de trabajo, la gestión del tiempo libre, la productividad y la retención del talento. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba