Empresas

Pelotazo de Santander y Blackstone: se quedan con GAC40, la inmobiliaria a la que Popular perdonó 220 M.

La sociedad creada por Santander y Blackstone para aglutinar activos inmobiliarios de Banco Popular ha absorbido Gestión de Activos Castellana 40, con un fuerte descuento. El Edificio Hispania, en el centro de Murcia, o el centro comercial La Fuensanta, en Móstoles, son algunos de los activos de GAC40

Ana Botín, presidenta de Santander.
Ana Botín, presidenta de Santander. Efe.

Project Quasar Investment, la sociedad creada por Santander y Blackstone para aglutinar activos inmobiliarios de Banco Popular valorados en 30.000 millones de euros, ha absorbido la sociedad Gestión de Activos Castellana 40 (GAC40), la compañía a la que Popular perdonó el 30 de diciembre de 2014 una deuda de 220 millones de euros, una condonación que llamó la atención del Banco Central Europeo.

De acuerdo a fuentes conocedoras de la operación, GAC40 había solicitado preconcurso de acreedores, al encontrarse en causa de disolución, una medida que ha sido cancelada al llegarse al acuerdo formal de traspaso de los activos de Popular a Project Quasar Investment, el pasado mes de marzo. Las fuentes consultadas califican de "pelotazo" la operación, ya que Santander y Blackstone se han quedado con los activos de GAC40 con un descuento cercano al 69% y sin las cargas que arrastraban.

Edificio Hispania, en Murcia.
Edificio Hispania, en Murcia.

Los Edificio Hispania, en el centro de Murcia y de Alicante, son dos de los activos de GAC40. La compañía también posee los centros comerciales de La Fuensanta, en Móstoles (Madrid); Juan de Borbón (Murcia); e Hispania, en Orihuela. Y un supermercado en Totana (Murcia), y otro en Vinarós (Castellón), además de un hotel en Cartagena. Aunque son inmuebles ocupados en su mayor parte, las cargas hipotecarias que arrastraban desde la época del boom inmobiliario hacían inviable su venta, explican las fuentes consultadas.

Un mes después de la intervención de Popular, el 6 de julio de 2017, GAC40 volvió a refinanciar su deuda

Los inmuebles formaban parte de Grupo Hispania, que el empresario Trinitario Casanova, el mismo que el pasado año acordó la venta del Edificio España al grupo Riu, vendió en 2008 a José Ramón Carabante -antiguo accionista de inmobiliarias del boom y fundador del único equipo que ha existido de Fórmula 1 español, el Hispania-, por 650 millones de euros.

Carabante abandonó la administración de Grupo Hispania en 2011, siendo sustituido por José Fernando Martínez Blanco, experto en liquidaciones de empresas y reestructuraciones. De acuerdo a las fuentes consultadas, Martínez Blanco fue designado para hacerse cargo de las sociedades de Carabante por Banco Popular.

Martínez Blanco cambió la denominación social de las empresas adquiridas a Carabante por la de Gestión de Activos Castellana 40 (GAC40) en 2012. La compañía arrastraba una deuda de 562,5 millones, siendo el principal acreedor Banco Popular. Hasta la absorción de GAC40 por parte de Santander y Blackstone, Martínez Blanco se ha mantenido como administrador de la empresa.

Condonación y refinanciación

GAC40 ha permanecido activa todos estos años gracias al apoyo financiero de Popular, que ha ido perdonando y refinanciando la deuda de la empresa ejercicio tras ejercicio.

GAC40 terminó el ejercicio 2016 con un fondo de maniobra negativo por importe de 221 millones

El 30 de diciembre de 2014, el consejo de administración de Banco Popular decidió perdonar 220 millones de euros de deuda a GAC40. Dicha condonación llamó la atención del Banco Central Europeo, que en una inspección detectó "deficiencias" en la autorización de la operación, tal y como ha publicado este diario.

La última refinanciación de la deuda de GAC40 ocurrió un mes después de que sucediera la intervención de Banco Popular y su traspaso a Santander. El 6 de julio de 2017, la compañía acordó "con el principal acreedor financiero", la "conversión de deuda en un préstamo participativo por importe de 19,4 millones de euros". 

Con esa conversión de deuda pactada justo un mes después de la intervención de Popular, GAC40 pudo corregir la crítica situación en la que se encontraba. De acuerdo a las cuentas de la sociedad de 2016, a las que este diario ha accedido a través de Insight View, la compañía se encontraba en causa de disolución con un fondo de maniobra negativo por importe de 221 millones de euros y una deuda financiera cercana a los 250 millones.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba