Infraestructuras

“Ojalá no empiecen a preguntar”: el pleito millonario que intenta acorralar a Ferrovial en EEUU

Ferrovial afronta una durísima demanda en EEUU que acusa al grupo de cometer graves irregularidades en la concesión de una autopista de peaje en Texas, entre ellas un diseño defectuoso, el empleo de proyecciones de tráfico infladas y la ocultación de detalles a la banca acreedora

Rafael del Pino, presidente de Ferrovial (dcha.), e Íñigo Meirás, consejero delegado
Rafael del Pino, presidente de Ferrovial (dcha.), e Íñigo Meirás, consejero delegado

La quiebra hace algo más de dos años de una concesión de Ferrovial en EEUU, la de la autopista de peaje SH 130 en Texas, amenaza con convertirse en un quebradero de cabeza para el grupo español de construcción y servicios. Los fondos que adquirieron en su día la deuda de la concesionaria y que posteriormente se convirtieron en sus accionistas han emprendido una dura acción legal contra Ferrovial, a la que reclaman 330 millones de dólares (aproximadamente 290 millones de euros) pero además, lo que aún es peor, acusan de haber cometido graves irregularidades en la etapa en la que la compañía española gestionaba la concesión.

En el texto de la demanda, a la que ha tenido acceso Vozpópuli, se detalla cómo la situación de quiebra de la concesionaria se produce debido a una serie de traspasos de fondos a una filial destinados a tratar de solucionar los significativos defectos en la construcción de la autopista, una maniobra que estaba expresamente prohibida en el contrato de concesión.

A su vez, la demanda sostiene que estos defectos vienen derivados de un erróneo diseño inicial, del que la concesionaria no informó a los bancos que facilitaron un préstamo de más de 1.000 millones de dólares para financiar la concesión. Y también, que la viabilidad económica de la concesionaria fue desde el primer momento una quimera debido a que se manejaron unas proyecciones de tráfico muy por encima de las reales.

La situación se antoja delicada para Ferrovial toda vez que las 43 páginas de la demanda están plagadas de alusiones textuales a comunicaciones vía correo electrónico que se produjeron entre los responsables de la concesión en el momento en el que se estaba construyendo la autopista y que ilustran las acusaciones vertidas contra Ferrovial (que contaba con un 65% de la concesionaria) y su socio Zachry (que ostentaban el 35% restante). Es decir, que el pleito llega después de que los nuevos dueños de la concesión hayan, como se diría en términos coloquiales, levantado las alfombras. La demanda cita una significativa frase de un representante de Cintra, al que no identifica, tras conocer con detalle la situación: "ojalá que nadie empiece a hacer preguntas".

Impactados por las "horribles" previsiones 

En su resumen ejecutivo, los demandantes sostienen que desde el inicio de las obras, a comienzos de 2011, los propietarios de la concesión son conscientes de que los errores en el diseño provocarán problemas en las obras, lo que conllevará la necesidad de pagos adicionales.  Aludiendo al registro de correos electrónicos, la demanda sostiene que, lejos de informar a los bancos que habían financiado la concesión, los gerentes de la misma ocultaron toda la información por orden de sus superiores en Ferrovial y Zachry.

Pero además, la documentación recogida por los demandantes también parece probar que los gerentes de la concesión fueron conscientes desde el primer momento que la viabilidad financiera de la misma era imposible dado que manejaban unas estimaciones de ingresos por tráfico (clave para hacer rentable la concesión) muy alejadas de la realidad. La demanda recoge un cruce de correos electrónicos entre el presidente y el consejero delegado de la concesionaria en los que el primero manifiesta estar "impactado" por las "pobres perspectivas de ingresos" de la concesión e insta a poner en marcha medidas de supervivencia para, textualmente, "salvar al enfermo".

Esta situación llegó a las alturas, más concretamente a Cintra, cabecera del negocio de concesiones de Ferrovial. El texto de la denuncia reseña un escrito de un representante de Cintra al presidente y el consejero delegado de la concesionaria en el que describe como "horribles" las proyecciones reales de tráfico para la SH 130.

Es en esa comunicación cuando aparece la célebre frase de "ojalá que nadie empiece a hacer preguntas". Para asegurarse de que así fuera, los gestores de la concesión continuaron enviando a los bancos las proyecciones de tráfico originales, pese a que era evidente que contenían muchos errores.

Defectos en el diseño

Cuando el representante de Cintra se puso en contacto con los responsables de la concesión, en abril de 2011, contaba con una información relevante: en aquellos días acababa de quebrar una concesionaria en Australia encargada del diseño y construcción de un tramo de autopista que transcurría bajo un túnel, cuando no se había cumplido ni un año de entrada en servicio, debido a que manejó unas previsiones de tráfico que estaban muy por encima de la realidad.

La información era relevante porque la consultora que había realizado esos trabajos para la concesionaria australiana, una firma denominada Maunsell, era la misma que había hecho las estimaciones de tráfico de la SH 130 para Ferrovial y Zachry.

En la demanda también se explicita que para el diseño de la carretera no se tuvieron en cuenta de forma suficiente las especiales características del suelo de la zona, con una arcilla muy sensible a los cambios climatológicos, que de inmediato provocaron grandes grietas en el asfalto recién implementado. De ahí que entre febrero de 2011 y diciembre de 2012, en pagos detallados hasta el centavo en la demanda, la concesionaria se viera obligada a traspasar fondos a una filial para arreglar los defectos en las obras. Un total de 329 millones de dólares que ahora reclama a Ferrovial.

Tras recibir el contenido de la demanda, portavoces de Cintra USA, que figura entre las sociedades denunciadas, señalaron que las alegaciones contra ella y sus filiales "no tienen ningún valor". "Contamos con nuestros más de 50 años de historia aportando soluciones de éxito para el transporte por todo el mundo", añadieron.

Por el momento, Ferrovial no ha registrado provisión alguna por este asunto, que se encuentra en una fase incipiente, por cuanto la demanda está fechada el pasado 1 de marzo.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba