Construcción

OHL perdió 1.529,8 millones de euros en 2018 por los fallidos y la venta de su filial de concesiones

La compañía, que cerró el año más complicado de su historia, ha cumplido con el objetivo de comenzar a generar Ebitda positivo en el último trimestre y cuenta con una liquidez superior a los 1.000 millones de euros

Logo de OHL.
Logo de OHL. EFE

OHL dejó atrás el peor año de su historia en lo que a números se refiere con unas pérdidas de 1.529,8 millones de euros, unos resultados lastrados por las dotaciones a proyectos fallidos en el exterior y el efecto negativo de la venta de su filial de concesiones, factores que ya venía arrastrando de trimestres anteriores.

No obstante, en los últimos tres meses del ejercicio no ha tenido que llevar a cabo nuevos saneamientos y ha logrado un beneficio bruto de explotación (Ebitda) positivo (19 millones), con lo que cumple con las expectativas de su nuevo equipo directivo.

Los resultados contrastan con las pérdidas de algo más de 12 millones registradas en 2017, cuando aún no se había materializado la venta de OHL Concesiones al fondo IFM y aún no habían aflorado algunos de los proyectos fallidos.

El Ebitda del grupo fue de -448,5 millones de euros, en contraste con los -66 millones registrados en 2017. El impacto positivo de la venta de la filial de concesiones se ha producido en la deuda de la compañía, toda vez que OHL cierra 2018 con una posición neta de tesorería de 347 millones de euros, por primera vez en su historia.

Las ventas se situaron en 2.954 millones, lo que supone un descenso del 6,9%, un comportamiento que se debió a la menor actividad del área de construcción, que vuelve a ser la principal de la compañía.

2019, año de transición

Para 2019, OHL explica que será un ejercicio de transición "con mayor visibilidad de recuperación y con unos claros objetivos de generación de caja" en el que las ventas se situarán, según sus previsiones, en entre 2.500-3.000 millones, el Ebitda superará los 45 millones y la cartera de pedidos se moverá en niveles de entre 5.500 y 6.500 millones.

La empresa pretende seguir la hoja de ruta marcada a finales del pasado año, con el objetivo de recuperar el Ebitda positivo y un buen ritmo de generación de caja.

El grupo añade que en el horizonte 2019-2021, con la generación de caja de su negocio constructor, la liquidez actual disponible y la continuidad de su política de desinversiones de activos no estratégicos, "afronta el futuro con confianza, lo que espera redundará en una mejor percepción de la compañía por parte del mercado".

El negocio de construcción facturó el 6,2% menos, 2.496,2 millones, y arrojó un ebitda negativo de 282,1 millones, frente a los 70,5 millones en positivo de un año antes. El área industrial ingresó el 29,6% menos, hasta 189,9 millones, y sus pérdidas de explotación pasaron de 36,5 a 63 millones.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba