Energía

Naturgy dispara un 30% el dividendo en 2018 y prevé ganar 1.800 M. en 2022

La compañía energética presenta su plan estratégico en Londres, que incluye una notable revisión al alza de la retribución al accionista, que será del 30% para 2018 y alcanzará del 59% en 2022, año en el que Naturgy prevé un beneficio en el entorno de 1.800 millones. Las cuentas de 2018 se verán afectadas por una depreciación de activos de 4.900 millones.

Francisco Reynés, presidente de Naturgy
Francisco Reynés, presidente de Naturgy

Naturgy, nueva denominación de Gas Natural Fenosa, prevé elevar un 32% su beneficio en los cinco próximos años, hasta el entorno de los 1.800 millones de euros. Así se contempla en el plan estratégico que la compañía está presentando en Londres y que también incluye una notable revisión al alza de la retribución al accionista. En 2018, Naturgy pagará 1,30 euros por título a sus socios, un 30% por encima de la cifra actual. El plan prevé que en 2022, el dividendo llegue a 1,59 euros por acción, con un incremento mínimo del 5% anualizado, lo que supone que el grupo energético destinará en este periodo casi 9.000 millones de euros.

La compañía prevé generar un flujo de caja libre de 8.900 millones en este periodo, de los que 6.900 millones se destinarán al dividendo, que siempre será en efectivo (sin script dividend o dividendo en acciones), mientras que los 2.000 restantes podrían destinarse a la recompra de acciones (y, de este modo, completar la recompensa a los accionistas), en el caso de que Naturgy no llevara a cabo operaciones corporativas.

En este periodo, la empresa prevé invertir 8.400 millones de euros, de los que 5.300 millones se destinarán al crecimiento orgánico, especialmente en el área de gas y electricidad. "Ya tenemos localizados proyectos para estos 5.300 millones", apuntó el presidente de Naturgy, Francisco Reynés, en la presentación del plan a analistas e inversores.

Para los próximos cinco años, la compañía prevé desinversiones de 3.000 millones, aunque el presidete aclaró que la mayor parte de esta partida (unos 2.700 millones de euros) ya está realizada. 

Depreciación de activos

El grupo energético señaló que en el plan también está incluida una revisión del valor de los activos, que supondrá un ajuste de 4.900 millones de euros, que será de aplicación en el primer semestre de este año. Esa revisión, que se concentra en los activos de generación eléctrica en España, tendrá un efecto positivo en los resultados de Naturgy a partir de 2019.

Sin embargo, supondrá que la empresa vaya a cerrar con resultados contables negativos el presente ejercicio, aunque Reynés aseguró que la depreciación de los activos no afectará a la retribución al accionista, sin duda la estrella del plan.

La reacción del mercado a esta decisión ha sido positiva para la compañía, que sube en torno al 1,5% en Bolsa poco antes de la media sesión, cuando los inversores ya conocían tanto la agresiva política de dividendo de la empresa como el notable saneamiento que va a llevar a cabo en el corto plazo.

Sin reducir deuda

Por su parte, Naturgy prevé mantener una deuda neta estable hasta 2022, en el entorno de los 16.400 millones de euros con la que cerró el ejercicio 2017 e incluso con un coste ligeramente superior, hasta el 3,6%, un décima más que el pasado año.

Naturgy presenta su plan un día después de que la junta de accionistas de la compañía aprobara el cambio de denominación de la anteriormente llamada Gas Natural Fenosa. En la asamblea, Reynés hizo hincapié en que el nuevo plan de la compañía se fundamenta en el objetivo de crear valor para el accionista para lo que se centrará exclusivamente en los mercados y los negocios que aseguren este objetivo.

Simplificar y crear valor

Las líneas fundamentales de Naturgy también pasan por una simplificación de su estructura, que ya se ha hecho efectiva desde el punto de vista organizativo, con la reducción a cuatro unidades de negocio (gas y electricidad, infraestructuras EMEA, infraestructuras Latinoamérica Norte e Infraestructuras Latinoamérica Sur) y la supresión del comité ejecutivo; y que también se realizará desde el punto de vista societario con la reducción del número de filiales, según explicó Reynés en la rueda de prensa previa a la junta.

Cada una de las unidades de negocio tendrá independencia para lograr del objetivo de la generación de caja pero también asumirá toda la responsabilidad en el caso de no lograrlo. Según señaló el presidente, para cada inversión que se lleve a cabo se exigirá una rentabilidad mínima, que variará en función del tipo de negocio del que se trate y el mercado en el que se desarrolle.

La transformación de la compañía llega después de que la composición de su accionariado haya variado de forma significativa den los últimos 18 meses, con la llegada de los fondos GIP y CVC (este último con el apoyo como socio minoritario de Corporación Financiera Alba, la sociedad de inversión controlada por la familia March), que han tomado una participación del 20% cada uno, y la salida de un socio histórico como Repsol, que se ha desprendido en este periodo del 30% que poseía en la antigua Gas Natural Fenosa.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba