Economía

Lanzar satélites o subcontratarlos, el dilema de las telecos con el 5G y el coche autónomo

El coche conectado necesita de cobertura total para funcionar sin conductor. La red 5G y la fibra no llegarán a todos los sitios

Lanzamiento de uno de los satélites de Galileo
Lanzamiento de uno de los satélites de Galileo ESA

El coche autónomo será una realidad la década que viene, pero hasta entonces se plantean múltiples interrogantes. Cómo funcionarán los seguros, quién decidirá qué hacer con cada vehículo en una situación de riesgo de pérdida de vidas humanas o si será necesaria una licencia de conducir para quienes lo vayan a usar siempre en modo autónomo.

El vehículo autónomo requiere estar siempre conectado para saber cuál es el trazado de las carreteras, descargar cartografía, conocer por dónde se mueven otros coches y un sinfín de cosas más para su correcto funcionamiento.

La tecnología 5G es culpable de que esto sea cada vez una realidad más palpable. Tiene una latencia -tiempo de respuesta cuando se da una orden- crítica para un servicio tan sensible como el que brindará el coche conectado.

El coche autónomo, de momento, no llegaría hasta el norte de España si no se lleva conectividad, vía fibra, 5G o satelital a esos lugares

Pero es falible. Uno de los problemas está en la imposibilidad de dotar de cobertura a todo el planeta. Como sucede en el caso del 4G, hay lugares de orografía complicada -pueblos situados en valles y montañas- donde no llegará la conexión 5G o, si lo hace, será a mucha menor velocidad.

En la actualidad existen redes satelitales abiertas, caso de GPS o Galileo, con los que nuestros teléfonos nos guían allí donde deseemos acudir. ¿Por qué no utilizarlos para el coche conectado?

Galileo no es suficiente

"La red europea de satélites Galileo tendrá una precisión de centímetros cuando se acabe de desarrollar. Su señal, incluso, puede funcionar en túneles y edificios. Llegará donde no llega el 4G o donde no habrá 5G. La combinación de satélites y 5G reducirán mucho el riesgo de accidentes cuando llegue el coche autónomo", aseguraba hace unos meses Javier Benedicto, jefe del proyecto Galileo en la Agencia Espacial Europea (ESA por sus siglas en inglés).

Pero Galileo no es, de momento, lo suficientemente preciso, a pesar de ser el sistema satelital más moderno -ha sido el último en lanzarse al espacio-. De hecho ninguna red abierta (GPS, Beidou, Glonass...) lo es. El hecho de que se encuentren a 36.000 kilómetros provoca, de nuevo, la fastidiosa latencia que pondría en peligro a coches y conductores.

Los satélites de baja órbita se encuentran a 300 kilómetros de la tierra y son perfectos para complementar el sistema 5G de cara al coche autónomo

"Los satélites están a 36.000 Kms y por ese motivo tienen una latencia 600 milisegundos. Eso no vale para el coche autónomo en el ámbito de la conducción, pero sí para diferentes misiones, como por ejemplo transmitir mapas de carretera. Hay cosas que no podrán hacer las redes 5G pero sí los satélites. No creo que los operadores vayan tener cobertura 5G en las carreteras secundarias. Para ese tipo de lugares el sistema se puede complementar con satélites LEO (Low Orbit Medium) o también llamados satélites de órbita baja. Están a una distancia de unos 300 kilómetros de la tierra y su latencia es mucho menor y pueden ayudar mucho a las comunicación del coche autónomo. Imagino que los subcontratarán, no me imagino a los operadores lanzando satélites", explica el experto en redes satelitales José Luis Gárate.

Sin coche conectado en los pueblos

Desde los operadores, de momento, hay un silencio generalizado sobre este tema. "Es algo que de momento Orange no está valorando. Para obtener una latencia baja habría que utilizar varios satélites de baja órbita, y habrá que ver cómo evoluciona el coche conectado", explican fuentes del sector sobre la telco francesa.

En cuanto a Vodafone y Telefónica, otras fuentes cercanas a la compañía explican que "habrá que ver si es rentable llevar 5G o fibra a sitios aislados geográficamente. El satélite, hoy por hoy, es muy caro en coste. En Telefónica, directamente, ni se han planteado aún el tema de los satélites. En Vodafone lo ven muy lejos".

Es una situación, la de las zonas oscuras por falta de rentabilidad, que ya se da con el 5G o la fibra. En el norte de España miles de pueblos carecen de esta tecnología. El coche autónomo, de momento, no llegaría hasta estas zonas si no se lleva conectividad, vía fibra, 5G o mediante satélites.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba