Economía

Los indicadores internos que maneja Economía certifican la desaceleración del PIB

Algunos servicios de estudios ya habían advertido de la recuperación perdía fuerza y las cifras del Ministerio lo confirman.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) publicará la semana que viene la Contabilidad Nacional del primer trimestre del año que, como ya anticipó el organismo estadístico, arrojará un crecimiento intertrimestral del PIB 0,8%, la misma cifra que en los dos últimos trimestres de 2015. En tasa interanual, la economía habría crecido un 3,4% entre enero y marzo, una décima menos que en el trimestre anterior, pero la segunda mejor marca desde que España volvió a crecer.

Hasta ahí todo bien. La economía parece haber mantenido el pulso y la desaceleración que muchos pregonaban no muestra su cara. Pero los indicadores internos que maneja el Ministerio de Economía no dicen lo mismo. Según el indicador sintético de actividad, que suele coincidir bastante con la evolución del PIB, la economía ha ido perdiendo fuelle a lo largo del trimestre.

El indicador sintético no coincide al 100% con el PIB, pero sí suele ir en paralelo, de forma que si se desacelera, lo más probable es que también lo haga el PIB. El gráfico del Ministerio muestra que este indicador está perdiendo fuerza en el arranque del año, sobre todo durante febrero y marzo. De hecho, muestra que tras el buen cierre de 2011 la curva del crecimiento ha cambiado de dirección, salvo un pequeño paréntesis en el mes de enero.

El Ministerio ve "señales mixtas"

En el último informe sobre la actividad elaborado por el Departamento dirigido por Luis de Guindos, el Ministerio reconoce que los componentes del PIB por el lado de la demanda y, en particular, en lo que respecta al consumo privado, arrojan señales “mixtas” en el primer trimestre, aunque en general apuntan al mantenimiento del tono expansivo del PIB.

Así, mientras mejoró el índice de comercio al por menor, el componente de bienes y servicios de consumo de las ventas interiores en grandes empresas creció menos en el conjunto del trimestre y empeoró la confianza de los consumidores, que valoran peor que antes la situación actual de la economía y las expectativas para los próximos meses. En cambio, continuó el desapalancamiento de las empresas y se mantuvo fuerte la inversión en bienes de equipo y en construcción.

Se moderan los servicios mientras que la construcción sigue expandiéndose

Por sectores de actividad, Economía reconoce una ligera moderación en el sector servicios y ve señales mixtas en la actividad del sector industrial, con buenos datos de afiliación y en la producción industrial, pero con menores registros en los pedidos y la cifra de negocios del sector. En cambio, la construcción siguió expandiéndose y el turismo mostró un buen comportamiento, sobre todo en el mes de marzo.

Los expertos y servicios de estudios llevan tiempo advirtiendo de que la economía se desacelera, aunque no ven una nueva crisis en el horizonte. Casi todos han rebajado sus expectativas para España y apuntan ahora a incrementos del PIB del entorno del 2,5%. El propio Gobierno espera que el PIB crezca a esta velocidad de crucero durante los próximos años, tal y como ha dicho públicamente en varias ocasiones Guindos.

El último cuadro macro

En la revisión del cuadro macroeconómico que hizo el Gobierno el pasado mes de abril al actualizar el Programa de Estabilidad, el equipo de Guindos planteó un incremento del PIB del 2,7% este año, del 2,4% en 2017 y del 2,5% en 2018 y 2019. En este escenario de crecimiento, tanto el consumo privado como el de las administraciones públicas irán perdiendo fuerza con el paso de los años.

La inversión en bienes de equipo irá perdiendo fuerza de aquí a 2019

Algo parecido ocurrirá con la inversión, la formación bruta de capital fijo, que se irá moderando poco a poco y pasará de crecer un 6,4% en 2015 a quedarse por debajo del 5% en 2019. La inversión en construcción se mantendrá en el entorno del 5% todos los años y los menores incrementos se concentrarán en la partida de bienes de equipo.

A partir de estas cifras, la contribución de la demanda nacional al crecimiento del PIB irá perdiendo fuelle y perderá algo más de un punto a lo largo del escenario de previsión. En cambio, el saldo exterior, que cerró en negativo en el año 2015, irá moderando las caídas hasta llegar al 2019 en cero. Las exportaciones mantendrán el tono y las importaciones irán moderándose, pero de forma suave.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba