Impuestos

La 'tasa Tobin' amenaza al Ibex con una fuga de dinero a otros mercados

Este impuesto gravará con un 0,2% todas las operaciones de compraventa de acciones españolas con una capitalización bursátil superior a los 1.000 millones de euros

El IBEX 35, el principal indicador de la Bolsa española
El IBEX 35, el principal indicador de la Bolsa española EFE

El nuevo impuesto sobre las transacciones financieras que ha presentado ya el Gobierno en un anteproyecto de ley aplicará una tasa del 0,2% a cada operación de compra o venta de acciones españolas que coticen en el parqué nacional y que tengan una capitalización bursátil superior a 1.000 millones de euros (según el dato a cierre del año anterior). De las 121 empresas españolas cotizadas, más de la mitad (64) tienen esa capitalización. 

Este tributo, comúnmente llamado ‘tasa Tobin’, que se aplica también en Francia e Italia pero no existe en ningún otro país del mercado comunitario, tendrá una doble consecuencia: por un lado se producirá una fuga de las inversiones a otros mercados en los que los ahorradores no sean penalizados con ese sobrecoste, y, por otro, podría llevar a las empresas españolas de gran capitalización a empezar a cotizar en otras bolsas.

El 53% de las cotizadas españolas se verá sometido a este gravamen

“El efecto que tanto preocupa es que el dinero se vaya a otros mercados”, reconoció a Vozpópuli Elisa Ricón, directora general de Inverco –la patronal de las instituciones de inversión colectiva y fondos de pensiones españoles-, ya que una vez que entre en vigor, a cualquier gran inversor o pequeño ahorrador se le cobrará una comisión adicional por comprar acciones del Ibex frente a las de otras bolsas.

Es cierto que algunas plataformas de intermediación financiera cobran una tarifa superior al comprar o vender acciones extranjeras, pero para todos los brókeres internacionales comprar o vender títulos de la bolsa española empezará a ser más caro que los de cualquier otro país en los que no exista este impuesto, lo que sitúa a las empresas nacionales en una situación de desventaja competitiva.

Si se va el dinero, caerá la recaudación

Contempla también este escenario Javier Monjardín, director de análisis de la sociedad de valores española Tressis, quien advierte de que “es previsible una caída de los volúmenes” que a su vez “tendría como segunda derivada que las previsiones de recaudación de este impuesto sean mucho menores de lo esperado por el Gobierno, debido a una disminución en las ganancias de capital”.

Pedro Sánchez espera recaudar 850 millones de euros gracias a esta impuesto, pero para hacer esa estimación ha partido de la premisa de que se mantendrá el volumen de compraventas en la bolsa española, algo que podría ser demasiado optimista teniendo en cuenta que será más caro a partir de ahora operar en este mercado.

La propia Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) pronosticó la semana pasada que la aportación de este tributo podría quedarse en los 420 millones, una cifra en la que coincide más o menos con las previsiones de Luis Garicano, responsable de Economía y Empleo de Ciudadanos, que considera que si el mismo impuesto (con el mismo tipo impositivo y el mismo mínimo) le permitió a Francia ingresar 900 millones de euros y su economía es el doble que la nuestra, es imposible que la recaudación aquí pase de 450 millones.

Las empresas sometidas al nuevo impuesto y que sólo coticen en España podrían decidir dar el salto a otros mercados bursátiles, de forma que los inversores internacionales puedan comprar sus títulos exentos de la comisión del 0,2%. De esta forma se podría dar el caso de que un bróker extranjero decidiera invertir en acciones de Telefónica, por ejemplo, comprándolas en el Nasdaq en vez de en el Ibex 35.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba