Energía

Iberdrola pulveriza las previsiones al elevar un 15% su beneficio y revisa al alza el objetivo para 2019

La compañía cerró el primer trimestre con un resultado de 964 millones de euros, sensiblemente por encima de las estimaciones más elevadas de los analistas. La facturación subió un 8,5% y la deuda se fue por encima de los 35.000 millones.

Ignacio Galán, presidente de Iberdrola, en la última junta de accionistas de accionistas de la eléctrica
Ignacio Galán, presidente de Iberdrola, en la última junta de accionistas de accionistas de la eléctrica

Iberdrola ha iniciado la temporada de resultados con cifras que han superado con amplitud las previsiones del mercado, hasta el punto de que la propia compañía ha decidido revisar al alza sus propias estimaciones para 2019. La eléctrica cerró el primer trimestre con un beneficio de 964 millones de euros, un 15% más que el mismo periodo del año anterior y notablemente por encima de las previsiones más elevadas de los analistas, que se situaban en poco más de 900 millones.

El incremento de las ventas, un 8,5% hasta 10.138 millones, y del Ebitda, que rozó los 2.600 millones de euros, han hecho que Iberdrola haya elevado su objetivo de beneficio para el conjunto del año. Tras la revisión, la compañía que preside Ignacio Galán prevé cerrar 2019 con un incremento del resultado próximo al 10%, mientras que antes estimaba una evolución positiva en el entorno del 5%. La buena noticia para los accionistas es que el dividendo también evolucionará en las mismas proporciones.

La compañía atribuye los resultados del primer trimestre a la evolución positiva de todas sus parcelas de negocio y su diversificación geográfica, como prueba la evolución en el área de renovables, la gran apuesta de la empresa, en la que la mejora de los precios, el funcionamiento a pleno rendimiento del parque de eólica marina de Wikinger (Alemania), la nueva capacidad instalada en México y el buen rendimiento de la eólica terrestre en Reino Unido han compensado la menor producción registrada en EEUU y en España.

Esta última ha estado especialmente afectada por un trimestre seco que ha provocado un descenso del 26% en la producción hidroeléctrica.

Incremento de deuda 

En redes, Iberdrola se ha beneficiado de la revisión tarifaria en Brasil y el incremento de inversiones en Reino Unido, aunque la evolución ha sido positiva en general en todos los mercados en los que opera.

Iberdrola también hace hincapié en su esfuerzo inversor para justificar sus cuentas trimestrales. Entre enero y marzo, las inversiones de la eléctrica han ascendido a 1.190 millones de euros, cifra que se va hasta los 5.300 millones en los últimos doce meses.

Precisamente, esta circunstancia también explica el incremento de la deuda de Iberdrola en más de 2.400 millones de euros, hasta 35.559 millones, una evolución en la que también inciden el efecto negativo de los tipos de cambio (casi 970 millones de euros) y la aplicación de las nuevas normas contables, en especial la que afecta a los contratos de alquileres (algo más de 400 millones).

Iberdrola cerró el pasado ejercicio con unas cifras récord tanto de Ebitda, por encima de los 9.000 millones de euros, como de beneficio neto, que superaron la cota de 3.000 millones.

Durante el primer trimestre, la eléctrica procedió a revisar algunos de los objetivos fijados en su plan estratégico 2018-2022. La compañía elevó desde 3.700 a 3.900 su meta de beneficios para el fin de este periodo y también incrementó su pronóstico de inversiones en 2.000 millones, hasta un total de 34.000 millones.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba