Economía

El Gobierno rebaja sus previsiones al 2,6% en 2018 y al 2,3% en 2019

La rebaja se debe al peor comportamiento que experimentará la demanda externa y la última actualización que hizo el Instituto Nacional de Estadística

El Gobierno ha claudicado y ha recortado finalmente sus previsiones económicas, como ya han hecho otros organismos económicos en los últimos meses. Espera ahora que el PIB crezca un 2,6% este año y un 2,3% el año que viene, una décima de lo estimado anteriormente y en línea con las cifras de otros organismos nacionales e internacionales.

Así lo ha avanzado la ministra de Economía, Nadia Calviño, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros extraordinario de este lunes para aprobar el plan presupuestario que el Gobierno va a enviar hoy mismo a Bruselas, tras cerrar la semana pasada un principio de acuerdo con Unidos Podemos.

La rebaja de previsiones, tal y como ha explicado Calviño, se debe al comportamiento menos favorable que registrará la demanda externa por el menor crecimiento de mercados españoles de exportación, y a la última actualización que hizo el Instituto Nacional de Estadística (INE) que afecta a la evolución de este año. A pesar de no ser una rebaja muy brusca, pone de manifiesto que la desaceleración se acerca.

Cifras "prudentes y realistas"

Según la ministra, el nuevo cuadro macroeconómico que acompañará a los Presupuestos es "prudente y realista", y recoge ya las medidas incluidas en el plan presupuestario que aseguran la reducción del déficit al 1,8%, un nivel que no pone en peligro el crecimiento y el empleo porque tiene un impacto neutral en la actividad.

El déficit se reducirá a pesar del aumento del gasto en algo más de 5.000 millones, que se compensará con una mejora de los ingresos de 5.678 millones derivados de la mayor recaudación por el aumento de varios impuestos y la creación de otros. Entre las subidas del gasto, destacan las partidas destinadas a las pensiones, el SMI y la ampliación del permiso por paternidad, entre muchas otras.

El peso del gasto sobre el PIB bajará en 2019 y el de los impuestos aumentará al 39,1%

A pesar de la subida del gasto, lo cierto es que la ratio total de gasto sobre el PIB seguirá bajando gracias a la mejora del PIB nominal. En concreto, pasará del 41,2% al 40% porque aumenta, pero "de forma controlada" y menos que lo que sube el PIB nominal. El peso de los ingresos, por su parte, pasará del 38,5% al 39,1% del PIB en 2019, aproximándose poco a poco a la media comunitaria.  

Por eso, la reducción del déficit al 1,8% no generará efectos perniciosos en el crecimiento y el empleo y permitirá bajar más rápido la deuda pública, que bajará 1,5 puntos porcentuales, pasando del 98,1% de 2017 al 95,5% a finales de 2019, el doble de lo que ha bajado entre 2015 y 2017,

Además, permitirá a España registrar superávit primario (sin tener en cuenta la deuda pública) en 2019, lo que implica que la deuda no bajará solo por el efecto del ciclo económico, sino por el esfuerzo de la política económica. Y hacer un ajuste estructural del 0,4%, que es justo lo que exige Bruselas. En cualquier caso, Calviño ha dejado claro que los planes del Gobierno pasan por, no solo cumplir, incluso reforzar la disciplina fiscal.

A vueltas con el objetivo de déficit

El plan que se enviará a lo largo del día a Bruselas cumplirá por tanto con el objetivo de déficit que presentó el Gobierno a las autoridades comunitarias, pero que sigue bloqueado en España. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha dicho que seguirá trabajando para poder modificar la Ley de Estabilidad y desbloquear los objetivos, pero si la reforma no llega a tiempo, recuperará los del anterior Ejecutivo.

Lo cierto es que, en materia presupuestaria, volver a los objetivos del PP no implicaría un cambio muy importante, ya que el margen adicional de las cifras del PSOE se repartirá casi íntegramente entre Seguridad Social y comunidades autónomas. Así que, si al final no hay reforma, se podrá mantener el Presupuesto.

Calviño y Montero creen que la subida del SMI no afectará negativamente al empleo y mejorará los ingresos de la Seguridad Social

Por otra parte, tanto Calviño como Montero han defendido la subida del Salario Mínimo Interprfesional a 900 euros que incluye el acuerdo con Podemos y que ha sido muy criticada por los economistas. Calviño ha recordado que el empleo se ha comportado muy bien en otros años de grandes subidas y Montero ha asegurado que mejorará los ingresos de la Seguridad Social.

De hecho, la titular de la cartera de Economía ha insistido varias veces en la que las medidas de gastos e ingresos que se han incluido en el plan y que después se incorporarán al proyecto de Presupuestos de 2019 tendrán un impacto neutral en el crecimiento y el empleo.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba