Economía

El Gobierno gastará 5.300 millones este año en funcionarios y pensionistas y casi 6.000 millones en 2019

La subida de pensiones en línea con el IPC pactada con PNV para 2019 costará 2.200 millones, 400 más de los que reconoció Montoro la semana pasada

El presidente del Gobierno Mariano Rajoy, al inicio del pleno del Congreso de los Diputados.
El presidente del Gobierno Mariano Rajoy, al inicio del pleno del Congreso de los Diputados. EFE

El Gobierno destinará este año más de 5.000 millones de euros a contentar a pensionistas y funcionarios. La subida de sueldos a los empleados públicos ha costado casi 2.700 millones y la factura de los diferentes incrementos de pensiones asciende a otros 2.600 millones. En total, 5.300 millones en zanahorias electorales ahora que se acercan los comicios autonómicos y municipales. Pero lo peor es que la factura será mayor en 2019 y rondará los 6.000 millones.

Así figura en el Programa de Estabilidad que el Gobierno envió a Bruselas el 30 de abril. Es un documento de 112 páginas que el Ejecutivo de turno tiene que actualizar cada año y enviar a las autoridades comunitarias antes de que acabe abril. Este año, el equipo de Mariano Rajoy apuró al máximo el plazo y envió el documento al filo de la medianoche del pasado lunes.

A lo largo de las 112 páginas, el Gobierno dibuja un escenario macroeconómico, plantea unos objetivos de déficit y detalla sus planes para alcanzarlos. En esta ocasión, se avanza un crecimiento medio de la economía del 2,5% hasta 2021, año al que espera llegar en equilibrio presupuestario. También cuantifica las medidas que ha ido poniendo en marcha estos años para salir de la crisis y las que activará en los próximos ejercicios para cumplir las metas fiscales.

El Gobierno gastará este año 5.300 millones en pensiones y subidas salariales a funcionarios

Por eso precisamente, podemos ver con exactitud cuánto gastará este año y el que viene en jubilados y empleados públicos, los dos colectivos en los que el Gobierno ha querido centrar las cuentas para, según sus palabras, repartir los beneficios de la recuperación. Y es que, tras las duros ajustes de los últimos años para superar lo peor de la crisis, Cristóbal Montoro se ha permitido un Presupuesto mucho más expansivo, a pesar de que el gasto total sobre el PIB sigue conteniéndose.

En 2018, como hemos dicho, se gastarán 5.300 millones: 2.690 millones en la actualización de los sueldos de los empleados públicos un 1,75% y la equiparación salarial de las fuerzas de seguridad del Estado y 2.631 millones en pensiones. Inicialmente, el Gobierno pensaba gastar solo 215 millones y subir todas las prestaciones el mínimo que la ley, el 0,25%, tras aplicar el índice de revalorización de la última reforma.

Durante la negociación parlamentaria, se vio obligado a plantear subidas adicionales para las pensiones más bajas para contentar a sus socios, así que tuvo que aumentar la factura hasta los 1.100 millones para subir un 3% las pensiones mínimas (558 millones), un 3% las no contributivas (71 millones), las de clases pasivas (34 millones) y entre un 1% y un 1,5% las que no superaban los 12.000 euros al año (253 millones).

El acuerdo con PNV

Pero no fue suficiente para ganarse el apoyo del PNV, una formación clave en la votación de las enmiendas a la totalidad del Presupuesto. Y por eso, horas antes del debate, tuvo que cerrar un acuerdo con los nacionalistas vascos para subir todas las pensiones al menos lo mismo que el IPC en 2017 y 2018, mejorar las pensiones de viudedad a un ritmo más rápido del previsto y posponer la entrada en vigor del factor de sostenibilidad, previsto inicialmente para 2019, a 2023.

El acuerdo, que básicamente supone suspender la reforma que aprobó el propio Partido Popular en 2013, costará 3.700 millones solo en lo que se refiere a subir las pensiones. En realidad, si tenemos en cuenta los problemas de credibilidad de genera y las dificultades que con toda probabilidad habrá en el futuro para volver al índice de revalorización y al factor de sostenibilidad, el coste será mucho más alto.

Subir las pensiones en línea con el IPC en 2019 costará 2.200 millones, 400 más de los que reconoció Montoro

El coste se reparte en 1.500 millones este año y 2.200 millones en 2019, 400 millones más de lo que reconoció Montoro en la rueda de prensa en a que se presentó el Programa de Estabilidad. Si sumamos los 1.500 millones a las anteriores subidas, el gasto en pensiones en 2018 llega a 2.630 millones, más de lo que habría costado subirlas solo en línea con el IPC.

Y si le añadimos lo que ha costado la subida de salarios a funcionarios, ya tenemos los 5.300 millones. Para hacer el cálculo para 2019 hay que sumar los 2.200 millones que costará elevar las pensiones en línea con un IPC del 1,5% y los 3.653 que el Gobierno gastará, como máximo, en la subida salarial a los funcionarios. En total, son casi 6.000 millones más de gasto el año que viene.

Lo que no sabemos aún es cómo va reaccionar Bruselas a todas estas cifras. Eso sí, pocas horas antes de que se conociera el detalle del Programa, la Comisión publicó un nuevo informe sobre pensiones en el que abroncó a España por ser uno de los pocos países en los que los jubilados llegan a cobrar más que algunos asalariados y pidió medidas concretas para reducir el déficit del sistema. Así que las cosas no pintan muy bien.

¿Es el momento de buscar un plan de pensiones mejor?:



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba